Inicio Frikadas El estrafalario y polémico estilo de Bill Perkins en Twitch

El estrafalario y polémico estilo de Bill Perkins en Twitch

40

El poker ya está arraigado en Twitch, la página de streaming de cabecera de un amplio público aficionado a los videojuegos y a los e-sports. Empiezan a ser bastantes los jugadores que escogen esta ví­a para ganar algo de exposición, y uno de los últimos y, en realidad, más inesperados estrenos en la web ha sido el de Bill Perkins.

Apoyado en el poder de convocatoria de jugadores como Jason Sommerville, «ElkY», Jamie Staples o Doug Polk, el poker es raro que no ronde el top 10 de juegos más vistos a la hora de más tráfico en el lobby, y se mantiene relativamente activo en momentos de menor actividad.

Hasta ahora, la presentación del poker en Twitch es bastante homogénea. Ortodoxa, podrí­amos decir. Una pequeña ventana con el jugador frente a la pantalla, un marco en el que se mezcla atractivo gráfico e información y las mesas en grande, ocupando la mayor parte de la emisión.

O al menos era así­ hasta la reciente llegada del extravagante millonario emperrado en poner en peligro la vida de sus amigos con prop bets extremas. Debutó en septiembre de manera muy clásica, jugando un torneo del WCOOP, pero Perkins no ha dudado en trasladar su peculiar estilo a Twitch y sus últimas emisiones las ha grabado desde la cubierta de su yate, anclado en las Islas Ví­rgenes.

Por sí­ solo, el hecho de emitir varias partidas de No Limit Hold’em y Pot Limit Omaha 50$/100$ desde la cubierta de su yate ya serí­a un factor bastante distintivo y que darí­a que hablar. Pero la cosa no se quedó ahí­. También hubo espacio para la polémica, y no precisamente frí­vola. Después de estrenar su canal con duelos contra Ike Haxton o Jeff Gross, programas más elaborados, ha pasado a improvisar alguna que otra sesión, sin pensar demasiado en lo que estaba haciendo.

En sus últimas sesiones, Perkins se ha hecho acompañar de su hija, menor de edad, encantada de curiosear en el chat y de verse en pantalla. El problema es que Perkins comentaba el juego con ella, le hablaba sobre poker y le hací­a comentarios de tan poco gusto como «Mira, mira como tu padre va a farolear 8.000$». La mezcla de ese tipo de comentarios con la presencia de una menor no dejaba muy buen cuerpo, la verdad.

En el plano pokerí­stico, lo que sí­ fue curioso fue conocer más de cerca la idea que tiene Perkins del poker. Si nos fiamos de sus análisis a vuelapluma y de las jugadas que mostró en la mesa, se desmonta un poco la idea de de jugador agresivo y capaz que dejó en programas como High Stakes Poker. Bill es más bien del tipo casinero, y dejó bien claro, de viva voz, que ve el poker más como un juego de azar que otra cosa.

Por si la curiosidad no fuera suficiente, Perkins se sacó de la manga una curiosa promoción para conseguir suscriptores. Tiene pensado sortear una entrada a la PCA Bahamas entre ellos, aunque aún no se conocen las condiciones.

Sus conexiones desde el Caribe, cortas pero llenas de momentos polémicos, han respondido al perfil baller que cultiva el millonario, y han dado muestra de que su canal será una oferta muy distinta a lo que hay por ahí­. Para bien o para mal.

Si no retorna a los inicios, con emisiones temáticas que promocionaba en Twitter, va a ser complicado que Perkins mantenga una agenda habitual en Twitch. Vamos, que le pillaremos por suerte o si activamos las alertas y estamos atentos al mail. Pero si quieres hacerte una idea de cómo han sido estas últimas conexiones, en la sección de ví­deos tiene uno de 28 minutos en el que se aprecian todos los puntos que te hemos comentado.

Artículo anteriorJustin Bonomo deja escapar el Super High Roller del ACOP frente a Yuan Li
Artículo siguienteLittleLettuS gana el Fat Tuesday en PokerStars