Inicio Jugadores de poker ‘Si túno pagas, yo tampoco’

‘Si túno pagas, yo tampoco’

68

Dan Cates y Tom Dwan son dos de los grinders más conocidos del mundo del poker.

Ambos tienen cuentas pendientes prácticamente desde 2010. Ese año comenzaron un desafí­o, el «durrrr Challenge», que consistí­a jugar uno contra uno 50.000 manos de Pot-Limit Omaha o de No-Limit Hold’em. Disputadas todas las manos, si «durrrr» iba ganando, recibirí­a de Cates 500.000$; y en caso contrario, Dwan premiarí­a la victoria de «jungleman12» con 1,5 millones de dólares.

Los dos pros empezaron a jugar con muy poca continuidad. Y Black Friday y el cierre posterior de FullTiltPoker le vino de perlas a Dwan, ya que en unas 19k manos llevaba palmados $1,25m.

Tras la compra por PokerStars y la reapertura de la sala, Cates instó a Dwan a proseguir el duelo. «durrrr» aceptó y jugaron menos de 1.000 manos, con nueva victoria de Cates por unas $60k.

La falta de disponibilidad de Dwan desesperó a Cates quien no dudó en llamarle gallina. Finalmente, en septiembre de 2013, ambos llegaron a un acuerdo. «durrrr» se comprometió a pagarle $40k por cada dos meses en los que no jugasen manos del Challenge por su culpa (a excepción de los de las WSOP), así­ como 10.000$ extra al mes hasta que volviesen a jugar.

El acuerdo fue papel mojado, ya que Cates y Dwan apenas jugaron 2.500 manos en 2013. Y en 2014 no jugaron ni una sola mano. De hecho, el pasado mes de septiembre Cates hizo público a través de las redes sociales que Dwan le debí­a 300.000$ en concepto de penalizaciones y que no le habí­a pagado nada. Entonces, Cates amenazó a «durrrr» con revelar detalles de su delicada situación personal, lo que desató el rumor generalizado de que Dwan habí­a busteado.

Según ha dado a conocer PokerListings, el citado mes de septiembre ambos se vieron en el Casino Bellagio. Cates le debió reclamar el 1.800.000 dólares de la deuda.

No conocemos la respuesta de «durrrr», pero sí­ que ambos estuvieron implicados en una prop bet millonaria.

Alguien le propuso a Dwan que tratase de ganar a una máquina tragaperras que jugaba Limit Hold’em Heads-Up y estaba programada para tomar las mejores decisiones matemáticas, armada de un algoritmo similar a la recientemente famosa Cepheus, desarrollada por la Universidad de Alberta.

A «durrrr» no le pareció un reto complicado y aceptó con la condición de que si acababa en positivo, los apostantes le habí­an de dar la misma cantidad ganada, doblando así­ sus beneficios.

Varios jugadores de high stakes (entre los que estaba Cates) apostaron contra Dwan. Y este comenzó su sesión contra la máquina. Aunque no se conoce cuánto ganó, debió ser una cifra enorme (cercana al millón de dólares), ya que Cates declaró haber perdido 400.000$ por culpa de la prop bet.

De cualquier forma, Dwan no recibió ni un centavo de Cates. Este se limitó a decirle que le debí­a 400.000$ menos y le instó a pagarle el dineral que aún le adeuda por el durrr Challenge.

Y desde entonces, que se sepa, Dwan no ha dicho ni mu. Ni ha jugado una sola mano con Cates, ni ha dado por terminado el duelo, por lo que las penalizaciones siguen sumando dinero a su pufo. Descontando los $400k de la prop bet, su deuda con Cates debe superar ampliamente el millón y medio de dólares.

Nadie sabe cómo acabará esto. Eso sí­, la imagen de Dwan está por los suelos.

Artículo anteriorUna nueva cita con la Liga Fans Poker10
Artículo siguienteEduardo Jurado gana el El Gran Domingo de 888poker.es