Inicio Articulos SPT Castellón – Parte 1 – The Killer

SPT Castellón – Parte 1 – The Killer

29

La rubia del hall del hotel parecí­a saludarme y al no recibir respuesta debió pensar que le estaba haciendo un slow play. No se rindió y volvió a meter un bet que me obligó a foldear.

Llevaba tan sólo unos minutos despierto y habí­a bajado a desayunar. Resultaba imposible pasar por el hall y no fijarse en aquella rubia, sentada en el centro del salón, totalmente vací­o. Ella sola lo llenaba todo, no hací­a falta nadie más y si alguien más hubiera… seguirí­a existiendo sólo ella.

La rubia de mirada tranquila…

Después de coger unos periódicos, volví­ de nuevo los ojos hacia la rubia. Ese acto reflejo de los hombres, como una despedida visual. Fue entonces cuando vi como saludaba. No tuve ninguna duda de que era un farol y torcí­ la cabeza hacia atrás buscando al privilegiado.

No habí­a nadie más. Me hice el remolón y puse cara de ¿es a mí­?

Y volvió a insistir con un ¿no me conoces?

Bet, call slow, bet, fold

Hací­a 2 años que no la veí­a, desde el Cep de Murcia donde compartimos varias mesas y coincidimos en la mesa final. Sus cambios de look son camaleónicos.

Y mi miopí­a cada vez mayor :_)

Intercambiamos unas frases y salí­ buscando un bar. Mientras desayunaba opté por dejar los periódicos a un lado. Recordé mi primer artí­culo en Poker10 donde destaqué mi desayuno con Leo Margets -888-, y pocas semanas después dio el campanazo de las wsop. Lamenté no haberlo repetido con la chica del hall. Entonces fue cuando decidí­ que la rubia serí­a la protagonista de este artí­culo…

Volví­ al hotel con la esperanza de que todaví­a estuviera allí­, necesitaba fotografias. Pero no, esta vez el hall no tení­a vida propia.

Cogí­ el equipaje y salí­ del hotel, esa tarde empezaba el Spanish Poker Tour y yo no habí­a merecido la clasificación en el satélite. En el viaje de vuelta a Alicante desarrollé mentalmente lo que iba a escribir.

Ya en casa, antes de que comenzara el torneo, llamé a José Javier, alias minicrack, para que me consiguiera fotos de la rubia. También me puse en contacto con mis compañeros de Poker10 en Castellón, para que me proporcionaran alguna.

Poco después la rubia hací­a un primer dí­a de torneo espectacular y lo lideró de principio a fin. Sí­, es ella, es Laura Cantero

Hasta ahora yo la conocí­a como la hija de Cantero, gran personaje, o como la mujer de Juan de Diego. Pero eso se acabó. Luis Cantero pasa a ser el padre, y Juan el marido, de Laura Cantero. Lo siento Juanzu, es lo que hay :_)

El dí­a 2 del torneo, de Everest, vuelve a ser protagonizado por «The Killer«, como la bautizan Iván y Miguel, los reporteros de Poker10, en el brillante seguimiento que realizan, aunque su mirada no es de asesina precisamente…

Laura termina como mega lí­der destacada.

El definitivo dí­a 3 empieza con una Laura Cantero pletórica hasta la mesa final, donde un par de jugadas la dejan al borde del ko, terminando en un brillante 6º lugar.

En las fotografí­as podemos observar los continuos y espectaculares cambios de imagen de esta jugadora que tiene una tienda de poker en Madrid, Rekoppoker, donde vende libros que debe haberse leí­do :_) porque juega… peligrosamente.

Laura Cantero es una jugadora incómoda hasta aburrir, que disfruta resubiendo las apuestas y haciendo movimientos complicados postflop. Con una agresividad innata, capaz de meterte un farol en las tres calles… sin inmutarse, con una seguridad brutal. No te gustará tenerla en tu mesa sin posición, ni con ella.

Y parece buena chica…

Si fuese un tí­o, dirí­a que tiene unas pelotas como balones de fútbol (Amatos dixit).

Artículo anteriorCara y cruz para Ilari Sahamies y Phil Ivey en las mesas de Full Tilt
Artículo siguienteEl FBI confisca fondos de Allied System y de Allied Wallet