Inicio Articulos La última bala me da el triunfo en el Paralelo del CEP...

La última bala me da el triunfo en el Paralelo del CEP de Valladolid

23

En primer lugar decir que no tení­a pensado escribir la crónica en PKPQ pero ya que Rizzato me lo ha sugerido y estoy muy contento con todo su equipo, me he animado.

El tema es que los asturianos decidimos desplazarnos hasta Valladolid para disputar el CEP. A pesar de que llegué al dí­a 2 nada más que duré una mano así­ que me decidí­ a jugar el paralelo. Habí­a gastado 250 euros en el satélite del jueves, 660 en el CEP y habí­a palmado 750 euros en cash así­ que el paralelo (220 euros de buy-in) era la última bala que tení­a en la recámara para no cerrar el fin de semana de manera lamentable así­ que iba a tratar de aprovecharla.

En la primera fase no pillé nada pero pude robar algún bote. La mano que más vida me dio fue la primera que pillé de ley, QQ. Ciegas 100/200 subo a 600 en MP y me paga el botón y la BB.
Flop Kc 2c 9 checkea la BB checkeo y el botón checkea.
Turn 7. La BB checkea y yo ya meto por valor 1.100 (en un bote de 1800), el botón se tira y la BB hace check-raise allin a 4.000 puntos o así­ y tras mucho pensarlo decido pagar. El tí­o muestra 88 y gano la mano.

El momento donde mejores cartas ví­ fue cuando quedábamos entre 13 y 20. En una mano elimino a un short con KK vs QQ y el la siguiente vuelvo a pillar KK y subo a 1.500. Un jugador con 12k me resube a 4k y yo decido meter la cuarta all-in. El tí­o hizo un gran fold de JJ.

Pero bueno ahí­ ya estaba por las 27k chip-leader de la mesa (mi mesa tení­a muchas menos fichas que la otra) y estaba manejándome bastante bien. Desde que quedaron 13 a 10 gané las ciegas una vez con 88 y poco más.

Entonces llegábamos a la mesa final. A mi izquierda Dope Alonso, un jugador que no conocí­a pero que juega muy bien, discí­pulo de Santi Torres. Más a la izquierda estaba el propio Santi Torres The Catalan un monstruo de jugador y muy agradable en la mesa y que además iba chip leader. Por el lado opuesto estaba Quinti, otro gran jugador con el que ya habí­a coincidido el año pasado en alguna mesa. Uno de los shortstacks de la mesa era Carlos Gutiérrez Guti que a pesar de no ser aún muy conocido a nivel nacional es un jugador de primera clase.

La verdad es que en la mesa final estuve un rato sin jugar nada porque no vi cartas y tení­a stack para poder esperar alguna vuelta. Cuando quedábamos 6 o 7 intenté robar aprovechándome de mi imagen tight. Con ciegas 600-1.200 y ante de 100 subo a 3.000 con Q10 a sabiendas de que Quinti estaba en la BB y me podí­a respetar. Mi error fue pensar que Quinti tení­a 15k o así­ y que podí­a foldear si me metí­a allin pero no me di cuenta de que tení­a sólamente 7k. í‰l me metió allin y tuve que pagar por odds. Mi error fue de lectura de stacks, un error graví­simo por mi parte aunque bien es cierto que fue el único que cometí­ en todo el torneo. Afortunadamente pinché el 10 y gané el bote de 19K para ponerme con 41k (si perdí­a quedaba con 22k aún sobre la media). La verdad es que lo sentí­ mucho por Quinti porque es un gran jugador y un gran tipo.

Bueno pues un poco más tarde los dos chip-leaders de la mesa chocaron como trenes de mercancí­as. En un flop Jd 9d 3 Jerónimo Salvador se envida con K8d y Santi Torres paga con QJ. Jerónimo gana el flip y se pone con unas 120k habiendo 216k en juego. Poco más tarde caerí­a Dope Alonso no me acuerdo exactamente cómo.

Estuvimos jugando un rato 4 handed hasta que los stacks estaban así­ de desiguales: Jerónimo Salvador 143k , yo 45k y Perlaoro y M. Ángel Alonso sobre las 14k. Entonces tuvo lugar un triple all-in entre ellos 3.

Jerónimo con A3 y Perlaoro y M.Angel con KJ y KQ. Jerónimo se impuso y llegaba al heads-up, yo con 39k y Jerónimo Salvador con 177k.

Por unos segundos se planteó hacer algún pacto pero dado que tampoco habí­a demasiada diferencia entre el primer y el segundo decidimos jugar.

En este punto tengo que alabar la buena actitud de mi rival ya que en todo momento estuvo dialogante y con gran deportividad como debe ser. Como digo partí­a con una clara desventaja en fichas, 4,5:1 (39k vs 177k), con ciegas 3.000- 6.000 (sin antes) se antojaba un tanto loterí­a pero con 216k fichas en juego estaba claro que la habilidad aún iba a ser un factor a considerar.

En la primera mano del heads-up y tras no ligar nada en toda la mesa final pillo AA, hago all-in pero no me paga. Podí­a haber jugado algo más tricky pero yo creo que es peor.
Unas manos depués cojo 32 en la BB, el rival completa y yo checkeo. Flop K 9 2, ligo el 2 pero bueno tampoco es gran cosa (a pesar de ser HU) y decido pasar, mi rival hace lo mismo. Turn 7 y meto 6.000, medio bote por si mi pareja puede ser suficiente y además hay muchos proyectos, el rival me paga. River 3. Pillo dobles. Sé que es una carta que no completa proyectos. Paso para intentar inducir a un farol de proyectos como 10-8 o 8-6 o incluso a algún intento de float en el turn. Mi rival mete 6.000 y yo le leo bastante fuerza. Pienso que puede estar «slowplayeándome» la K y por eso le check-raiseo all-in. í‰l paga y muestra QQ y yo me doblo con mis dobles, valga la redundancia.

Poco después pillo K10 y sólo completo en la SB, mi rival hace all-in y yo rápidamente leo debilidad y pago. Muestra 97 y no sale nada para ninguno y ya me pongo chip-leader para asombro de muchos de los espectadores.

Poco después y estando él ya short-stack hago allin con 107s y me hace un muy buen call con J5. De nuevo se impone la mejor mano y le doblo pero seguí­a mantetiendo el chip-liderato.

En la última mano él pega allin con KJ y yo pago con A3. Una vez más y al igual que sucedió en todos los all-ines del heads-up la mejor mano se impuso y de esta manera culminé la remontada y gané el paralelo del CEP de Valladolid.

Lo mejor de todo el torneo y del fin de semana en general es el ambiente que hubo. Salvo contadas excepciones se nota que prima la deportividad entre los jugadores. Se podí­a hablar en la mesa de cualquier cosa de forma distendida y se nota que hay un buen rollo increí­ble. Por supuesto de lo mejor también el equipo de Asturpoker que tiene un compañerismo impresionante.

Lo peor del torneo la dirección que sólo entre el dí­a uno del CEP y el paralelo me cambiaron 10 veces de mesa. En el dí­a dos menos mal que caí­ en la primera mano si no ya creo que en la segunda era cambio de mesa otra vez jeje. De todas formas lo peor de la dirección no fue eso sino su falta de preparación y su arbitrariedad en la toma de decisiones. La gota que colmó el vaso fue cuando en el medio minuto que paramos en el heads-up para intentar pactar me dijese que si querí­a lo jugaba él por mí­ que para lo que iba a hacer… .

Pero bueno hay que quedarse siempre con lo bueno de las cosas y pasar por alto estos detalles que no ensombrecen en absoluto el bonito espectáculo del poker.

Quiero finalizar dando la enhorabuena a todos los jugadores de la mesa final en general y a Jerónimo en particular por su gran papel y desear suerte a todo el mundo para las próximas ediciones.

Artículo anteriorJason Mercier vence en el evento #5 $1.500$ Pot Limit Omaha de las WSOP®
Artículo siguienteRake Chase PKPQ@NoiQ Poker de Junio: $25.000 de premios y regalo del PokerTracker 3