Inicio Frikadas La madre de todas las remontadas: un glitch en la Matrix

La madre de todas las remontadas: un glitch en la Matrix

121

Gleb Tremzin es uno de los regs más importantes de torneos del mundo, cuatro veces campeón del WCOOP y subcampeón de un EPT en Praga.

Es una de las personalidades del mundo del póker que ha decidido compartir sus sesiones a través de Twitch, una oportunidad inmejorable para descubrir cómo piensa un gran jugador, para vivir desde dentro torneos que están fuera del alcance de nuestra banca y, en ocasiones, alguna que otra anécdota que, si no hubiera quedado registro de ella gracias a los streamings, se nos harí­a muy difí­cil de creer.

Uno de los guiones más repetidos en nuestro mundillo es de la «ficha y la silla», a chip and a chair. Un jugador acaba envuelto en un all-in que le deja casi sin stack, pero una simple ficha que ha conseguido salvar le mete de nuevo en la partida. En los años que llevamos publicando noticias sobre póker, hemos recordado esta leyenda iniciada por Jack Strauss en el Main Event de las WSOP en numerosas ocasiones.

Pues ninguna otra remontada que te venga a la mente, ni la de Strauss ni ninguna otra, se puede asemejar a lo que aconteció en una mesa final del Bounty Hunters 525$ HR de GGPoker que estaba retransmitiendo Tremzin.

Otro conocido reg, Vlad Martynenko le ganó un all-in al jugador situado inmediatamente a la derecha de Tremzin, y le dejó con una cantidad tan irrisoria de fichas que el software de la sala se empeñaba en traducir en 0bb. Como serí­a la cosa que en la siguiente mano casi toda la mesa inició un bote familiar buscando cazar el bounty del defenestrado y, aunque acabó spliteando un bote que quintuplicaba sus puntos, ¡el software seguí­a empeñado en adjudicarle un redondeo a 0!

Un canal ruso de Youtube ha hecho un montaje con las imágenes de la mesa final, y GGPoker lo ha retuiteado para que nadie se pierda esta locura.

Artículo anteriorxAlberx brilla en la noche estrellada del Súper Jueves
Artículo siguienteAria High Rollers: Triunfos de Matas Cimbolas, Bill Klein… y ¡Sergio Aido!