Inicio Resultados de poker Se acerca la mundial, y no hablo de fútbol

Se acerca la mundial, y no hablo de fútbol

162

No, no me he equivocado al escribir el artí­culo «la» y menos estoy hablando de fútbol. El WSOP® 2006 se acerca, y a pasos agigantados. Faltan sólo tres meses (los satélites y la acción en vivo empiezan el 25 de Junio) para que este esperado evento anual congregue a infinitas celebridades del Póquer como a personalidades del mundo del espectáculo con nada mejor que hacer con su dinero (un deleite fue ver a Shannon Elizabeth en el 2005).

Quien guste del Póquer tanto como quien les escribe, y perdónenme la analogí­a, espera este evento como los hinchas de Maradona esperan que adelgace y agarre su segundo aire (grande Diego!).

El 2004 Greg «Fossilman» Raymer se llevó a su hogar la no despreciable suma de $5.000.0000 dejando a David Williams con las ganas y con su full derrotado.

Pasó un año y el 2005 llegamos a la mesa final llenos de desconocidos (perdón, casi, no podemos decir semejante obscenidad del profesional Mike «the Mouth» Matusow) y en el heads-up finalmente Joseph Hachem luego de 5.600 jugadores, 10 dí­as de juego y 32 capí­tulos en ESPN derrotó al siempre agradable Steve Dannenman llevándose $7.5 millones a Australia.

Cuando ya empezábamos a pensar «¿Cómo diablos gastas $7.5 millones?» nos llega la noticia de que este año, lean bien, el ganador se llevara un aproximado de $10.000.000, y pongo todos los ceros para que parezca aún mayor… esta bien, quizás soy un poco populista, lo arreglo, ¡$10 millones!

Si ya te animaste y estas pensando en participar, no te preocupes, solo tendrás que superar a unos 8.000 jugadores (no todos ellos animados por este artí­culo, pero quiero creer que a los menos la mitad) por lo que abróchate el cinturón, comprate tus gafas de sol, mirate al espejo y empieza a practicar tu Poker face (cara de Póquer), que este año, el WSOP se acerca más apasionante que nunca.

Enviada por patchdiaz

Artículo anteriorEl Small Town Poker Tour visita Dinamarca
Artículo siguienteSeguridad en todos los sentidos (más allá de lo que se imaginan)