Inicio Legalidad y regulación del poker Los reguladores del Sur de Europa reconocen su error y añoran la...

Los reguladores del Sur de Europa reconocen su error y añoran la liquidez internacional

78

Parí­s sirvió, del 12 al 14 de septiembre, de punto de encuentro para los representantes de los reguladores del juego de diversos paí­ses europeos.

La agenda, según la más que escueta nota de prensa de la Dirección General de Ordenación del Juego, incluí­a «distintos asuntos relacionados con la estandarización técnica, el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, el análisis de los distintos riesgos existentes en las apuestos deportivas, la liquidez internacional en el póquer y el juego responsable».

Una de las mejores noticias fue la presencia de un mayor número de reguladores que en convocatorias anteriores. Los paí­ses del Sur de Europa con mercados cerrados o en proceso de regulación que iniciaron estas reuniones semestrales (Francia, España, Italia y Portugal), consiguieron interesar ya hace unos añitos a los representantes del Reino Unido, los únicos proponentes de un modelo abierto cuya presencia se ha hecho habitual en las negociaciones. En esta reunión, además, se han incorporado Alemania y Austria,

El otro gran avance para un mejor enfoque de estas reuniones es que parece que por fin ya nadie pone reparos a reconocer que los mercados cerrados han sido un gran error. Nada en este tipo de normativas ayuda a conseguir los objetivos de la regulación del juego: la escasa y cara oferta empuja a los consumidores hacia los operadores sin licencia y, en consecuencia, las previsiones de ingresos por impuestos se han dejado de cumplir por uin margen escandaloso.

Esperemos que ahí­ no se terminen las notas positivas sobre la reunión. Ojalá, entre bambalinas, se hayan concretado avances para canalizar los pasos que han empezado aa dar paí­ses como Francia, que ha modificado sus leyes para permitir la liquidez internacional, o Italia, que ha cambiado el modelo de fiscalidad del juego.

Precisamente, es el tema fiscal el que ha quedado señalado como el principal problema para la liquidez internacional. Es la rémora que arrastra la Unión Europea desde su fundación, existe una unión monetaria pero no polí­tica, y cada paí­s hace de su capa un sayo.

Los paí­ses candidatos a una unión de mercados no comparten siquiera el mismo método de cálculo de impuestos para cada tipo de juego, y el obstáculo de la disparidad de la carga fiscal se ha agravado con la reforma del IVA del 2015, que obliga a cargar dicho impuesto en todas las transacciones digitales, al igual que ocurre en las fí­sicas. De nuevo, cada uno ha adaptado esta normativa en función de sus propias polí­ticas, creando un nuevo punto de divergencia entre los modelos fiscales de cada paí­s.

Como viene siendo habitual, por desgracia no se ha anunciado ningún avance concreto en el tema de la liquidez compartida. Ni en ningún otro. La nota emitida por ARJEL, el regulador de Francia, que es el paí­s más activo en la búsqueda de la apertura de mercados en los últimos meses, es aún más rácana que la de la DGOJ.

Solo nos queda confiar en que estos avances se vayan concretando más de aquí­ a la próxima reunión prevista para el primer trimestre de 2017 en Portugal. Hasta esa fecha hay previstos importantes cambios como la llegada de los primeros operadores de poker online con licencia a Portugal y nuevas reuniones de trabajo de cara a compartir tráfico entre mercados como el británico y el de Nueva Jersey, o entre Francia y quienquiera que elijan como pareja de baile en su hoja de ruta hacia la liquidez compartida.

Artículo anteriorTercera cita de septiembre con la Liga del Jugón casinobarcelona.es
Artículo siguienteSteve Enríquez dictó el guión de la mesa final del CEP Madrid