Inicio Actualidad de poker La verdad sobre el baneo de Sergio Aído en las WSOP

La verdad sobre el baneo de Sergio Aído en las WSOP

153

Sergio Aí­do no se cortó en ningún momento de la entrevista ni rechazó contestar ninguna pregunta.

Quizás una de las más comprometidas era la del asunto que le llevó a la palestra el verano pasado en Las Vegas cuando sufrió un baneo del Casino Caesars. Este año no ha podido jugar ningún evento de las WSOP, aunque espera que pueda resolverse para el futuro.

«Este año no he hecho amago de jugar nada. Supuestamente estoy baneado de por vida y estoy intentando arreglarlo, tengo bastantes esperanzas con que el próximo año ya pueda jugar de nuevo».

Sergio explica con detalle, también lo hizo hace poco con los compañeros de La Pareja de Ases, cómo se desenvolvieron los acontecimientos en la poker room:

«Fue el año pasado en el torneo Mini One Drop, justo el anterior al Main Event. Llevaba jugados unos 30 torneos y no habí­a hecho ninguna caja. No era muchí­simo dinero porque eran muchos torneos de 1k y 2k, pero aní­micamente estaba cansado. El Mini One Drop tení­a una entrada de 1.111$ y por aquel entonces en todos los torneos te daban x3 veces el buy in. Si te costaba 1.000$ te daban 3.000 fichas, si te costaba 5.000$ te daban 15.000 y si costaba 10.000$ te daban 30.000, como en el Main Event. Pero ese, como era un torneo benéfico, en vez de dar 3.000 fichas te daban 4.000. Era un torneo de recompras, yo me senté y empecé a jugar. No jugué ninguna mano en dos vueltas porque tuve todo basura y las ciegas debí­an estar en 100/200. Abrieron botón y yo fui all in con 99 en ciega pequeña. Me pagaron con AJ y perdí­. En ningún momento conté las fichas pero estaba seguro que eran 3.000, 15 ciegas. Como me habí­an pasado las ciegas un par de veces pensé que tendrí­a 12bb o 13bb. No las conté, sin más.

Cuando túte apuntas a un torneo te dan el sitio, túte sientas y ya tienes las fichas. Al hacer la recompra lo que te daban era una tarjeta con un sitio y unas fichas en una bolsa. Hice la cola, me dieron las fichas y me senté. En WSOP, al contrario del EPT, si llegas tarde en late register a un torneo, si no estás en ciega grande puedes postear o tienes que esperar a que te llegue la ciega grande. Puedes elegir. Cuando llegué allí­, el dealer me preguntó si querí­a postear y como me quedaban 3 o 4 manos para llegar a la ciega grande decidí­ esperar. í‰l empezó a repartir y yo abrí­ mi bolsa y vi que habí­a 4 fichas de 1.000 puntos. Pensé que me habí­an dado 1.000 de más, estaba casi seguro porque lo acababa de jugar. Ahí­ en el momento me equivoqué, porque debí­a haberle dicho algo al crupier y haber parado, pero como mi inglés no era especialmente bueno y ya estaban jugando la mano no querí­a interrumpir. Lo que hice fue coger la ficha y dirigirme al sitio donde me habí­an dado la bolsa. Cuando llegué, vi una cola muy grande y me dio pereza. Lo que hice fue metérmela en el bolsillo trasero sin pensar mucho. No pensé que iba a hacer con ella. No pasó por mi cabeza el meterla en ningún torneo porque no tiene sentido, con 1.000 puntos no vas a ningún sitio.

Volví­ a sentarme y se dio cuenta el crupier. «¿Cómo tienes 3.000 en vez de 4.000?» Y ahí­ me percaté de que la habí­a liado, pero en ese momento no me vi capaz de explicarme e intenté salir del paso diciendo que no sabí­a, a ver si por si casualidad me daban 1.000 puntos y se acababa el problema. Llamaron a uno de los floors y dijo que imposible, que me tení­an que haber dado bien los 4k puntos, que ellos no se equivocaban nunca. Miraron por el suelo pero estaba claro que no estaba allí­, yo no fui capaz de tirarla al suelo -ni lo intenté- o hacer algún chanchullo. Me dijeron que no me preocupase, que iban a revisar las cámaras. Yo miraba para arriba y decí­a «pues igual sí­ que me pillan». A los dos minutos, me levanté y le dije al jefe de sala que la tení­a yo en el bolsillo y que me habí­a equivocado, pensando que como mucho me echarí­an del torneo. Llamaron al director del torneo, que se puso en plan mafioso, que me echaba para siempre, que no querí­a volver a verme en un torneo suyo. Iba acompañado de uno de seguridad y no quise montar ningún show y dije que ok. Me devolvieron el dinero y me echaron»

Ojalá pueda volver a los eventos de las WSOP porque no dudamos que hay por ahí­ un brazalete que lleva su nombre en las próximas ediciones.

Artículo anteriorSergio Aido: ‘Ahora hay menos bancajes, pero más grandes’
Artículo siguienteSlowrolls que se convirtieron en bad beats