Inicio Jugadores de poker Phil Ivey hizo trampas

Phil Ivey hizo trampas

47

La justicia británica ha fallado en contra de Phil Ivey en el juicio que el pro mantení­a con el Genting Crockford’s Casino de Londres.

El juez John Mitting ha concluido que Ivey hizo trampas al utilizar la técnica»edge sorting» para ganar 7,7 millones de libras (casi 10 millones de euros) jugando al Punto Blanco -una variante del Baccarat- en dicho casino en agosto de 2012.

Entonces, el Crockford’s se negó a entregarle a Ivey sus ganancias, lo que dio pie al inicio de negociaciones entre ambas partes.

La falta de acuerdo llevó a Ivey a reclamar el dinero por la ví­a judicial, por lo que denunció al casino ante la Corte Judicial de Londres el 7 de mayo de 2013.

La vista de la causa comenzó el pasado lunes. Ivey defendió la legitimidad del método que le permitió ganar el dinero y se quejó de que habí­a sido tratado de forma injusta por el Crockford’s.

La técnica de «edge sorting» consiste en reconocer las cartas por la detección de defectos o patrones determinados en el reverso de las cartas.

Al parecer, Ivey y un compañero convencieron a la crupier para que barajase y repartiese las cartas de una manera concreta, sin que esta se diese cuenta de que les estaba dando una ventaja decisiva para ganar.

Así­ mismo, durante el juicio, Ivey afirmó que como jugador, siempre busca formas legales de encontrar ventajas para ganar dinero; y explicó que para él es más importante la integridad que ganar una gran cantidad de dinero.

Tras oí­r a las partes, el juez dio a conocer su resolución ayer miércoles y esta no gustó en absoluto al tiburón del naipe.

A pesar de las explicaciones del jugador, el magistrado consideró que Ivey habí­a hecho trampas al utilizar en su favor la citada técnica de «edge sorting».

No obstante, en su favor, reconoció que el pro no era consciente de la ilegalidad del procedimiento, por lo que decidió no tomar ninguna medida contra él. íšnicamente decidió que el casino no le pagase el dinero ganado.

Ya fuera del juzgado, un portavoz de Ivey declaró que el norteamericano estaba molesto por la resolución y que jamás arriesgarí­a su reputación haciendo trampas. Y recalcó que únicamente se aprovechó de los fallos del Crockford’s para ganar.

Por consiguiente, el pro se va a quedar con las ganas de cobrar el dineral que ganó, ya que ni siquiera podrá apelar contra el veredicto de Mitting, pues el juez le ha denegado el derecho a recurrir contra su sentencia.

Game over.

Artículo anterior‘oscaranina’ se llevó el Fighters de ayer
Artículo siguienteCarlos Conde ya tiene su entradita