Inicio Actualidad de poker WSOP 2021 día 42: Día redondo para Javier Górgolas y para el...

WSOP 2021 día 42: Día redondo para Javier Górgolas y para el Main Event de las WSOP

55

Superadas las crisis sanitarias, los problemas burocráticos y el pesimismo inicial, el Main Event de las WSOP 2021 ha resultado ser un torneo redondo.

Lo más redondo de todo son sus premios, que van a alcanzar a 1.000 personas, y van a recompensar al campeón del torneo con 8.000.000$, aportados por 6.550 registros totales. Otra redondísima cifra a considerar son los 15.000$ de la minicaja.

Esto no significa que no haya habido problemas, alguno bastante grave.

Por suerte, los súbitos ataques de timidez de la aplicación móvil empleada para hacer los registros y que han emborronado la experiencia del jugador en algunas de las primeras jornadas del festival no han afectado no se han repetido en el Main Event.

Los episodios de venta de falsificaciones de certificados de vacunación, que han afectado a jugadores de póker y a deportistas profesionales de EE.UU. tampoco han emborronado estas alturas de festival.

El registro tardío, ampliado por primera vez hasta el inicio del día 2 tampoco le gusta a todo el mundo, aun que tampoco ha provocado los tirones de pelo que supondría añadir una recompra, por ejemplo. Ese día, que alguno sospecha que llegará, volarán sillas virtuales en las redes sociales.

Sin embargo, el conflicto con los «lammers» sí que ha desviado algo la atención de lo puramente competitivo.

Los «lammers» son unas fichas de casino específicas que se entregan a los clasificados vía satélite en vivo. Tradicionalmente, un regular podía ganarse las habichuelas jugando estos fields y vendiendo los «lammers» con un pequeño descuento a los jugadores que querían registrarse en algún torneo de las WSOP.

¿Un mal día en el festival? ¿Ningún torneo atractivo en el Strip? Siempre te podías quedar jugando satélites en el Rio, pues esas fichas tenían doble valor, como pago de un futuro registro o como moneda de cambio en los pasillos.

Este año, las WSOP decidieron aplicar una norma que impide que un jugador utilice los «lammers» para pagar un registro si no los ha obtenido él directamente en un satélite. Ha habido bastante drama hasta que Kevin Mathers ha trasladado el problemón a la dirección y se ha llegado a un acuerdo salomónico, por el que se permitirá un solo registro con estas fichas a quien no las haya conseguido por sí mismo.

Dado que la gran mayoría de los jugadores españoles que estaban invitados a participar en el día 2CEF llegaron hace menos de 48 horas a Las Vegas, todos tenían el certificado de vacunación en regla, no sufrieron más colas que las acostumbradas y ninguno de ellos traía en mente jugar ningún satélite, como si estos problemas no existieran.

Y sobre el registro tardío, ¿cómo no estar a favor? Así alguno pudo tener alguna horita extra para sacudirse el jetlag, bromeando sobre pasar al día 2 con el stack inicial.

Por todo eso, y por los resultados de la jornada, en la que solo causaron baja cuatro de los 13 españoles presentes en el Rio , este acabó siendo un día redondo en un torneo redondo.

Las bajas han sido las de Ana Márquez, David Altisent, Ramón Miquel Muñoz -el mejor clasificado de la víspera- y Borja Gross, doblemente lamentada en el seguimiento que está realizando Winamax del evento por su condición de Team Pro de la sala.

Borja se paró un rato con Alex Hernando para dejar claro que llegar hasta aquí fue un éxito, pues las situaciones de posible busteo le llevaban persiguiendo desde el día 1F. Le salvó hasta el descanso de la cena del día 2 la lógica prudencia con la que se juegan los stacks profundos en los niveles de dos horas del Main Event, pero…

«…la mano de la eliminación, me la juego contra el que consideraba era mi mejor rival de la mesa, tampoco un jugador brillante, pero sí que era el que más se enteraba de las cosas de mi mesa. Al final, la mano no tiene mucho misterio: con 40bb decido abrir el CO y me 3betea la BB. Aquí podía haber hecho solo call con mi AKo, pero al final decidí meterlas todas en el centro y me encontré con QQ sin encontrar mejoría. Poco que hacer«.

Cuatro bajas, nueve clasificados. El más destacado de hoy fue Javier Górgolas, al que aprenderás a reconocer en la foto que encabeza la crónica. El jugador madrileño no tiene grandes botes que narrar, sus 407.100 puntos han ido sumándose a su stack a un ritmo lento, pero continuado.

Otro nombre poco habitual en estas lides sigue siendo el de Lautaro Guerra, que sigue demostrando que las bases del PLO son válidas para defenderse en un torneo de Hold’em. 382.000 puntos así lo demuestran.

Ignacio Molina hizo todos los deberes el mismo día. A pesar de saltarse cinco niveles, Ignacio pudo comprobar en su archivo fotográfico que en los 275.800 que pudo embolsar en el día 2 solo había una ficha de 100 puntos de diferencia con las que embolsó el mismo día  en 2019. Pero esta no es la aberración estadística más llamativa del día.

Quien puede haber hecho un amigo para toda la vida es Leo Margets. Ayer, entre un field de más de 1.000 personas , y hoy, que con los registros tardíos subía a casi 2.000, le tocó sentarse la dos veces hombro con hombro con Ole Schemion. Lo único que cambió fue la posición, para equilibrar un poco el duelo. Vaya lotería de seat draw.

Leo será una de las shortstacks del día 3, pero con suerte ya no tendrá a «wizowizo» peleándole cada guerra de ciegas. O sí.

  • 37º. Javier Górgolas 407.100
  • 49º. Lautaro Guerra 382.000
  • 138º. Ignacio Molina 275.800
  • 260º. Ramón Colillas 210.000
  • 356º. José Jarráiz 176.500
  • 442º. Alberto Morales 147.800
  • 718º. Marta Miquel Muñoz 80.000
  • 721º. Óscar Montalvo 79.200
  • 735º. Leo Margets 77.200

La retransmisión de PokerGo decidió centrarse en la tradición, y eligió a Chris Moneymaker y Doyle Brunson como cabezas de cartel de las mesas televisadas.

La audiencia pudo despedir como se merece a Tex Dolly, en el que quizá haya sido su último Main Event, pero a Moneymaker va a costar horrores echarle del torneo. El impulsor del boom del poker, el primer ganador del Main Event salido de un satélite online, acabó nada más y nada menos que 11º en la clasificación del día, con 531.600 puntos.

Queremos destacar también la presencia en el top 100 de otro ex-campeón Qui Nguyen (479.100), acompañad de actores secundarios como Gianluca Speranza, Harrison Gimbel u Ognyan Dimov.

Más desconocido aún es el chipleader Conrad de Armas, autor de seis pinchazos en total para 50.000$ en premios en su carrera internacional. Y la mitad provienen en un deep run en el SHRPO de hace un par de meses.

Los pesos pesados quedaron más atrás, y aquí podemos nombrar a Barry Greenstein, Eli Elezra, Liv Boeree, Erick Lindgren o a los tres hermanos Mizrachi, Robert, Michael y Eric. O a más ex-campeones, como Joe Hachem, Hossein Ensan o Scott Blumstein.

Capítulo aparte merece Phil Hellmuth. Se avecina una nueva master class del uso del shortstack en estructuras casi inmóviles. Sabemos de sobra que es capaz de estirar sus 25.400 puntos hasta el infinito. A ver hasta dónde logran llevarle.

Artículo anteriornejro141 y Bambino$tyle levantan trofeos en Pokerstars.com
Artículo siguienteAustinW gana el Million KO de las Winamax Pokus y se lleva un premio de 76.237€