Inicio Actualidad de poker Jamie Staples hace un llamamiento para salvar el poker en Youtube

Jamie Staples hace un llamamiento para salvar el poker en Youtube

170

Youtube y el resto de plataformas de contenido multimedia han conseguido cambiar los fundamentos del marketing dentro de la industria del poker.

El departamento de publicidad de la sala con más tráfico, Pokerstars, convenció a la directiva de la empresa para romper relaciones con las mayores estrellas del tapete y del deporte y ceder la representación pública de la sala a creadores de contenido como Jason Somerville y Jamie Staples.

Jugadores como Daniel Negreanu, Jake Cody o Doug Polk reservaron a Youtube una parte importante de su agenda. Por su parte, la plataforma ayudó a dar a concer al gran público a jugadores que nunca estuvieron bajo los focos del circuito o las nosebleeds online, como Andrew Neeme o Brad Owen.

Hoy en dí­a, es probable que el idilio entre poker y Youtube haya finalizado.

En una relación tan apasionada, la causa de la ruptura suele recaer en mayor medida en una de las partes. El culpable más evidente en este caso es Youtube.

A mediados de junio del año pasado, docenas de canales sobre poker fueron objeto de una censura feroz e indiscriminada por parte de la plataforma. Volaron los «strikes«, que es como Youtube llama a las advertencias por violar los acuerdos sobre contenidos de los canales. Al tercer «strike«, como en el béisbol, estás fuera.

El modelo de negocio de Youtube es simple. Ofrece una plataforma de gestión y reproducción de contenido multimedia a cambio de la inserción de publicidad durante el visionado. Para evitar contenido ilí­cito o de mal gusto, Youtube emplea un algoritmo que revisa los ví­deos y detecta violaciones del copyright y otras fuentes de problemas legales.

Por obra y gracia de una actualización del algoritmo, muchos ví­deos sobre poker fueron borrados, y otros tantos, desmonetizados, por lo que el autor del ví­deo pierde el derecho a recibir esos ingresos por visionado.

La comunidad hispana recibió información de primera mano sobre el problema cuando el canal de ZeroS, el youtuber con más seguidores en lengua castellana, tuvo problemas con mucho contenido de su canal y recibió dos de esos «strikes«.

Jamie Staples, que gracias a su notoriedad en las redes ha trabajado para Pokerstars y, actualmente, para partypoker, sufrió una purga por la que literalmente los ví­deos se borraban ante sus ojos mientras escribí­a estos tuits.

Las consecuencias, aparte de la inmediata duplicidad de material en otras plataformas a la que se refiere Staples en el tuit, fueron que muchos de los creadores quedaron desencantados de la plataforma, como Doug Polk o el propio ZeroS, que decidió centrarse en hacer streaming ví­a Twitch, ahora para Winamax.

Otros capearon el temporal y siguieron operando, con la confianza de que el problema habí­a sido puntual y no se volverí­a a sufrir nada similar. Craso error.

El algoritmo de Youtube ha vuelto al ataque. El pasado 8 de febrero, Brad Owen perdió cinco de sus ví­deo y recibió una advertencia sin que las razones para ello le fueran especificadas.

Staples ha decidido plantear una última batalla antes de dar la guerra por perdida y considerar Youtube un lugar donde el poker no es bienvenido.

El pro de party se ofrece voluntario para recopilar en una hoja de cálculo las recientes actuaciones del algoritmo de Youtube contra cuentas de temática pokerí­stica, para demostrar con datos y ante los máximos responsables de la plataforma que el contenido sobre poker está siendo catalogado erróneamente y se debe acometer una solución definitiva al problema.

El llamamiento es a todos los creadores de contenido de Youtbe que hayan visto alterados los contenidos de su canal por culpa de una supuesta infracción de las condiciones de servicio. Deben proporcionar todos los detalles a través del mail yt@jamiestaples.com.

Hasta el momento, en poco más de 24 horas, le han respondido 20 cuentas individuales que suman 731.000 seguidores y reportan la deshabilitación de un total de 82 ví­deos -aunque algunos ni se pueden ver, por lo que pueden superar ya la centena-.

De no entablarse una conversación seria sobre el tema, la migración a otras plataformas como Twitch, que ya es notoria, serí­a imparable.

Artículo anteriorARJEL destaca un llamativo repunte del poker en Francia
Artículo siguienteMacau reabre los casinos, pero no baja la guardia ante el coronavirus