Inicio Actualidad de poker Aram Oganyan hace un curso acelerado de patrón para ponerse al timón...

Aram Oganyan hace un curso acelerado de patrón para ponerse al timón del WPT Voyage Championship

El WPT ha vuelto a proclamar un campeón sobre la cubierta de un crucero, una costumbre que arrastra des de los primeros años de expansión de la industria del póker.

112

Con la botadura del WPT Voyage, el World Poker Tour le hace un guiño a la llamada edad de oro del póker, resucitando la fantasía de embarcarse en un casino flotante e irse de crucero por el Caribe.

El añorado partypoker Million Cruise o los diez anteriores festivales que el WPT ha llevado a cabo a bordo de un crucero le restan novedad al proyecto, pero es refrescante ver cómo se retoman antiguas costumbres e ideas que formaron parte de los inicios de la industria que hoy disfrutamos todos.

Cada vez está más en discusión eso de la edad de oro, término acuñado por los compañeros estadounidenses que no han podido jugar al póker en online en un entorno regulado desde el Black Friday, a no ser en los contadísimos estados que han optado por legalizarlo.

Hoy en día hay más jugadores, más torneos y más posibilidades de jugar al póker que nunca, y buena cuenta de ello lo da el field del paralelo principal en esta singladura inicial del WPT Voyage, la parada del WPT Prime 1.100 $ que ha dejado para el año que viene lo de llegar a los 1.000 registros y se ha conformado con 968, casi doblando su garantizado.

En el WPT Voyage Championship 5.000 $, torneo del circuito principal del WPT, soltaron amarras 293 participantes.

El atractivo de la propuesta también se traduce en los nombres que conforman el rol de la tripulación de la mesa final, compartida por el WPT World Champion Dan Sepiol, el grinder colombiano Farid Jattin, el High Roller Aram Oganyan y un WPT Ambassador, el vlogger brasileño Rómulo Dorea.

Oganyan, que recientemente se quedó a un par de buy-ins de su primer premio millonario al quedar tercero en un evento de 25k $ en las Triton Series de Jeju, se desquitó también de los dos HU perdidos en las WSOP. Será la brisa marina o algún efecto secundario de la biodramina, pero al fin ganó los flips cruciales y pudo celebrar un título en vivo.

El High Roller comentó en el blog oficial que casi no llega a embarcar, pues estaba jugando varios de los torneos en los que Juan Pardo también se vio envuelto en al sesión del lunes de la GGMillion$ Week, pero busteó todos a tiempo para tomar la decisión.

«Quería jugar algo. Me encontré tan bien durante la mesa final de Jeju que en cuanto acabaron las Triton me fui a buscar un calendario de festivales a ver adónde podía viajar. Me juego todos los torneos importantes que hay online, y les iba a dar prioridad, pero como no me quedó ninguno pendiente, subí a bordo«.

Oganyan también comentó lo frío que resulta flipear al final, como tuvo que acordar para cerrar el pacto a tres que le proponían sus rivales, Carlo Basurto (2º, 202.885 $) y Austin Srur (3º, 188.670 $).

El premio que recogió el jugador al que recordará una placa conmemorativa en la base de la Champions Cup fue de 214.245 $, cantidad que engloba el valor de la invitación a participar como invitado en el próximo WPT World Championship.

 

 

Artículo anteriorPokerstars despertó del mantenimiento a tiempo para coronar a uben10 por partida doble
Artículo siguienteAdrián Mateos compartió la última hora de stream con el doble campeón en un día de las Winamax Series, tohkvgbknsdf