Inicio World Poker Tour (WPT) WPT500 Barcelona: Lukasz Fraczek impuso su naipe. Galindo y Lazo, finalistas

WPT500 Barcelona: Lukasz Fraczek impuso su naipe. Galindo y Lazo, finalistas

81

Hoy, en el WPT Barcelona, habí­a que estar con un ojo en la parte del salón donde continuaba cogiendo carrerilla el evento principal de 3.300€ y otro en donde se disputaban los últimos niveles del WPT500.

Por fortuna, hubo nombres de jugadores españoles a destacar a ambos lados de la frontera.

En el WPT500, nuestras opciones de victoria al inicio del dí­a 3 eran seis de 34.

La proporción mejoró en mesa final, donde eran dos de ocho. Allí­ se presentaron dos caballeros muy, muy conocidos en el Casino Barcelona, Toni Lazo y Josep Marí­a Galindo.

Galindo tuvo la partida en la mano después de tomar un riesgo calculado que le rindió muchos beneficios en una de las primeras manos de la FT. Josep era chipleader y abrió una mano desde UTG. Los ocho jugadores presentes por aquel entonces fueron foldeando sucesivamente hasta llegar a Paul Romero en la SB. Pensando que la mano llegaba limpia y con un short en BB, el jugador latino se envidó. Galindo creyó darse cuenta de algo y, después de unos minutos de intriga intentando discernir si era una trampa o un despiste, pagó con has9.

Era la jugada correcta, pues iba bastante por delante de ckc3. El de Romero era el tercer stack de la mesa y se iba para casa dejando las fichas en posesión de su verdugo, con lo que la situación parecí­a inmejorable.

Desafortunadamente, habí­a un señor con mejor naipe en la mesa, el polaco Lukasz Fraczek.

Los jugadores polacos tienen una larga tradición de buenos runs en Barcelona. Nos viene a la memoria un EPT con Dominik Panka, Pawel Brzeski y Piotr Sowinski entrando en las dos últimas mesas del torneo y sembrando el pánico entre los rivales hasta que se enzarzaron entre ellos y se fueron al traste sus opciones de FT. O un heads-up de Dzmitry Urbanovich en un Super High Roller durante aquel mágico verano para él en 2015, las múltiples mesas finales de Bartlomiej Machon en el EPT y los Millions o el tercer puesto del propio Brzeski en el penúltimo WPT antes de que el circuito dejara de visitar la Ciudad Condal.

Fraczek continuó con la tradición y levantó para Polonia dos manos increí­bles que le garantizaron muchas opciones para el tí­tulo.

En la primera, quiso defender un trí­o de c7d7 en una mesa monocolor de picas, sksts7, pero el italiano Raffaello Locatelli le forzó a ir all-in con un megaproyecto de sqhj y le ligó color en turn con el sa. En el river, el polaco se salvó gracias al ca, largó de la mesa a Locatelli y, lo que es peor, cogió stack suficiente para poner en peligro el dominio de Galindo.

Los chipleaders chocaban sus codos y se encontraron enfrentados sobre un flop c8s9hj, Josep desde botón y el polaco en SB. Fraczek chequeó top set con sjcj y solo pagó la continuación, aunque le urgí­a engordar el bote. Lo que no sabí­a era que Galindo estaba completamente comprometido con la mano y decidido a pegar por valor con su escalera, dqht. El polaco siguió atrapando en el h9 del turn, que ahora sí­ le poní­a por delante con full. En river, Josep tuvo que hacer frente a un raise all-in tras castigar el tercer check, y acabó pagando con más de dos tercios de su stack en juego.

Aún hubo algo de emoción, porque Fraczek no se volvió a ver envuelto en un bote gordo hasta el heads-up. El francés Alberto Ah-Line cazó a Toni Lazo en un robo, pero luego le trasvasó las fichas al italiano Federico Piroddi. Piroddi se acababa de doblar frente a Galindo y se metió en un bote que no le correspondí­a para rematar la faena. Josep llevaba 77 y Piroddi intentó aislarse para un posible flip, pero Ah-Line le pagó con AQ, muy por delante en el side pot. Al final cayeron cuatro diamantes y Piroddi ganó con la dj. El francés se quedó con 8bb, que pronto acabaron también en poder del italiano.

Así­ fue como Piroddi pudo llegar al heads-up con los mismos puntos que el polaco. Unos ases tempraneros alimentaron la esperanzas de victoria de Federico, pero Fraczek seguí­a teniendo a los crupieres del Casino Barcelona como aliados y ganó la partida con una doblada y un posterior megaproyecto completado en river para tumbar al top pair de su rival.

  1. Lukasz Fraczek 215.000€
  2. Federico Pirodd: 145.000€
  3. Alberto Ah Line 99.405€
  4. Josep Mª Galindo 75.00€
  5. Toni Lazo 56.000€
  6. Raffaello Locatelli 44.000€
  7. Sergei Petrushevski 34.000€
  8. Paul Romero 28.000€

Una batalla igualada y sin pacto fue un glorioso final para el mayor WPT500 celebrado fuera de Estados Unidos, que no es una hazaña menor si tenemos en cuenta que el que allí­ congrega a más gente es uno que se juega en Las Vegas en plenas WSOP, con la mitad de los regulares del planeta allí­ reunidos.

Quedan aún el circuito principal, que ya está en marcha, y el WPT Deepstacks de 1.500€. Alguno tiene que caer.

Artículo anteriorLa Liga Poker Fighters juega su segundo torneo de marzo
Artículo siguienteWPT Barcelona día 1B: Jaime Soler pone color local mientras cogemos carrerilla