Inicio Resultados de poker Crónica del CEP de Malaga

Crónica del CEP de Malaga

113

Málaga tiene un color especial ¿O era Sevilla? Bueno, da igual, estamos en Andalucí­a. Sigo. Málaga tiene un color especial y ese color es el verde Pelayo. Jorge Mena, uno de los jugadores más simpáticos del circuito, se llevó el CEP de Málaga en un final agónico a las 6 de la mañana del lunes pasado.

Os parecerá raro eso de acabar tan tarde un campeonato de 200 jugadores y dos dí­as, pero hubo varios problemas de organización. El primer problema nos lo encontramos a las 16:30 de la tarde del sábado. Llego a la recepción del casino y a mi mente viene la imagen de la puerta del Corte Inglés el primer dí­a de rebajas ¿Tan difí­cil es acreditar a 200 jugadores? Se me ocurren muchas soluciones para vaciar esa aglomeración, pero como nadie me va a hacer caso ni las comento.

A tomar un café por que ahí­ de pie no pinto nada. Comenzamos con 90 minutos de retraso. Si, si, no me he equivocado, y yo me quedé sin siesta. En mi mesa Santi Torres «The Catalan» en la posición 5, yo en la 8, Vidal en la 9, Pablo Carretero en la 10 y uno o dos jugadores más. Vamos a jugar mesa corta durante un rato. Se va llenando poco a poco hasta que la completa Raúl Páez en la posición 2. Menuda risa te entra cuando te ves enfrente a un tipo que va por medio mundo pegando sablazos en todo tipo de torneos.

En dos CEP hemos coincidido Santi y yo y en las dos nos han sentado juntos. La verdad es que nos lo pasamos bien y se hace muy ameno, por que es un tipo al que le gusta comentar las jugadas y la partida se hace bastante didáctica. Si además añadimos algunas bromas, pues mejor que mejor. Vidal se puso bastante gordito y dominaba la mesa. Dejó muy tocado a Páez y también despachó a Santi en el último nivel.

En ese nivel nos mandaron a Jorge Mena que, aunque corto de fichas, le plantó cara a Vidal y terminó el dí­a sobre la media de 19.000. Vidal terminó con más de 100.000. Por suerte, al dí­a siguiente se volví­an a sortear las mesas de los 91 supervivientes y tení­a un 8 a 1 de que nos separaran, como así­ fue. Termino el dí­a con 16.500 que no está mal.

Aquí­ se produjo el segundo problema de organización. Al empezar el octavo nivel a eso de las 12 nos informan que es el último del dí­a. Caras de sorpresa, se han equivocado, querrán decir un descanso… Pues no, parece ser que por un problema sindical de los crupieres no pueden trabajar más. Podrí­an haberse ido a casa a entrenar, por que en general el nivel de los crupieres era bastante bajo, eso si, por lo menos eran simpáticos y amables. Recuerdo perder una eternidad para hacer un bote paralelo de cuatro jugadores con un restado por 425 fichas ¿Complicado, no?

Leo Margets encabeza una protesta. Más que protestar lo que hizo fue pedirle explicaciones a Basilio y que nos asegurara el mantenimiento de la estructura prevista, por que el dí­a 2 podrí­a hacerse eterno, como así­ fue. La cosa no pasó a mayores y nos fuimmos a debatir sobre el tema compartiendo unos espirituosos.

Por problemas de espacio no puedo incluir la crónica del «evento paralelo nocturno», pero a modo de resumen os contaré que el triunfador de la noche también fue Jorge Mena. Ya se palpaba que al dí­a siguiente iba a triunfar. De mi, cuentan que tengo duende para el pasodoble que me marqué con Carmen, entrevistadora de Eurosuperpoker, pero tengo que depurar algo mi técnica. Eso quedó patente por que a continuación se marcaron un baile «The Catalan» y Vanessa Garcí­a-Pelayo que, por si no lo sabéis, en su dí­a fue danzarina profesional.

El dí­a 2 sí­ que fuimos puntuales y estuve toda la tarde desarrollando una labor de mantenimiento: robos, rerrobos y poco más. Nunca llegué a pasar de las 30-35.000 fichas. En mi mesa Ibra, Jack2 y, más tarde el bueno de Daniel Ventura. Muy buen jugador que acabó 16. También lo pasamos bien, sobre todo las risas con Jack2. La mejor jugada: Ibra me sube estando yo en ciega grande. Me lo pienso, le miro, me lo pienso, le miro y le comento «¿Te puedes quitar las gafas? Es que no te veo los ojos». Tiro mi 4-8.

Jugada dedicada a Tizona. Intento robar con 6-7 off metiendo la caja. El inglesito de la ciega me quiere con TT. Craso error, chaval. Con tranquilidad, sin nervios. El bad beat se completa en el flop: 67J. El 8 del turn le da tropecientas mil outs, pero sale un 5. Antes de la cena me traen a Vidal y a Mena dos y tres puestos a mi izquierda ¡Pa hincharme a robar, oiga!

Finalmente caigo en la posición 27, cerca de los premios, pero tení­a que habermela jugado antes ¿Qué más da quedar 27 ó 34? En general, contento y mucho más después viendo como se desarrolló el torneo. Mena no avandonó las primeras plazas hasta que se planta en la mesa final en tercera posición.

Mientras, el paralelo se lo embolsaba «Kokoliso», el muy cachondo, ganándole el mano a mano al también cachondo José Luis Cordero Sevillano. Tuvo que ser para mondarse de risa. Nuestro Pelayí­n José Márquez «LOGRO22» tocó pelo al quedar quinto (de Cruzcampo, claro).

Las manecillas del reloj digital tienen agujetas y nosotros tenemos que ponernos pegamento en los párpados. La tensión acumulada de dos dí­as de juego (las copas del sábado no) me viene de golpe. Suerte que llevé turrón de mi tierra para amenizar la velada, por que me vino de cine para el bajón de azucar de rigor. Lo llevo para que lo prueben y me zampo la mitad.

Mena goza del favor del público, es decir, es el que más amiguetes tiene en la sala. Cuando quedan cuatro va el último con diferencia (150.000 fichas). Dos de sus rivales tienen casi 500.000 y el lí­der más de 1.000.000. Empieza a desarrollar un juego agresivo y da la vuelta a la tortilla. Algunos dirán que tuvo suerte, pero está claro que para llevarse un torneo de este tipo la suerte debe sonreirte en momentos puntuales. Además, debes ser un gran jugador como en este caso.

Elimina al tercero con AA vs 82. Todaví­a no me explico como Alejandro López pagó ese all in de Jorge, pero hay que estar ahí­ tras tantas horas de juego para tomar esa decisión. 13.000 pavos consuelan a cualquiera. Se pactan 25.000 € para cada uno y se juegan los 5.000 restantes más la foto con el cheque.

Oscar Pelayo – Jorge Mena – Alberto Boal «The Jack»

En cuatro manos se resuelve el negocio. El holandés Marco Van Nosequé se queda pasmado cuando su escalera, llevando Q6, se ve superada por el full KT de Jorge. El escándalo que se monta en la sala fue digno de inmortalizarlo en el celuloide. La fiesta posterior, no. Este fue un precioso colofón a un fin de semana inolvidable para este que suscribe. Merece la pena ir a estos eventos pokeriles de vez en cuando.

Se están comentando mucho por los blogs (Leo Marguets, Conejoloko o Santi Torres, por citar algunos) los defectos de que adolece el CEP. Poco más hay que comentar, pero parece que el año que viene habrá cambios, entre ellos el aumentar las fichas iniciales a 15.000. A mi me gusta del CEP, además del ambientazo, el precio relativamente asequible de 660 € y el satélite que se juega los viernes.

Artículo anteriorPokerStars es el nuevo patrocinador de River Plate
Artículo siguienteHoy se deciden 2 puestos del equipo español para la WCP