Inicio Legalidad y regulación del poker La comunidad de poker online detecta un nuevo tramposo en PartyPoker

La comunidad de poker online detecta un nuevo tramposo en PartyPoker

10

La pasada semana, la comunidad del poker online expuso a otro «amigo de lo ajeno» que la sala de poker no pudo detectar. Esta vez todo sucedí­a en PartyPoker donde una cuenta con el nombre de «Farafon111» tení­a un ROI de más del 67% en algo más de 800 sit&Go, donde ni tan siquiera los jugadores más cualificados sueñan con tal cifra.

Durante varios meses, el presunto tramposo fue capaz de operar sin ser detectado por el propio departamento de investigación de PartyPoker. Incluso después de que la comunidad alertara a la sala se le permitió continuar jugando durante cinco dí­as más.

Las charlas dentro de los foros de poker dio a conocer que tras 877 sits, la mayorí­a de entre 16$ y 35$ 6.max turbo, el jugador tení­a un beneficio de más de 17.000$ en premios, un 67% de ROI. A medida que se obtení­a más información se hizo evidente que «Farafon111» estaba utilizando una de las formas más antiguas de fraude en el poker online , el traspaso de fichas.

La coordinación de varias cuentas en el mismo evento 6-max, permitió que jugara con una increí­ble ventaja sobre sus oponentes y así­ manejar la equidad del torneo a su favor para asegurarse acabar entre los primeros puestos.

Fuera de los SNG 6-max, era evidente que el infractor habí­a abusado de los bonos «sin depósito» de varios afiliados de PartyPoker. Estos sitios ofrecen dinero gratis como punto de partida del bankroll. No obstante, disponen de precauciones para que una persona sólo pida una oferta. En este caso, no está claro si el delincuente logró eludir las medidas de seguridad con documentos falsificados o pagando una pequeña cuota a personas reales.

La comunidad espera que las cuentas que posea sean cerradas, los fondos confiscados y devueltos a los jugadores engañados.

Artículo anteriorPokerGuanche.com, la nueva comunidad hermana de Poker10 orientada a los jugadores canarios
Artículo siguienteEl fracaso de ARJEL en el mercado regulado francés