Inicio Resultados de poker Sam Panzica no es el multicampeón que se esperaba en el WPT...

Sam Panzica no es el multicampeón que se esperaba en el WPT Bay 101

31

Una vez asumido que Sergio Aido no iba a ser el ganador del WPT Bay 101 Shooting Stars -que nos costó, no te vamos a mentir-, nos dejamos arrastrar por la excitación del resto de los medios que cubrí­an el torneo, alimentada por el gran momento de David Rheem, conocido por su colegas y deudores como «Chino».

Este conflictivo personaje, que tiene un hilo casi perenne sobre sus deudas en TwoPlusTwo que resurge cada vez que asoma cerca de una mesa final, nunca será alabado suficientemente por sus logros en el poker. El peso del lado oscuro de su biografí­a es tan aplastante que domina las conversaciones incluso cuando este November Nine está a punto de conseguir un cuarto tí­tulo del WPT que le otorgarí­a la gloria individual que por ahora debe compartir con Carlos Mortensen, Gus Hansen, Anthony Zinno y Darren Elias. como miembros ilustres del Champions Club del WPT con tres victorias por cabeza.

Chino traí­a la inercia de haberse colocado al frente de la clasificación tras arramplar con la mitad de las fichas en juego en la burbuja de mesa final, y el único freno a la euforia en su esquina era el calibre de la competencia. En frente estaba uno de los talentos más respetados del circuito estadounidense. Paul Volpe, y el jugador con mejores resultados de los últimos tiempos en el circuito de los Super High Rollers, el alemán Rainer Kempe.

  1. Chino Rheem: 10.650.000 (133bb)
  2. Rainer Kempe 3.705.000 (46bb)
  3. Samuel Panzica 3.215.000 (40bb)
  4. Paul Volpe: 3.005.000 (38bb)
  5. Anthony Spinella: 2.635.000 (33bb)
  6. Dennis Stevermer: 980.000 (12bb)

El inicio de la mesa final fue el tí­pico de los torneos como este WPT Bay 101, que batió el récord de participación en sus 14 años de historia y acumuló una mareante bolsa de premios que generó unos saltos de premios de vértigo para el último dí­a.

La apurada situación de Stevermer aconsejaba prudencia al resto, y se sucedieron las órbitas hasta que el crédito de Stevermer y la paciencia de Rainer Kempe se agotaron. Las matemáticas de Kempe no necesitan del apoyo de los naipes, como ya demostró la mano que le pusheó a Sergio en la eliminación del español, y esta vez pagó un rerrobo desde la SB de Stevermer con :d7h6. La verdad es que si abres esa mano sabiendo que en una de las ciegas hay un jugador con 6’5 ciegas es para pagerle el push, pero lo que consiguió es que el shortstack se doblara con rey alto.

El alemán siguió siendo el más intranquilo de la mesa, y terminó por ser el primer eliminado en una guerra de ciegas en la que coincidió que Chino llevaba reyes. Kempe tení­a equity gracias a su sac9, pero no cayó nada más alto que un 8 en las comunitarias. E nla siguiente mano, Rheem pudo dar un golpe de mano al torneo si se hubiera cargado a Volpe, pero este le bajó ases y frustró la doble eliminación.

Habiendo despachado al revoltoso de la mesa, se volvió a la rutina de volar en cí­rculos sobre el aislado Stevermer, a la espera de un su rendición o de un cooler que animara la partida. Llegó antes la mano encontrada, provocada por un flop monocolor de tres corazones. Rheem llevaba el ha y checkraiseó a Spinella, que pagó con el color ya ligado.

Spinella le hizo pagar muy cara esta doblada a Rheem. Aunque Chino acabó cazando a Stevermer y sumo algunas ciegas más a su stack, se quedó a tiro de Spinella, que le quitó el liderato en un bote 4beteado. Rheem se repuso del golpe sumando su tercer KO de la noche, el de Paul Volpe.

Concentrados en un continuo intercambio de ventajas al frentre del trí­o final, Spinella y Rheem perdieron de vista a Panzica, que fue haciendo acopio de material como las hormiguitas, de ciega en ciega. De nuevo sin un shortstack claro en la mesa, como en la ví­spera, Rheem fue capaz de volver a meter presión y a escaparse, volviendo a dar validez a los borradores de noticias con su probable victoria que los veteranos de los seguimientos tení­an preparados en el disco duro.

Rheem olí­a a campeón, y nada menos que eliminando a toda la mesa final, pero en la mano clave del torneo dobló y le dio el liderato a Panzica. Sam abrió en el botón con casi 20 ciegas, y Rheem tiró el rerrobo desde la ciega con hqhj. Panzica llevaba las casetas, haca, y después de doblarse, resolvió el torneo en 20 manos.

En los siguientes minutos, Panzica les ganó una mano con apuestas múltiples a cada uno de sus dos rivales, que pronto se vieron relegados a una pelea por la segunda posición que se resolvió a favor de Spinella en un robo de botón con skcjque mejoró a top pair para batir el AQ de Chino. El botí­n de Spinella fueron 19 ciegas que le mantuvieron vivo cinco manos más, las que duró el heads up hasta que les repartieron un as por cabeza.

Mandaba el kicker de Panzica, que ya habí­a ganado un WPT la temporada pasada. El WPT Bay 101 caí­a en manos de un antiguo campeón, solo que no era el que todos esperaban. En este evento, Panzica ha ganado cuatro veces más que en su triunfo en el WPT bestbet Jacksonville, y el triple que en su anterior mejor resultado, la victoria en el HR 10.000€ del EPT Dublí­n 2016.

  1. Samuel Panzica 1.373.000$
  2. Anthony Spinella 786.610$
  3. Chino Rheem 521.660$
  4. Paul Volpe 349.610$
  5. Dennis Stevermer 243.090$
  6. Rainer Kempe 188.460$

El WPT se mudó inmediatamente unos kilómetros más al sur, y ya tiene un nuevo evento en disputa, el WPT Rolling Thunder.

Artículo anteriorDescanse en paz, Fernando Chierichetti
Artículo siguienteBen Tollerene lidera la FT del SHR de los regs en Panamá