Inicio Jugadores de poker Mi objetivo es llevar bermudas 250 días al año

Mi objetivo es llevar bermudas 250 días al año

47

La frase del tí­tulo es del pro Casey Kastle, el mejor jugador esloveno, con 1,8 millones de dólares en premios en torneos en vivo.

Kastle pasa por ser el jugador de poker que más paí­ses ha visitado para jugar torneos. De hecho, la lista de paí­ses en los que ha logrado hacer ITM es tan espectacular como larga: República Checa, Italia, Australia, Bahamas, República Dominicana, Francia, Inglaterra, Montenegro, Portugal, Mónaco, Alemania, Chipre, Camboya, Macao, Croacia, Malta, Bulgaria, Austria, Bélgica, Marruecos, Grecia, España, Finlandia, Letonia, Holanda, EE. UU., Filipinas, Hungrí­a, Ucrania, Aruba, Irlanda y, cómo no, Eslovenia.

La gente del Libro Guinness de los Récords ya le ha contactado para que aparezca en él.

Kastle prioriza los viajes por delante del poker. De hecho, si se disputa un torneo en un lugar que no le apetece visitar, pasa del evento y busca otro destino.

Su meta no es buscar los mejores torneos de poker. Es mucho más original: «Mi objetivo es poder llevar pantalones cortos y sandalias durante 250 dí­as al año. Lleva su tiempo planificarlo bien. No obstante, este año voy a conseguirlo durante 300. No hay nada que me lleve a jugar al poker a un lugar que esté a 5 grados bajo cero».

Kastle no entiende a los jugadores que viajan a distintos sitios y no ven nada más que la poker room y su habitación del hotel. Comenta: «Normalmente alquilo un apartamento a unos 5km del casino y voy hasta él dando un paseo. Me gusta callejear y ver a la gente. No tiene sentido hacer 5.000 o 10.000 millas de viaje para luego quedarse en el hotel donde se celebra el torneo, estar todo el tiempo subiendo y bajando por el ascensor, o incluso comer en su restaurante. Si haces eso, ¿qué más da que estés en Melbourne, Parí­s, Chicago o Goa? Lo único que cambia así­ es el casino».

A Kastle no solo se le guardan en el recuerdo los buenos resultados en los torneos. En este sentido cuenta: «En 2008 fui a las Filipinas e hice un buen Main Event. No obstante, la ciudad [Manila] no me gustó nada por la polución, el tráfico y el hecho de que todo el mundo llevase armas. Tras el torneo, me fui a otro lugar de las islas y estuve 2 semanas en el paraí­so». Igualmente, le horrorizó jugar el APPT Seúl, porque no pudo ver el cielo (tapado por una nube de tierra del desierto de China) y porque la poker room estaba infestada de slots y de una multitud fumando tabaco. Kastle reconoce que no volverá jamás a la capital coreana.

Para el esloveno, tener ventaja en un torneo por el field o por un overlay no es tan importante como que el lugar sea seguro y saludable, y le permita disfrutar de su vena turí­stica.

Kastle tiene una filosofí­a muy peculiar: «El poker es solo un juego de cartas. Es igual independientemente de donde juegues. Las mesas, las fichas y las cartas son prácticamente las mismas. Lo que es siempre diferente son los lugares y las personas«.

Good luck & bon voyage, Mr. Kastle!

Artículo anteriorLos reguladores franceses visitan a los españoles
Artículo siguienteLos disfraces de Halloween de los pros