Inicio Articulos Casino de Villajoyosa: crónica de una muerte anunciada

Casino de Villajoyosa: crónica de una muerte anunciada

224

Mientras me meto entre pecho y espalda unos estupendos churros en la mejor churrerí­a del mundo, a 500 metros de casa, me «desayuno» con ¿sorpresa? la noticia de que el Casino Mediterráneo de Villajoyosa cierra sus puertas. Deja en la calle a 121 trabajadores que pasan a engrosar las ya de por sí­ enormes cifras del paro.

Para que no se asuste el lector empezaré esbozando como está por Alicante el tema de los casinos. Hace unos 30 años se abrió el Casino de Villajoyosa que funcionaba de lujo, ya que atraí­a a jugadores de toda la provincia incluidos los tropecientos mil guiris que pululan por aquí­.

Hace unos años la misma empresa, Casinos del Mediterráneo, abrió como anexo el Casino de Torrevieja. Al ser anexo tení­a ciertas restricciones en cuanto a horarios y número de mesas gracias a esa legislación tan gilipollesca que regula todo lo relacionado con el juego. Nunca he ido y no sé como funciona.

En marzo de 2009 abrió sus puertas el Casino de Alicante situado en un enclave privilegiado en el puerto deportivo de la ciudad. í‰ste pasó a ser casino principal y los dos anteriores como anexos. En esos dí­as me compré una pala para ir cavando la fosa del Casino de Villajoyosa.

Los jugadores nos desplazamos, por cercaní­a y por la reducción de mesas, a la sede principal en Alicante. Las cifras no engañan, en el año 2009 en Villajoyosa se perdieron 14.000.000 de eurazos. Blanco y en botella: a cerrar tocan.

No sé las interioridades de la historia, pero desde fuera yo hubiese cerrado Villajoyosa al abrir Alicante y desplazar a gran parte de los empleados. No sé si eso se podí­a hacer y, por otro lado, algunos empleados de Alicante ya estaban en Villajoyosa. Por supuesto también suenan rumores de negocios inmobiliarios en el solar que deja el casino. Hotelazo que te crió. Algo totalmente lí­cito desde mi punto de vista, ya que la empresa que gestiona estos casinos no es un a ONG. Se creó para ganar pasta.

A parte de las cuestiones sentimentales que más adelante comentaré, el Casino de Villajoyosa tení­a una de las mejores salas de póquer de España. Permití­a organizar grandes torneos sin tener la sensación de estar como sardinas en lata. El único pero que se le podí­a poner es el trayecto de vuelta a casa a las tantas de la madrugada. A mi edad 30 kilómetros es mucho.

En el periódico comentan que la culpa es de la crisis y del juego online. Yo creo que el casino se cierra por la competencia que ha generado el Casino de Alicante.

Hay momentos que permanecerán en mi masa gris hasta que el Alzheimer empiece a pasar la aspiradora por las neuronas que me queden. No soy un tipo de lágrima fácil, alguno ya me habrá leí­do eso de «sólo he llorado tres veces en mi vida y dos lo fueron de risa». Ahí­ va mi lagrimón simbólico.

Mi primer torneo en vivo: Con tan solo 3 meses jugando online y habiendo ganado torneillos de cuatro reales, me voy el dí­a de Reyes de 2007 a desvirgarme. Mi experiencia ya la relaté en un foro y nos pudimos reir bastante.

Mi primer ridí­culo en vivo: En ese torneo, bisoño que era uno, casi me autoelimino. Yo llevaba AA y el rival AK, sale una K en el flop y acabamos allin. No mejoramos ninguno de los dos y yo, ni corto ni perezoso, me levanto dándole la mano al rival pensando que habí­a ganado él y yo me iba a la calle. Aplaude toda la mesa hasta que un jugador dice «has ganado túcon pareja de Ases». Imposible esconderse. Le pedí­ disculpas al inglés de AK en español, inglés, gallego, francés y arameo clásico.

Mi segundo ridí­culo en vivo: En la siguiente mano estaba en ciega grande y nadie sube. Como estaba recogiendo las fichas tiro mis cartas. La crupier me avisa de que puedo jugar. Comentario lógico: ahora ya sabéis que voy cargado. Pues casi me llevo la mano con J3.

Mi primera crupier: Esto es como una primera novia, nunca se olvida, aunque creo que ella si lo habrá olvidado. Nuestra relación no empezó muy bien por mi condición de bocazas profesional. Ese dí­a aprendí­ que el que manda en la mesa es el crupier y que, normalmente, sabe más que tú. No te olvido… Ely, todaví­a conservo los pañales.

Un sit para partirse: En un Open jugamos un sit Julio Dí­az, Santi Torres, Juanma Liceras «Hikiko», servidor y 6 más. Nos reí­mos tanto que incluso uno de los jugadores se retiró. Impagable. Bueno, si que me pagaron porque quedé segundo.

Mis primeras mesas finales: Eso tampoco se olvida, en especial aquel segundo puesto. Una pena no haber conseguido la famosa palmerita, pero espero conseguirla en Alicante.

Mis trayectos: Como les pillaba de paso, he tenido de chóferes a macolis, Richar y Taxi9. Las conversaciones con todos ellos han sido muy enriquecedoras. Ahora que lo pienso, las conversaciones me daban igual, a mí­ lo que me interesaba era no tener problemas con la pasma.

Antonio Richarte: Ya he comentado alguna vez que si buscas en el diccionario la palabra «señor», aparece la foto de Richarte. Es una de las personas que primero se percató del potencial del póquer para los casinos y que más ha hecho para que los jugadores nos sintamos a gusto. Por suerte sigue en Alicante y un claro ejemplo es el torneazo mensual que tenemos y el trato que recibimos.

En fin, creo que con dos casinos en la provincia tenemos más que suficiente, aunque 121 personas no piensen lo mismo. Un abrazo a todos ellos y les deseo que encuentren trabajo rápidamente.

«No hay nada tan cierto en el mundo como la muerte y los impuestos». Benjamin Franklin esto último, el resto er Periquillo.

Artículo anteriorHigh Stakes Poker 6 episodio 6
Artículo siguienteDositeo Núñez ‘Dolcemoney’gana el último paquete de $900 para la Etapa#3 de la Liga 888 Poker La Toja