Inicio Resultados de poker Bryn Kenney se convierte en el boss de la temporada 8 de...

Bryn Kenney se convierte en el boss de la temporada 8 de High Stakes Poker

238

La nueva temporada de la añorada High Stakes Poker se está cociendo a fuego lento, pero la presión de sus calderas se empieza a concentrar alrededor de una figura en particular, el jugador con más premios de la historia de los torneos en vivo, Bryn Kenney.

Este pasado miércoles, Poker Central estrenó el octavo episodio de la nueva tanda de capí­tulos de HSP.. Los espectadores aún estaban medio cegados por los fuegos artificiales vistos en el episodio 5, cuando a punto estuvo de alcanzarse el ansiado bote del 1.000.000$, pero las siguientes entregas habí­an apagado los ánimos de manera notable.

Entre el capí­tulo 5 y el 6, la composición de la mesa sufrió una transformación radical. Muchos de los pros más conocidos abandonaron sus puestos, y la audiencia, además de acostumbrarse a los nuevos rostros, tuvo que tirar de Google para localizar a la mayorí­a de los recién llegados.

Salen Entran
Bryn Kenney Michael Schwimmer (episodio 1)
Nick Petrangelo Damien LeForbes
Jason Koon Sean Perry
Brandon Stevens John Andress
Linne Ji

Schwimmer es un ex-jugador de béisbol profesional que ya jugó en el debut de la temporada; Sean Perry tiene el pedigrí­ de ser hijo del jugador estadounidernse de origen ruso Ralph Perry, tercero en el ME de las WSOP de 2002; Damien LeForbes es un especialista en cash que ya ha participado en otros programas como Poker After Dark y John Andress es el más conocido de todos ellos, un jugador de poker online y de High Stakes que ha colaborado con Phil Galfond en RunItOnce.

Caras conocidas del episodio 1 que seguí­an en la mesa, además de la vuelta de Schwimmer: Tom Dwan, Jean-Robert Bellande y Rick Salomon.

Esta revolución sacó efectivo de la mesa, pero el impacto se amortiguó un poco, lo mí­nimo, con una subida del buy-in de la partida, que se dobló a 200.000$, con los que los jugadores afrontan una mesa de 400$/800$ con un straddle voluntario de1.600$.

Los episodios 6 y 7 han sido de transición. Ninguno de los recién llegados ha logrado contestar aún el stack de los veteranos de la temporada. Para más inrii, Dwan estaba sitout al inicio del capí­tulo 8, lo que restaba munición a unos botes que en esta fase aún no han superado los 400.000$.

Dwan volvió a la mesa con 371k$, pero no tardó en doblar a Schwimmer. Bueno para la partida, porque el stack efectivo pasó a ser de 200k$.

La temperatura subió por fin con un bote de 637.700$ entre Jean-Robert Bellande y Sean Perry.

Perry recibió saha e inmediatamente empezó a generar valor 3betendo largo a una apertura de 2.500$ Tom Dwan en una mano sin straddle. Bellande vení­a caliente de un bote perdido contra «durrrr» y se lanzó a 4betear a 30.000$ con dtd8. Dwan se quitó de enmedio y Perry tiró el anzuelo con un 5bet de 70.000$. Bellande preguntó por el stack restante, un cuarto de millón, y le gustaron las odds para pagar.

El flop fue std5h7, y Perry rascó un check-call de 40.000$. Con el c9 del turn sacó otros 70.000$, y Bellande no se vio foldeando top pair por 136.000$ cuando el d7 dobló la mesa.

Ya habí­a dinero para el bote del millón, con los stacks de Salomon y Perry, pero ese no era el duelo que estaba en el guión. Rick Salomon dejó la mesa, y por un instante se enfriaron los ánimos, hasta que se cruzó por el camino con quien vení­a a retomar un puesto en la mesa, Bryn Kenney.

Kenney recuperó su stack anterior, una inmensa pila de fichas por valor de 836.900$, y antes de que se diera por concluida la edición de este octavo episodio, mandó al raí­l a Michael Schwimmer, que se habí­a recuperado bastante gracias a su bote contra Dwan. El stack de siete cifras ha llegado antes que el bote del millón.

El pitcher se enfrentó a una dura decisión en river, pagar 165k$ en un bote de 266k$ con dobles de K5 en una mesa con un as y cuatro cartas de la rueda -escalera al cinco-, pero para él no lo pareció porque pagó al instante para perder contra trí­o de cuatros. La lí­nea era de lo más terrorí­fica, con raise de Kenney a la continuación en un flop multiway de cinco jugadores y dos importantes tortas en turn y river, bastante por encima del medio bote.

Si sumas las cantidades que se ven en pantalla, las cuentas que salen para Kenney son un stack de 1.013.000$, que no varió prácticamente hasta el final porque esta fue la penúltima mano del espsiodio.

Perry supera los 600k$ y Dwan ronda los 425k$.

Artículo anterior‘meizykick’ se estrena con victoria y bounty en la Liga All Stars10
Artículo siguienteSegunda Master Class de Zeros: Botes con posición sin iniciativa