Inicio Actualidad de poker La víspera de la final del EPT Montecarlo se alargó demasiado para...

La víspera de la final del EPT Montecarlo se alargó demasiado para Álex Romero (9º) y Ramón Colillas (7º)

Álex Romero disfrutó se unas pocas manos en su primera mesa final del un EPT. Colillas hubiera sido premiado con un día más de juego en otras ediciones, pero su séptimo puesto ya no da pasaporte al último día de juego (En la foto, con Juan Pardo, Frogy, Willo y Steve Enríquez)

397

Años atrás, las mesas finales de los EPT se atesoraban casi inmaculadas para la últimas jornada de competición. Apenas se jugaban las manos suficientes para eliminar a un jugador y se premiaba a ocho candidatos con la liturgia de la sesión de fotos y la publicación de sus perfiles.

No habrá jugadores españoles en el día 5 del EPT Montecarlo, aunque sí que hemos tenido dos, Álex Romero y Ramón Colillas, en la mesa final. Es porque ahora se juega hasta que quedan tan solo seis sillas ocupadas.

El novato del Team Winamax Álex Romero celebró en un tuit su logro, consciente de que ocupaba la última posición en la FT y que quedaba mucho día por delante.

Las posiciones que daban acceso al día 5 no estaban lejos. Álex tenía 23bb y el stack de Colillas, que marcaba el corte, tenía 56bb.

En vez de recortar la diferencia, Alejandro se cayó más aún al pozo. El francés Cardot le escondió un full en guerra de ciegas dejando pasar el turn y el A del español fue a encontrar pareja en el river, a tiempo para pagar la fanta.

Lo poquito que se ahorró se lo quedó el chipleader Morten Hvam, que le pagó el push con QTs y volvió a dejar en evidencia el poco valor que tiene un A en esta mesa final.

No tardó la cosa en torcerse más aún para la Roja. Ramón flopeó dobles y check-raiseó en el river para intentar eliminar a Trofimov, al que le había caído set de JJ en el turn.

El brasileño Simoes le reventó ases a Yannick Cardot en un cooler que acercaba el día 5 a Ramón. El campeón del PSPC se fue a la cena rumiando la mejor manera de emplear sus 12,5bb para sobrevivir una eliminación más.

La oportunidad que se le abrió al regreso de la cena fue perfecta. Una apertura de Simoes, AQ en la SB y a robar, pero el miedo a encontrarse al brasileño por detrás no detuvo a Trofimov y sus 99, que se aisló desde BB.

El flip se fue para Bulgaria después de un flop KQJ, que parecía perfecto de no ser por los tréboles que tiñeron de negro las cartas. El turn fue el cuarto trébol, que ligaba color con uno de los 9 de Trofimov.

  • 7º Ramón Colillas 125.420€
  • 9º. Alejandro Romero 69.990€

La jornada final del EPT nos va a resultar descafeinada, después de todas las opciones que se nos abrían en la víspera.

En el 25k€ de tres días tampoco nos quedan caballitos, y eso que allí todavía restan 13 jugadores.

Como no, nos comimos otra eliminación sobre la bocina, la de Vicente Delgado (14º, 64.470€).

El único de los cinco participantes españoles en entrar en premios quiso farolear a Byron Kaverman en una mesa 9385J, intuyendo que el americano había llegado al river defendiendo una pareja de nueves. Estaba en lo cierto, pero la overbet de Codelsa no consiguió que la tirara.

Con más protagonismo en el último día de competición, este habría sido un muy buen EPT de Montecarlo para los nuestros.

Tal y como fueron las cosas, el listón queda más asequible para Barcelona. Solo hay que repetir un Super High Roller y ganar el condenado evento principal. Poca cosa.

Artículo anteriorRamón Colillas y Álex Romero están a un paso de la mesa final del EPT Montecarlo
Artículo siguienteEl recital de Marcelo Simoes en el ME certifica el dominio brasileño en el EPT Montecarlo, ¡y pica para Gurru!