Inicio Salas de poker Las mentiras de Full Tilt a Alderney

Las mentiras de Full Tilt a Alderney

11

Sigue el culebrón entre Alderney y Full Tilt Poker

La Alderney Gambling Control Commission sigue con su activa campaña de lavado de imagen. Sus últimas acciones parecen siempre encaminadas a remarcar su independencia respecto a Full Tilt Poker y a destacar su inocencia y la culpabilidad de esta última. Su portavoz, André Wilsenach, director ejecutivo de la AGCC, lleva ya unos cuantos dí­as realizando declaraciones en esta dirección, aunque parece que está consiguiendo todo lo contrario.

Su última comparecencia ante los medios de comunicación ha tenido lugar en la Global Gaming Expo de Las Vegas. Como siempre, sus declaraciones no han dejado a nadie indiferente.

Wisenach ha tratado de escudarse en los rudimentarios procedimientos informativos de la Comisión. Sobre ellos, el ejecutivo ha aclarado que cuando la AGCC solicita información a sus operadores, confí­a en su buena voluntad y en su sinceridad. No realiza mayores comprobaciones, ya que la relación entre los operadores y la Comisión se basa en la confianza mutua.

Partiendo de esta aclaración sobre los procedimientos informativos, Wisenach ha comentado que tras el Black Friday , Full Tilt mintió en repetidas ocasiones a la Comisión. En primer lugar, los responsables de la sala comunicaron que la empresa era plenamente solvente y que no habí­a problema alguno para realizar las devoluciones de dinero a los jugadores. Así­ mismo, Wisenach ha comentado que la dirección de Full Tilt envió a la Comisión informes financieros manipulados que confirmaban la existencia de dinero para afrontar los pagos valorados en 300 millones de dólares.

Por otra parte, Wisenach ha explicado algo que todos nos preguntábamos: ¿Por qué Alderney aceptó las peticiones de Full Tilt de comparecer en privado durante las audiencias? De cualquier forma, su respuesta no es muy satisfactoria. El directivo de la Comisión ha indicado que esta aceptó las solicitudes de la sala para evitar que saliesen a la luz determinadas informaciones que podí­an comprometer aún más su situación en los EE. UU.

Tras conocer las declaraciones de Wisenach, la imagen de Alderney es cada vez peor. Difí­cilmente se entiende que sus procedimientos informativos se basen únicamente en la palabra de sus clientes y carezcan de fuentes alternativas de investigación. Además, la razón expuesta para justificar las audiencias privadas, más que resaltar la inocencia de la Comisión, hace pensar en su complicidad. Quizá lo mejor sea que Alderney se aparte del caso. En principio, poco puede hacer ya, después de haber revocado la licencia de juego de Full Tilt

Artículo anterior‘***** ***’ gana el $215 Sunday Supersonic y 28.601$
Artículo siguienteRox Poker abre la mano al software de apoyo