Inicio Resultados de poker Antonio Esfandiari liderará la mesa final de ‘The Big One’

Antonio Esfandiari liderará la mesa final de ‘The Big One’

63

 Cada vez queda menos para conocer el ganador del premio más grande entregado en un torneo de poker. El ganador del «The Big One for One Drop» se llevará más de 18 millones de dólares. En apenas 24 horas sabremos su nombre.

El día de hoy comenzaba con 37 jugadores todavía en pie, de los cuales sólo podían quedar 8, es decir, los que formarían la mesa final. Al comienzo del día el liderato corría a cuenta de Brian Rast, situación que manejó con puño de hierro, dominando la mesa donde le tocó sentarse. Supo aprovechar bien su ventaja en fichas en los niveles iniciales, consiguiendo ampliar su margen de ventaja que más tarde le sirvió de renta para poder conseguir el pase al día siguiente.


Brian Rast

Nuevas eliminaciones no tardaron en llegar. La primera, en la primera mano, corrió a cargo de Chamath Palihapitiya, que short stack decidió empujar sus 600.000 puntos con ck st ante el raise en UTG de John Morgan, que decidió pagarle con sa cq. El flop daba top pair para Morgan, pero al cerebro de Facebook se le abría proyecto de escalera, que ni turn ni river completaron.

Algo más tarde, llegaba la mano que dejaba fuera del torneo de un plumazo, a dos de los jugadores profesionales con más «pedigree«: Daniel Negreanu y Tom Dwan. El verdugo fue Mikhail Smimov, a quien se le aparecieron los dioses rusos, como poco. La mano en cuestión la abría Phil Galfond en UTG. Dwan en HJ hace «flat-call» con da satricky?«). En CO y con ha dt Negreanu empujó sus casi 400.000 puntos al centro de la mesa. La acción no se había acabado aún: Smimov, en el botón, decidió subir a 700.000 con su pareja de c9 s9. Claramente, Galfond vio que aquella no era su guerra, y se retiró, casi al mismo tiempo que Dwan anunciaba, lógicamente, all-in con sus ases, para ver como pagaba el hijo de la madre patria. Todo bastante standard, hasta que un h9 en el flop y el d9 en el river, daban poker de 9 al ruso, que se llevaba la mano, un gran bote, y mandaba a casa con las manos vacías a «KidPoker» y «Durrrr«.

Algo más tarde, el que cayó eliminado fue Gus Hansen a manos de Philipp Gruissem, en una lucha de botón (Hansen) contra ciega grande (Gruissem). El danés tras su apertura standard, y el 3bet de Gruissem, interpretó que estaba intentando defender su ciega, decidiendo así empujar todas sus fichas antes de las comunitarias con sj st para ver como su rival presentaba ha dk. Las comunes no ayudaron al Gran Danés, que quedaba así fuera del torneo.

 
Gus Hansen, comprobando que su rival tenía más fichas que él

El ritmo de eliminaciones continuaba «vivo«. Ben Lamb, Bob Bright, Dan Shak, Mikhail Smimov, Rick Salomon, Jason Mercier o Bill Perkins se unían a la lista de caídos, mientras que David Einhorn, presentaba sus credenciales al torneo, al ganar un bote importante a costa de Tom Marchese. El flop s8 hq s2 fue demasiado jugoso para Marchese, que con h8 c8 en la mano fue metiendo, y metiendo, sin saber que Einhorn tenía sq dq, es decir, trío mayor. Este bote dejaba a Einhorn en muy buena situación, tanto como comprometida era la de Marchese.

Tras la eliminación de Haralabos Voulgaris a manos de Guy Laliberté (que había puesto el Modo Matador: ON) quien había ligado una escalera en el turn con su c7 c6 dejando en nada las sq hq del americano, se llegaba a las dos últimas mesas, con un jugador por encima de los demás: Antonio Esfandiari, quien había ido acumulando muescas en la junta de su culata, hasta escalar a esta posición de privilegio. Sam Trickett, Brian Rast y el propio Guy Laliberté, le seguían de cerca en estos compases del día. 

Después del break de la cena, Cary Katz fue el primero en salir eliminado, tras el que vino un momento de calma, hasta que otra tromba de «KO’s» llegara a las mesas. En apenas unas manos, Roland de Wolfe, Frederic Banjout, Tom Marchese, Brandon Steven y Phillip Gruissem corrían la misma suerte. ¡Se llegaba así a la burbuja más grande de la historia! 

Ilya Bulychev pasará a la historia por el dudoso honor de ser el mayor «bubble-man» de todos los tiempos. En ciega pequeña decidió empujar sus 2,5 millones de puntos con dq d6 para ver como a Sam Trickett no le temblaba el pulso, y pagaba con ck h7. El board trajo un d7 y poco más, dejando así fuera del torneo, y de premios al jugador ruso.

 
El contrariado «bubble-man»

Los 9 jugadores restantes eran sentados en una sola mesa, en la que no tardó en caer un nuevo eliminado, dando así por concluida la jornada de hoy. Esta posición corrió a cargo de Mike Sexton, que se convierte así en el primero en pasar por caja en este «The Big One«. Antonio Esfandiari fue su verdugo que con dobles de s6 c3 eliminaba a Sexton que tenía dj dt en un board sa sj d3 d6 c8. El miembro del Hall of Fame se lleva así un premio de 1.109.333$.

Esto fue todo lo que dio de si el día 2 de este mayúsculo evento. Estas serán las posiciones y stacks que mañana los 8 jugadores ocuparán para jugarse «la tela» de verdad: 

  1. Guy Laliberté: 21.700.000
  2. Brian Rast: 11.350.000
  3. Phil Hellmuth: 10.925.000
  4. Antonio Esfandiari: 39.925.000
  5. Bobby Baldwin: 7.150.000
  6. Sam Trickett: 37.000.000
  7. Richard Yong: 7.475.000
  8. David Einhorn: 8.375.000


Antonio Esfandiari, un sólido líder

La mesa final, tendrá infinitos puntos de interés. Será divertido ver los enfrentamientos entre Phil Hellmuth y Brian Rast, quien hoy se las tuvieron «tiesas». También será divertido ver a David Einhorn, quien ya ha anunciado que destinará parte de sus ganancias a causas benéficas. Y por su puesto, los duelos entre los big-stacks, Antonio Esfandiari y Sam Trickett, a buen seguro que darán espectáculo a raudales. 

Así pues, mañana sabremos quién es el ganador del torneo más grande del mundo. Ya saben: si pestañean, se lo pierden…


Vaya pastizal!

Artículo anterior‘Davicius’ se clasifica para la final dominical de Rounder10 by PartyPoker
Artículo siguienteLa Asociación de Casinos se pone de parte del jugador online