Inicio Actualidad de poker Una maratoniana mesa a tres da paso al triunfo de Jared Bleznick...

Una maratoniana mesa a tres da paso al triunfo de Jared Bleznick en la SHR Bowl 100k $ de Pot Limit Omaha de PokerGO

301

La popular marca de torneos de Poker GO, la Super High Roller Bowl, tiene desde esta semana una versión de cuatro cartas.

Este evento surgió a petición de los jugadores después del enorme éxito que tuvo el primer festival de PokerGO destinado por completo al PLO, de gratísimo recuerdo para la afición española a raíz del triplete conseguido por Lautaro Guerra el pasado mes de marzo en el Aria.

Precisamente, Lautaro y Kaju han sido los grandes ausentes en esta SHR Bowl, que ha sido encajada en el calendario entre un festival de Mixed Games y una nueva edición del festival de PLO, que empieza esta misma noche. No parece pues que nuestro experto en PLO vaya a defender su victoria en la general de hace siete meses.

La SHR Bowl PLO 100k $ contó con 38 registros. No faltaron los especialistas estadounidenses, que además de ser mayoría, aplastaron a la decena de jugadores europeos presentes en el Aria, con una honrosa excepción, Stephen Chidwick.

El torneo perdió al resto de representantes del Viejo Continente cuando Laszlo Bujtas cayó en 12ª posición. Todos los rivales de Chidwick eran norteamericanos después de que el argentino Michael Duek diera paso a la burbuja al caer en 9º lugar, y se tuvo que enfrentar a media docena de estadounidenses en el dinero cuando el último eliminado fuera de premios resultó ser el canadiense Daniel Negreanu.

Al terminar la jornada, el sólido liderato de Ike Haxton le despertó muy recientes recuerdos a todo el mundo, pues la situación era casi idéntica a la que terminó con la victoria del ex-Team Pro de Pokerstars en la Super High Roller Bowl VIII jugada hace unas semanas.

Siguiendo con la temática sobre la limpieza étnica, acabar con Chidwick resultó una ardua tarea para los locales. Las rápidas eliminaciones de Aaron Katz, Frank Crivello y Chino Rheem en el primer nivel del día 3 fueron dando paso a una fase mucho más igualada. Isaac Kempton seguiría compartiendo mesa con el trío de cabeza dos niveles más, pero encontrar al siguiente voluntario para avanzar en la clasificación resultó una tortura.

La mesa a tres se iba a prolongar más de seis horas. Se sucedieron largos periodos de dominio tanto de unos como de otros, y por el camino Jared Bleznick deleitaba a Haxton y a Chidwick con perlas dialécticas como asegurar que es el mejor jugador de PLO del mundo, espetar a ambos «no regalais una ficha, sois robots» o decir orgulloso «me suena lo que es el ICM pero no sé lo que significa, además me importan dos mierdas el ICM y los saltos de premios«.

El colmo del descaro, y de la poca empatía, fue que Bleznick utilizó dos extensiones de tiempo para abrir un par de sobres de cromos en directo, mientras Kempton estaba all-in. «Yo juego más rápido que nadie, no necesito estas fichas de tiempo«.

El karma no quiso castigar la arrogancia de Bleznick, y pese a todos estos llamamientos a ser castigado por los dioses del póker, Jared consiguió eliminar a Chidwick y remontar el arreón inicial de Haxton en el heads-up para destrozar sus sueños de doblete y hacerse con los 1.292.000 $ del primer premio.