Inicio Legalidad y regulación del poker El cashout más largo de la historia

El cashout más largo de la historia

25

Jugar al poker online en los EE. UU. es toda una aventura.

Y si no, que se lo digan a un jugador llamado «ForTheNguyen«, que va a tardar más de un año en poder cobrar por completo un premiazo de 200.000$ que ha ganado en un torneo online.

Su historia es muy extraña, tanto como la situación actual del poker online en los EE. UU.

Los estadounidenses pueden jugar de forma legal en los mercados regulados de Nevada, Delaware y New Jersey. No obstante, estos tienen dimensiones similares al mercado español, por lo que al igual que sucede aquí­, ofrecen escasos alicientes a los aficionados.

Sin embargo, las opciones no terminan allí­. En los EE. UU. hay otras salas «offshore»que ofrecen de forma ilegal o alegal la posibilidad de jugar al poker online con mucha gente y buenos premios.

Tras el Black Friday, el US Department of Justice no ha vuelto a perseguir a las salas offshore que ofrecen poker online. La Wire Act solo se aplica a las apuestas deportivas, por lo que las autoridades han dejado tranquilos a los operadores externos que simplemente ofrecen poker online.

El principal impedimento que estos encuentran tiene relación con la Unlawful Internet Gamblind Enforcement Act (UIGEA). Esta ley considera ilegales las transacciones económicas realizadas a los jugadores desde las salas de poker sin residencia fiscal en los EE. UU..

Pese a esta limitación, hay bastantes salas funcionando para los estadounidenses. Una de ellas es Winning Poker Network (WPN). Hace poco ha organizado un torneo de poker con un aliciente espectacular: 1 millón de dólares de premio garantizado.

El evento ha sido todo un éxito, ya que ha contado con un field de casi 1.800 jugadores, que han formado un prize pool de 1.208.540$. La victoria ha sido para el citado «ForTheNguyen«, que se ha llevado unos 200.000$.

«ForTheNguyen» se va a encontrar ahora con un problema serio: conseguir traerse el dinero.

Al ser ilegales las transferencias bancarias, su mejor opción es solicitar el enví­o de cheques por correo postal. No obstante, este procedimiento tiene varios inconvenientes.

  • La frecuencia de los retiros. Solo se puede pedir un cashout a la semana.
  • La tiempo de entrega. Los cheques suelen tardar 3 semanas en llegar a su destino (salvo que se pague una tasa bastante elevada).
  • La cuantí­a de los cheques. No pueden ser de más 2.995$.

Por todo esto, si «ForTheNguyen» decide hacer el «cashout» por la ví­a postal (sin pagar el extra), se va tirar más de un año recibiendo cheques. Creo que será el retiro más largo de toda la historia del poker.

Pese a estas limitaciones, las salas «offshore» que operan en los EE. UU. están teniendo bastante éxito, incluso en los estados regulados, por su mayor liquidez (10 veces más tráfico y premios considerablemente superiores). De hecho, el tráfico «legal» ha caí­do en más de un 20% durante el último año, y el no regulado ha tenido un crecimiento de casi un 25%, ante la pasividad de las autoridades federales.

Como podéis ver, la situación en los EE. UU. es tan extraña como en los mercados latinos (Francia, Italia y España). Al igual que aquí­, el «corralito» está perjudicando a todos los integrantes de la industria (polí­ticos, operadores y jugadores). Los pros han emigrado y la gente está buscando opciones más atractivas -aunque menos fiables- para jugar.

El poker está decayendo en todos los paí­ses con regulaciones cerradas, al contrario de lo que sucede, por ejemplo, en el Reino Unido. En España, estos dí­as miramos de reojo a Portugal. Si sus polí­ticos deciden la tributación cero para los jugadores y el pool abierto en .eu, podrí­a haber una emigración masiva de jugadores al otro lado de la frontera. Y mientras tanto, yo me pregunto: ¿Qué esperan nuestros polí­ticos para unificar el mercado con Italia y Francia?

Artículo anterior‘andresito21’ gana un HU de ida y vuelta
Artículo siguienteManel Campano gana el torneo y Josep Pastor la Liga EscuelaPoker10 de febrero