Inicio Actualidad de poker El affaire Lew-Adelstein, a la altura de los mayores escándalos por trampas...

El affaire Lew-Adelstein, a la altura de los mayores escándalos por trampas en el póker (y II)

El escándalo del casino Hustler ha despertado muy malos recuerdos en la comunidad, que a estas alturas ya ha añadido el famoso J4 a la imaginería más macabra de la historia del póker.

267
Introducción

El ruido mediático que se ha generado alrededor de las acusaciones vertidas por Garrett Adelstein alrededor una polémica mano emitida por las cámaras del streaming en directo de las partidas de high stakes del Hustler Casino sitúa este incidente entre los más memorables de la historia negra del póker.

El call con J alta de Robbi Lew, una jugadora sin experiencia en partidas de tan altos vuelos, en un bote de más de un cuarto de millón de dólares, hizo saltar las alarmas en la cabeza del que muchos consideran el mejor jugador de cash NLHE en vivo de la actualidad.

Las aparentes contradicciones en sus explicaciones de la mano y la voluntad de devolver el dinero, situaron de inmediato a Lew como culpable a los ojos de la audiencia más casual, pero luego decidió defenderse de las acusaciones y consiguió generar diferentes corrientes de opinión.

Un nuevo suceso, el robo de fichas por parte de un empleado del Hustler durante la partida y todas las implicaciones de ese acto ha terminado de desquiciar a Adelstein, que ha decidido señalar en un comunicado a varios miembros más de lo que considera una conspiración para robarle con trampas.

La tragicomedia en la que se ha convertido el caso Adelstein, sin que todavía se haya logrado demostrar la existencia de un fraude, lo sitúa ya a la altura de los mayores escándalos que rodearon a los mayores tramposos de la historia del póker, algunos muy difíciles de olvidar…

Los falsos reporteros

España fue el país donde saltó a la fama un jugador alemán de origen turco Ali Tekintamgac, que se proclamó campeón del WPT Barcelona en 2010.

Una mesa final en el circuito italiano del IPT convirtió su victoria anterior en una racha que estaba dispuesto a continuar en el Partouche Poker Tour, un evento que tenía un garantizado que aseguraba más de un millón de euros para su ganador.

Sin embargo, Tekintamgac fue descalificado por la organización después de revisar las cintas de seguridad que demostraron que el alemán era la cabeza visible de un equipo de estafadores que colaban falsos reporteros en los torneos para que espiaran las cartas de sus rivales e informaran con señas a su jefe.

Las sospechas sobre los procedimientos de estos estafadores ya habían provocado su expulsión del EPT Tallinn, pero eso no les refrenó para intentarlo de nuevo en Cannes.

Tekintamgac acabó en prisión.

Los asaltantes nocturnos del Hotel Arts

Durante la disputa del EPT Barcelona 2013, jugadores de la talla de Jens Kyllönen e Ignat Liviu denunciaron presuntas intrusiones en sus habitaciones.

Según contó el finlandés en los foros de 2+2, al retirarse del casino y subir a descansar se encontraron con que la llave electrónica no les abría. La sustituyeron en recepción y comprobaron que les faltaban los portátiles. En lo que tardaron en denunciar el robo a la seguridad del hotel, los ordenadores estaban de vuelta en su lugar original.

Los afectados sospechaban que se trataba de un intento de contaminar el software de su PC con algún tipo de troyano para robarles las contraseñas de sus cuentas online.

Años más tarde, las investigaciones de la policía concluyeron que el pro danés Peter Jeppsen había montado una banda que se dedicaba a instalar un virus en los portátiles de jugadores de high stakes que le permitía ver las cartas del jugador que usaba el portátil infectado.

El busto de Johnny Lodden

Los más jóvenes entre los aficionados al póker en nuestro país apenas conocen a Johnny Lodden por ser el jugador que se come el mítico farol de Adrián Mateos camino de su triunfo en el Main Event de las WSOPE.

Sin embargo, Lodden fue una de las primeras grandes estrellas del póker online, cuando las primitivas primeras salas como Prima Poker empezaron a permitir partidas de high stakes.

Uno de los duelos más míticos de aquella época tuvo lugar entre «bad_ip», el histórico nick de Lodden, y «TiltMeNot», que era el que utilizaba por aquel entonces Patrik Antonius.

En lo más encarnizado de la batalla entre estas dos leyendas, un jugador que se hacía llamar «Fast_Freddie» empezó a hacerles frente. Sus partidas se hicieron habituales y «Fast_Freddie» convenció a ambos rivales para contactar a través de MSN Messenger, una herramienta muy popular en aquellos tiempos, a pesar de su vulnerabilidad a los hackeos.

Este estafador infectó los ordenadores de ambos con un virus para ver sus cartas. Patrik Antonius supo detectar el problema con rapidez. Se compró un ordenador nuevo y, en ese momento, el estafador renunció a seguir jugando contra él.

Sin embargo, Lodden tenía ciertos problemas con la gestión del tilt, y a pesar de que compartió con algunos amigos las sospechas de que algo raro pasaba con aquel rival, siguió intentando recuperar su dinero hasta que le voló gran parte de su banca.

Por culpa de eso, Lodden no llegó a ser pieza clave en la era de los nosebleeds, como sí lo fue Antonius.

El ganador del Main Event del WCOOP descalificado

En fechas tan lejanas como 2001, los nicks de los ganadores de los torneos online más importantes del año ya pasaban a formar parte de del santoral del póker en cuanto se terminaba la última mano del heads-up.

El Evento Principal del WCOOP 2007 tenía un premio de 1,2 millones de dólares. El ganador resultó ser un desconocido, «The_VoiD», y los foros y los chats de póker enseguida se pusieron a la tera de intentar averiguar lo posible sobre su nuevo ídolo.

Las dudas sobre la legitimidad de la cuenta no tardaron en aflorar, sobre todo porque el registro para este torneo era el único que figuraba en su sesión, y llegaba después de pocos e infrecuentes registros en otros torneos de muchísimo menos precio.

Esta vez, el equipo de seguridad de Pokerstars estuvo más rápido que los rumores, y la noticia de la descalificación de «The_VoiD» fue hecha pública antes de que el raíl sacara la lupa.

Se corrió la voz de que el motivo de la descalificación era un problema de multicuenta, y que la propietaria del nick no era otra que la hermana del pro británico Mark Teltscher.

Tanto Natalie Teltscher como su hermano emprendieron acciones legales para intentar recuperar el premio, pero acabaron por retirar las demandas.

Las señas de Pasqualini y Rossi

El Partouche Poker Tour, que ya nombramos en relación al jugador alemán Ali Tekintamgac, ha sido sin duda el circuito más azaroso de la historia del póker europeo.

En su última edición, a la vista de un costoso overlay, el organizador intentó desdecirse del garantizado prometido durante toda la promoción del evento, un acto digno por sí mismo de un lugar en esta vergonzosa lista.

Sin embargo, Partouche acabó reculando y honró los 5 millones de euros prometidos. Nada le iba a salvar ya de la mala prensa por su actuación, y el PPT estaba condenado a la extinción, pero aún faltaba un clavo en su ataúd.

Un portal francés desenterró un vídeo de la final del PPT en 2009 para exponer una probable colusión entre dos jugadores franceses en la mesa final. Cedric Rossi y Jean-Paul Pasqualini se pasaron señas durante toda la partida y consiguieron repartirse 2.300.000$ al alcanzar el heads-up después de manos como un fold con AK de Rossi siendo shortstack tras recibir las señas de que su cómplice llevaba AA.

En el artículo original aún está el vídeo que intentaba demostrar las trampas de los jugadores. Pasqualini intentó negar que conociera a Cedric Rossi, justo ante la misma reportera que le hizo una entrevista en la final en la que se mostraba «encantado de llegar a la mesa final con mi buen amigo Cedric».

Artículo anteriorEl affaire Lew-Adelstein, a la altura de los mayores escándalos por trampas en el póker (I)
Artículo siguientebusti_ryoma consigue una doble corona online para España en PokerStars