Inicio Jugadores de poker Las amistades peligrosas de Sam Trickett

Las amistades peligrosas de Sam Trickett

57

Sam Trickett es un cabeza loca.

Es vox populi que el de Nottingham ha sido uno de los ballers que más ha contribuido a la economí­a de los night clubs de la Strip de Las Vegas. Para él más que nadie la capital del juego ha sido la ciudad del pecado.

En 2012 quedó 2.º en el Big One for One Drop. Ganó 10 millones de dólares y se fue de fiesta. En una sola noche se fundió medio kilo, nada menos.

Su ex, Natasha Sandhu, intentaba controlarle, pero nada. Era imposible. La noche confundí­a al bueno de Sam y no podí­a parar de quemar dinero.

Trickett ha cambiado de novia. Ahora está con la modelo Mieke Dockley y parece algo un poco más centrado. Desparrama, pero con ella.

Antes de San Valentí­n, se la ha llevado una semanita a Tailandia y ambos han compartido con sus seguidores de las redes sociales múltiples fotos de su romance.

Sus cuentas de Twitter muestran fotos de playa tan románticas como picantonas. Y es que Dockley no se corta a la hora de lucir palmito con muy poca ropa -o casi ninguna-.

Así­ felicitó a Trickett el dí­a de los enamorados…

Mieke Dockley en su dí­a favorito.
Mieke Dockley en su dí­a favorito. [Foto: Twitter]

El fan del Manchester United va madurando con el paso de los años… En declaraciones recogidas por Assopoker, ha dicho: «Me doy cuenta de que no puedo seguir viviendo de esta manera. Me compré un Ferrari por 275.000 libras esterlinas y ahora vale solo 150.000. En 18 meses he pedido 125 libras por un coche. Si no gano pasta en el Big One cada dos años, tendré un serio problema para poder mantener mi estilo de vida. Por suerte soy un tipo muy orgulloso y no quiero dar un paso en falso en mi vida».

Le va a costar, ya que Trickett tiene dos «amistades peligrosas«, que le pueden llevar a la perdición económica. Son sus antaño í­dolos, Phil Ivey y Patrik Antonius, dos ballers de los gordos. En los últimos tiempos, Trickett ha estrechado sus lazos de amistad con ellos, lo que ha incrementado considerablemente sus gastos… En particular, se ha hecho muy amigo de Ivey: «Con él lo paso muy bien. Ambos sabemos cuánto dinero tenemos y cuánto nos jugamos. No hay secretos entre nosotros». Aun así­, sabe que Ivey es más baller que él: «Cuando Phil me dice que va a jugarse cifras importantes, intento frenarme».

Trickett está viviendo en una nube: «Phil y Patrik siempre han sido mis í­dolos. Por eso, ahora todo es muy cool». (Aquí­ iba a traducir cool por chachi, pero me he cortado :).

La madurez es algo que les entra a los ballers, muy poco a poco, mientras tienen dinero, o muy rápido, como un bad beat, cuando bustean. Trickett lleva ganados premios en torneos por valor de más de 20 millones de dólares. No sabemos lo que habrá ganado jugando cash en vivo. Aun así­, lo que está claro es que le gusta ser un baller.

Artículo anteriorSigue en vivo el CEP Barcelona
Artículo siguienteA las 21:00, Clase de análisis de MTT con Fernando Carmona y torneo de la Liga