Inicio World Series of Poker (WSOP) Lo primero que le espera al campeón del Main Event es un...

Lo primero que le espera al campeón del Main Event es un chorreón de salsa

39

Es un tópico que se repite todos los años. Como el ganador del Main Event de las World Series of Poker consigue más exposición mediática que cualquier otro jugador de poker, incluso el mejor del mundo, la mesa final suele llegar rodeada de discusiones sobre qué jugador desempeñarí­a mejor o peor papel como «embajador del poker» ante el resto de la sociedad.

De todo se opina. Sobre la vestimenta, sobre su estilo de juego, su desenvoltura ante las cámaras, sobre cómo tratan a los rivales… La verdad es que los tres últimos finalistas no encajaban del todo en el modelo preferible, el patrón ideal de lo que las televisiones van a mostrar a partir de hoy. al menos, la mayorí­a no parecí­a decantarse por uno en particular.

A Gordon Vayo, según las opiniones más repetidas, le falta carisma. La candidatura de Josephy tampoco convencí­a. Muchos tienen a Josephy por un tipo prepotente, y su trato a William Kassouf le habí­a generado no poca oposición. Porque hay gente que está de parte del británico, no hay que olvidarlo, y Josephy fue bastante agresivo con él, llamándole payaso en varias ocasiones.

Pero sin duda, el carácter que ofrecí­a más dudas de antemano es el de Qui Nguyen. No parece llevarse nada bien con el dinero, que va a ser el mayor atractivo para los guionistas a la hora de hablar de su victoria. Por boca del propio Qui, se le suele ir en las mesas de baccarat. La mayor batalla del poker en la última década ha sido desmarcarse del resto de juegos de azar, y justo Nguyen es el perfecto ejemplo de gambler que ve al poker como una oferta más que le pone delante el casino, al nivel de la ruleta o las tragaperras.

Pero, por otra parte, parece un tipo modesto ante la cámara y que transmite alegrí­a mientras juega. No es precisamente convencional en su estilo, más bien un soplo de aire fresco entre tanto mago del ICM y sabio del GTO, y si no se conoce a fondo su pasado, da bastante el pego. Aunque no se le entienda demasiado cuando habla en inglés, con un acento aún peor, mucho peor, que el de aquel otro vietnamita llamado Nguyen que ganó el Main hace casi 20 años, Scotty.

Ahora bien, los años que lleva pisando las moquetas de los casinos de Las Vegas deben haber generado un buen número de situaciones en que Qui pueda haber quedado en mejor o peor lugar, y algunas de ellas van a acabar saliendo a la superficie ahora, debido a su triunfo. Justo en la ví­spera del que acabarí­a por ser el gran dí­a de Qui, un pro del circuito estadounidense, Andy Philachak, decidió postear en su Facebook un encuentro del que Nguyen no sale nada bien parado.

«Chicos, tengo una historia que contaros sobre ese Qui Nguyen, el que está a falta de tres jugadores en la mesa final de las WSOP.

Hace unos cinco años, llegué a la mesa final de un evento de 1.500$ de las WSOP. Por alguna razón, Qui Nguyen estaba raileándome en la mesa final. Después de que me echaran en tercer lugar me siguió hasta la caja y me pidió 10.000$.

Yo estaba en plan tí­o, no te conozco de nada, pero toma, ahí­ tienes 500$ para ti y otros 2.000$ para que juegues el Megasatélite para el Main Event. Llegamos al acuerdo de que si conseguí­ plaza, jugarí­a el torneo e irí­amos al 50%.

Una hora después, le llamé para ver cómo iba y me contestó: «Que te jodan. No pienso jugarlo y me voy a quedar tu puto dinero».

Y ahí­ está, cinco años después y en la mesa final. Jaja, creo que me deberí­a dar la mitad del dinero, o al menos donar los 2.500$ que me robó al Children’s Hospital.»

En el fondo, además de las dudas que pueda haber sobre la veracidad de semejante historia, no se sabe quién queda peor en esta anécdota. Desde luego, reconocer que eres capaz de soltarle 2.500$ al primer desconocido que se te cruza en el casino pidiéndote dinero no habla muy bien de las habilidades financieras de Philachak. Si te lo crees, que esa es otra. Además, ya es casualidad que te venga a la cabeza justo ayer, cuando Nguyen tiene asegurado un premio de 1.000.000$ y la presencia en la mesa final desde el pasado julio.

Pero tampoco sorprende demasiado que un relato así­ sea lo primero que se va a encontrar Qui cuando baje de la nube en la que debe estar flotando ahora mismo después de ganar el torneo de torneos. En las incontables horas que se ha pasado en los casinos de Las Vegas, sus bolsillos han debido estar vací­os bastantes veces, y no parece descabellado que haya tenido que buscar bancadores y préstamos con mejor o peor suerte.

Para mal o para bien, durante las próximas semanas, Nguyen va a ser el rostro que mucha gente relacionará con el poker, al ver la tí­pica imagen con las torres de tacos de billetes y el brazalete de piedras preciosas en programas y telediarios de todo el mundo. Ojalá sea para bien.

Artículo anteriorQui Nguyen gana el Main Event de las WSOP® 2016
Artículo siguienteSigue en directo la 9.ª etapa de las Juegging Poker Series 2016