Inicio Bad beat ¡Al rico out!

¡Al rico out!

177

La Real Academia Española del Poker define out como «una de esas palabras inglesas que con tres cochinas letras explican lo que a nosotros nos costarí­a un mundo, algo así­ como cartas que quedan en el mazo que sirven para mejorar la mano de un jugador».

Una de las primeras lecciones básicas que debe aprender un jugador de poker es a contar y descontar outs. Saber las cartas que te ayudan en una determinada situación es vital para el cálculo de las odds, de las posibilidades que tienes de ganar la mano. Saber cuáles de tus outs serí­an inútiles te evita cometer errores graves, por ejemplo, una carta doblada en un proyecto de color.

Poco a poco te vas dando cuenta de que no todos los outs tienen el mismo valor. Hay cartas que caen y te animan a hacer call en una mano que tení­as más que perdida; otros que ensucian tanto la mesa que no hay manera humana de sacarle una ficha al contrario, como la mí­tica cuarta pica en mesa cuando ya tení­as pinchado el color, etc…

Hemos encontrado algunas manos en Youtube que ilustran muy bien algunos ejemplos de experiencias extremas que involucran la aparición en mesa de alguno de esos esquivos outs, que a veces de tan escurridizos y tan tí­midos que son a la hora de darte alguna alegrí­a parece que fueran una leyenda urbana. A ti, como a mí­, que nunca nos caen, nos puede sorprender. Pero existen.

El runner runner

A veces un out no llega. No hay una sola carta en la baraja que te puede hacer remontar la mano. Pero si te quedan dos calles por delante se puede dar una combinación que te lleve a la victoria.

En este ví­deo, Andrew Robl sufre como nadie ante el desarrollo de una de estas combinaciones, en medio de un torneo de 500.000$ de entrada.

El out compartido

Una de las situaciones más traicioneras en el poker es cuando una carta mejora la mano de más de un jugador. Este ví­deo es perfecto, porque además vemos como ni los mejores jugadores del mundo pueden escapar de sus consecuencias.

El One Outer

Con mayúsculas. La daga en el corazón de cada jugador de torneos. Todos tenemos uno de estos clavado en nuestra coriácea piel de sufridor de donkas. Cuando sale la única carta de la baraja que puede destrozar tu mano, el dolor es insufrible.

Para compensar la crudeza de las imágenes, tomamos el ejemplo de los BSOP Millions, para disfrutes del crack que es el comentarista brasileño.

No más, como pidió «Mano de Piedra» Durán. Basta de bad beats por hoy, que la psique humana tiene configurado un umbral del dolor con el que no es sano andar trasteando. Ahora bien, en vez de sufrir, puede que hayas disfrutado viendo estos ví­deos. ¡Eso es que tienes muy buen naipe, ladrón!.