Inicio Jugadores de poker Scott Wellenbach, el nuevo Robin Hood del circuito

Scott Wellenbach, el nuevo Robin Hood del circuito

193

Los nostálgicos de la época dorada del poker televisado acostumbran a echar de menos las grandes personalidades que nos dieron aquellos años.

Aún disfrutamos de sus vestigios, tipos que siguen siendo tan particulares como Phil Hellmuth, o Terminators inmunes al paso del tiempo como Erik Seidel. Insuficiente, replican los que abrieron su primera cuenta online en Ultimate Bet.

Podemos dar la contrarréplica señalando el juego que han dado últimamente gente como Doug Polk, William Kassouf, John Hesp, Shaun Deeb, Dan Bilzerian, Bill Perkins… Y nos contestarí­an que mucho salseo y poca chicha. En aquella época habí­a tipos verdaderamente únicos, como Eli Elezra, metido a gambler después de ser boina verde en el ejército israelí­, o Barry Greenstein, que hasta que el circuito se volvió lo caro que es ahora, donaba todas sus ganaicas a la caridad. Un verdadero Robin Hood.

¡Alto! Cuidado, que aquí­ tenemos una baza ganadora que jugar. El circuito también tiene un Robin Hood en 2019. Su nombre es Scott Wellenbach.

Pokernews le descubrió en Bahamas, en la pasada Pokerstars Caribbean Adventure. Sus reporteros tuvieron acceso a los finalistas para, como de costumbre, preparar unos perfiles previos a la mesa final. Ya desde el principio, Scott se reveló como una figura especialmente peculiar.

Para empezar, su profesión es de lo menos ortodoxo que te puedes encontrar en el circuito. Un abrumador porcentaje de jugadores que se acercan a estos torneos de 10.000$ son profesionales del poker, clasificados online o empresarios que se pueden permitir el gasto para su ocio. O una mezcla de todo eso. Wellenbach no puede estar más alejado de este perfil. Saca lo necesario para el poker y para sus inversiones de traducir textos budistas.

Este canadiense de 68 años se encontró con el dilema de qué hacer con sus ganancias en el poker tras su primera caja de relevancia en el circuito internacional, un 17º puesto en el Pokerstars Championship Barcelona de 2017 que le rentó más de 60.000€. «Tomé la decisión una semana después del torneo, y se lo doné a un monasterio budista de Nepal«.

Si aquello fue meritotirio, muchí­simo más valor tuvo al atreverse a prometer seguir donando sus premios siendo el segundo mayor stack de la mesa final del evento principal de Bahamas, en el que estaba en juego un premio millonario. De hecho, Wellenbach acabó tercero y recibió un cheque valorado en 671.000$.

Cuatro meses después, Pokernews ha retomado la conversación con Scott, para saber si habí­a honrado su promesa y conocer un poco más de la historia que hay detrás de su proposición.

El proceso de reparto del dinero aún está en marcha. Wellenbach ha decidido que esta vez la cantidad le puede servir de ayuda a muchas de sus obras benéficas favoritas y a otras que le han descubierto algunos compñeros de viaje en el circuito.. Por ahora, ya ha superado los 100.000$ de ingresos a una mezcla de sus ONGs de referencia -Oxfam y Médicos sin Fronteras-, a asociaciones recomendadas por el grupo de jugadores de REG Poker -Against Malaria Foundation o Humane Slaughter Association- y a alguno de sus queridos monasterios de Nepal.

El resto seguirá fluyendo, por la única razón que nadie le podrí­a discutir. «Porque puedo»

«Tengo todo lo necesario para vivir cómodamente«. Aparte de algunos sobrinos, para los que guardará algo de herencia, no tiene ninguna carga familiar, ya que se qeudó viudo sin haber tenido descendencia.

«Mis necesidades están cubiertas de sobra. He invertido bien en las últimas décadas, así­ que me lo puedo permitir. Al fin y al cabo, en esta etapa de mi vida todo lo que gane en el poker o bien se acabará yendo a la beneficiencia o bien dispondré que se done en mi testamento ¿Mejor repartirlo ahora, no?«.

Artículo anteriorLos MTTs darán nueva vida a los formatos más novedosos de Pokerstars
Artículo siguienteNos quedamos sin españoles en el Main Event del EPT Montecarlo