Inicio Resultados de poker Philipp Salewski gana el Sunday Million Live. David Rodríguez, 16º

Philipp Salewski gana el Sunday Million Live. David Rodríguez, 16º

205

Una de las desventajas que tiene la enorme aceptación que tiene el Sunday Million de Pokerstars a nivel universal es que su fase final, por obvias razones de tiempo, se suele disputar con medias de puntos bastante restringidas.

Esta caracterí­stica se ha visto más exacerbada aún en su primera versión en vivo, disputada en el King’s Casino de Rozvadov, a causa de una curiosa estipulación de última hora para la subida de ciegas durante la mesa final. La dirección de torneo anunció a los nueve finalistas que la duración de los niveles se irí­a ajustando según el número de participantes. Cuando se redujera a cinco se iba a recortar a 40 minutos; que serí­an 30 para los cuatro últimos jugadores y 20 cuando por fin solo quedaran tres.

El español David Rodrí­guez no tuvo que asistir a esa explicación. Terminó su actuación bastante antes, en la posición 16º, con 4.500€ de premio.

«Darko15» vivió un particular calvario con los ases. Se los encontró en frente por primera vez en la segunda o tercera mano que jugaba en el TV table. Se los jugaron despacio, y el flop le dio a David una top pair de dieces que no quiso tirar ante un rival que tení­a unas 20 ciegas para jugar toda la mano y no las metió todas hasta el turn.

David logró amortiguar el golpe y sobrevivir hasta el sorteo de las dos últimas mesas de ocho jugadores pero, de nuevo, sin apenas tiempo de colocar su stack en la nueva mesa, le volvieron a bajar saca, esta vez preflop. David llevaba hadq y tuvo que entregar todas sus fichas a su verdugo, el local Filip Zak.

El chipleader surgido a última hora en la ví­spera, Andrey Kurdykov, mantuvo una cómoda ventaja al frente de la tabla hasta la mesa final. Pero su cuenta de ciegas era cada vez menor, por el efecto de la subida de los niveles.

La primera eliminación de la última mesa tardó en llegar, empeorando la carencia crónica de ciegas que suele darse también en la versión online del torneo. Los resultados de los all-ins afectaban a la tabla de manera brutal. Kurdykov era lí­der en mesa de nueve; después de las eliminaciones de Patrick Vogelsanger, Markus Kowalski y Filip Zak estaba el último de la clasificación. Ganó dos manos y se puso segundo antes de que Werner Nather dijera adiós a sus rivales, y él mismo fue eliminado en quinta posición.

El derribo del otrora sólido comandante de la general fue un aviso para los otros cuatro jugadores de la mesa, que llegaron a un pacto para repartirse los premios restantes.

Tuvieron que dejar apartados 10.000€, que se terminó llevando Philipp Salewski, que entra en el libro de oro del torneo más icónico del poker mundial como el primer campeón que tuvo que sostener en su mano fí­sicamente las cartas que le dieron la victoria. Era un sasj con el que limpeó desde el botón para atrapar a su rival, Alexander Kabas, que intentó robar esa media ciega extra con skh7. Las comunitarias fueron casi todas cuatros, con un tres y una dama que no mejoraron ninguna de las dos manos.

  1. Philipp Salewski 101.674€*
  2. Dominik Alexander Kabas 92.011€*
  3. Jozef Komorny 81.093€*
  4. Karel Kovarik 76.522€*
  5. Andrei Kurdyukov 39.680€
  6. Werner Nather 29.000€
  7. Filip Zak 21.400€
  8. Markus Kowalski 15.500€
  9. Patrick Vogelsanger 11.300€

Salewski agradeció a los redactores del blog de Pokerstars no tener que celebrar su victoria en el Sunday Million con el desayuno en la boca, como toca hacer si lo juegas en el ordenador. Estaba posando para las fotos de campeón a la hora de la cena en España, pero esa fue la mayor diferencia que se pudo observar respecto al Sunday Million original, ya que tanto en participación, con más de 5.000 jugadores, como en espí­ritu, el primer Sunday Million Live ha sido un digno rrepresentante de la tradición del torneo de poker más famoso del planeta.

Artículo anterior‘lolo55’ se estrena en el torneo de los lunes
Artículo siguienteDebuts de campanillas en PAD: Doug Polk, Ike Haxton y Jungleman