Inicio Actualidad de poker WSOP Paradise, la primera expansión del circuito desde las WSOP APAC, se...

WSOP Paradise, la primera expansión del circuito desde las WSOP APAC, se jugará en Bahamas

Las WSOP se apropian de la imagen del Atlantis Resort para proponer un festival que choca en el EPT de Praga, a fecta directamente al WPT World Championship y se juega un mes antes que la PCA, también en Bahamas.

579

El subidón de moral que ha recibido la dirección de las World Series of Poker por los excelentes, exorbitantes números obtenidos en su festival de verano, tiene su reflejo en el sorpresivo anuncio de un festival completamente nuevo, el WSOP Paradise.

«El verano fue un éxito sin precedentes, pero la visión es igual de ambiciosa para WSOP Paradise. Tenemos el socio online más fuerte del mundo, y están preparados para enviar un número récord de clasificados a un torneo en vivo. Atlantis también tiene un gran legado en el póker, y creemos que esta combinación puede ofrecernos la aparicíon más potente de una nueva franquicia en los próximos años. Muchos jugadores dicen que el verano en Las Vegas es la mejor época del año. Esperamos que eso sólo pueda rivalizar con el invierno en el paraíso.

GGPoker, que envió 774 jugadores al Main Event de las WSOP este verano, se ha comprometido a enviar al menos 1.000 jugadores a las WSOP Paradise«.

Las WSOP acometieron su primera expansión internacional pocos años después del boom Moneymaker. Las WSOP Europe debutaron en 2007, y años más tarde se incluyeron festivsales en Africa ya Australia, siendo estos últimos, integrados en un festival llamado WSOP Asia Pacific (APAC), los que finalmente permanecieron en el calendario alguna que otra edición.

Todo lo que sobrevive de aquellos febriles movimientos empresariales de hace una década son las WSOPE y la división internacional del WSOP Circuit, que no es poco. A partir de este 2023, se les une un nuevo festival «en el extranjero». El lugar elegido tiene mucha leyenda, y muy atento, porque las fechas, el resort y la simbología en este anuncio son muy importantes.


El salón de juego se montará en el Resort Atlantis de Bahamas, sede histórica de la PCA desde que la organizaba Pokerstars.

El anuncio lo llevan a cabo Daniel Negreanu y Bertrand Grospellier, que fueron durante muchos años la cara de Pokerstars, precisamente durante los años de mayor relevancia de la Caribbean Adventure.

Pero lo más sorprendente son las fechas elegidas, del 3 al 13 de diciembre.

Ningún regular necesita mirar el calendario para saber que esas fechas coinciden directamente con un gran festival organizado por Pokerstars, el EPT Praga, un clásico del calendario, y se solapan ligeramente con otro organizado por el WPT, de muy reciente aparición, pero con una pujanza estratosférica, el WPT World Championship, que debutó en su formato invernal con el mayor garantizado de la historia de los torneos en vivo y enseguida alcanzó la consideración de candidato a convertirse en el Main Event de la segunda mitad de la temporada.

El WPT Championship pudo considerar que el EPT Praga no resulta competencia directa para su mercado enfocado al jugador local, pese a que su ambición atrajo a muchos jugadores de primera línea de Europa. Sin embargo, el pulso que las WSOP -y en especial su socio GGPoker- se va a atrever a echarle a los otros dos operadores más potentes del circuito no aguanta ningún tipo de excusa de ese estilo.

Más que el aparente dedo en el ojo que se le alarga a su mayor competidor online, que es la lectura más fácil del anuncio, mi impresión es que las WSOP no quieren dejar de socavar la influencia del WPT, que acertó al desligar su World Championship de la conjunción de festivales veraniegos de Las Vegas y le encontró una fecha donde brillar en otra época vacacional con grandes posibilidades de crecimiento a partir de las fechas navideñas.

Las WSOP plantan la semilla de un nuevo festival, con tres High Rollers, un Mystery Bounty de 1.500 $ y un Main Event de 5.000 $ y 15M $ garantizados que, en teoría, permite jugar ambos festivales a quien quiera jugarlos, incluso anima más a los jugadores europeos a cruzar el charco. pero no por ello deja de poner fronteras a la competencia, va a provocar que jugadores con menor presupuesto tengan que elegir jugar en uno o en otro y, en cualquier momento, está sujeto a una variación en la agenda que convierta el roce en colisión.

Veremos si WPT y WSOP consiguen hacer funcionar esta fórmula, y se crea un segundo viaje anual inexcusable hacia las Américas, pero Las Vegas y Bahamas quizá estén demasiado alejadas para pensar en una convivencia idílica.