Inicio Actualidad de poker Tormenta en las High Stakes (II): Martin Zamani acusa a Bryn Kenney...

Tormenta en las High Stakes (II): Martin Zamani acusa a Bryn Kenney y a Sergi Reixach

A rebufo de Alex Foxen, Martin Zamani reclama sus cinco minutos de gloria y expone la red creada por Bryn Kenney para favorecerse de su trato con GGPoker y hacer trampas en otras salas, incluso contra amigos íntimos como Lauren Roberts (ambos, en la foto de PokerGO).

189

Alex Foxen fue extremadamente valiente al tomar la decisión de ponerse en el disparadero para enfrentarse a la presencia de Ali Imsirovic en televisión.

Los años de desavenencias con buena parte de sus rivales del circuito estadounidense, surgidas durante la pandemia a raíz de sus ideas políticas y sus teorías negacionistas le hacían tener muy poco que perder.

Los innumerables mensajes de apoyo y el altavoz del que disfrutaron las intervenciones de Foxen en Twitter tuvieron un efecto secundario. Otros personajes del circuito se vieron envalentonados para dar la cara. La mayor parte no se salió de la discusión principal pero… llegó Martin Zamani.

Las primeras palabras de su ya famoso tuit son «Ya que estamos sacando a la luz a los tramposos…»

La acusación principal que se destacaba en esta desordenada serie de extrañas referencias es que «toda la gente que jugaba para Bryn Kenney fueron obligados a hacer colusión, especialmente en los satélites. Hay que hacer lo que es mejor para el equipo».

Luego daba a entender que Kenney manejaba su establo cual líder de una secta.

El ahora youtuber Doug Polk intuyó que que lo que Zamani había garabateado en 280 caracteres podía inflarse hasta casi el infinito, y le puso un micrófono a su entera disposición.

El caballito de Kenney se explayó durante hora y media de terribles acusaciones contra el líder histórico de premios en torneos en vivo, acusaciones que salpicaron a varios nombres más.

Es difícil sacar un resumen de lo que dio de sí este testimonio, pero se puede intentar.

Dejando a un lado todo el salseo sobre las historias sobre cómo Bryn quería obligar a la gente a la que bancaba a hacer yoga, a seguir una dieta alimenticia concreta, o a visitar a chamanes y psíquicos y a hacer rituales con drogas, lo que podemos destacar sobre los nombres que aparecen en el vídeo y las acusaciones sobre las trampas que hacía Kenney a través de sus caballos es lo siguiente:

  • Bryn Kenney contactó con Zamani para utilizarle como reclamo en torneos con overlay en GGPoker donde Bryn se llevaba el rake y/o garantizaba el premio.
  • Otros miembros del equipo eran David Miscikowski y TheRayGuy.
  • En los Super High Rollers de GGPoker, los jugadores españoles hacían colusión.
  • Bryn podía ver su pantalla cuando Zamani se logueaba en GGPoker. Zamani orquestó un plan para descubrirlo, y Kenney picó haciendo referencia a temas que Zamani solo había tratado con un amigo en Skype.
  • Sergi Reixach era el caballo principal de Bryn Kenney, y coach de Zamani.
  • Mark Herm y Bert Stevens actuaban de entrenadores para Bryn.
  • Estaban obligados a jugar cada vez que se conectaba Lauren Roberts «He22», amiga personal de Bryn, porque era muy mala jugadora.
  • El propio Kenney usaba la cuenta «He22» de vez en cuando, sin decírselo a nadie.
  • Bryn ordenó a Zamani que requiriera la ayuda de Sergi Reixach para jugar las mesas finales, como castigo a jugar mal en un torneo.
  • Cuando Sergi fue baneado de GGPoker por usar asistencia en tiempo real, Bryn Kenney intentó cobrar todo el markup «porque no quería tratos con tramposos».
  • La persona que ayudaba a Zamani en los torneos de PLO de partypoker llegó a jugar en dos cuentas simultáneas en una mesa final, ambas registradas con fondos provistos por Bryn Kenney.
  • Bryn Kenney se aprovechó del sistema de agencia de GGPoker, que funciona como los antiguos sistemas de afiliados de algunas redes. Animaba a gente a funcionar como agencias y luego las absorbía.
  • Kenney tenía la posibilidad de sacar dinero de las cuentas que operaban bajo su agencia en GGPoker.

Lo que parece destilar de la a veces incoherente cháchara de Zamani es que Bryn Kenney organizó una trama destinada a aprovecharse de las ventajas de su trato con GGPoker.

El operador asiático eligió a Kenney como una de sus grandes embajadores en la época en la que decidió dar el salto al mercado internacional. Bryn estaba muy implicado en el lobby de torneos, en especial en la programación de High Rollers.

Entre 2019 y 2020, en lo que duró su relación de negocioscon Kenney,  GGPoker programó hasta cuatro y cinco torneos diarios de más de 10k$ de entrada, muchos de los cuales llevaban el nombre del jugador. En Poker10 hemos publicado muchos pinchazos de jugadores españoles en esos torneos, ya definitivamente desaparecidos del lobby.

Se ve que Kenney habría logrado un control casi total de estos torneos, y el hecho de conseguir gente que los jugara y que crecieran las bolsas le repercutía de manera muy lucrativa en sus intereses personales.

El sistema de afiliación fue otra avenida de ingresos para Kenney, que abusaba de su poder dentro de la empresa.

Luego empleó su establo para hacer trampas en otras salas como partypoker y en sacarle dinero a jugadores recreacionales con los que tenía incluso relación personal, a sus espaldas.

Durante el fin de semana, la mayoría de los implicados han tenido tiempo de defenderse o reaccionar a estas acusaciones.

La más llamativa de todas para nuestra audiencia es la porquería que Zamani lanza sobre Sergi Reixach: uso de asistencia en tiempo real, ghosting, colusión con otros jugadores españoles, baneo en GGPoker…

El jugador catalán ha publicado una declaración oficial, en la que se defiende haciendo hincapié en la animadversión personal que Zamani le muestra en privado, con amenazas de muerte incluidas.

Toda la inquina personal parece surgir de la anécdota que Zamani refiere sobre aquella dichosa mesa final en México. Reixach admite que Zamani le solicitó ayuda, y como coach, pensó que sería una buena oportunidad para enseñarle a jugar FTs. Llegó a tiempo para comentar 3 o 4 manos, y las conversaciones de Skype demuestran que fue una cosa muy puntual, pero Zamani carga en el debe de su profesor su fracaso en aquella partida.

Antes que nada, Sergi admite que fue baneado de GGPoker, pero la razón para este castigo fue el uso de tablas preflop, una práctica muy extendida y sobre el que la permisividad de las salas varía de tanto en cuanto. El catalán puntualiza, que pese a reconocer su equivocación y arrepentirse de haber sobrepasado la confusa frontera sobre lo admisible según el operador en el empleo de las tablas, «Su uso en high stakes es cuando menos irrelevante, pues el ICM y consideraciones futuras te obligan a hacer ajustes todo el tiempo«.

Nunca ha obtenido ni ha creado un software de asistencia en tiempo real, y mucho menos lo ha compartido con jugadores del establo de Kenney para ayudarles a hacer trampas.

Sobre las acusaciones de colusión entre los jugadores españoles, el mejor argumento que encuentra Sergi y cualquiera es que, pese a ser investigados de cabo a rabo durante la ola de baneos en la que Sergi perdió su cuenta, el resto -por ej., Adrián Mateos o Juan Pardo- siguen jugando en GGPoker bajo su nombre real.

Sin embargo, otras acusaciones de Zamani tienen el respaldo de pruebas mucho más claras, en particular el acoso (bumhunting) que sufrió la cuenta de Lauren Roberts, una empresaria que se dio a conocer al gran público en la Super High Roller Bowl de 2017.

Roberts y Kenney se han dedicado elogios y han paseado su íntima amistad por las redes sociales durante años, lo que hace aún más duro el trago por el que ha tenido que pasar la empresaria.

Polk ha animado a Lauren a rescatar su cuenta de Twitter, aparcada durante más de un año, para expresar sus sentimientos sobre las pruebas de la traición de Kenney puestas sobre la mesa por Zamani y otros implicados. A estas alturas, Lauren es consciente de muchos los hechos expuestos por Zamani, y ha aportado nuevas pruebas.

«Creo que Martin me ha utilizado de ejemplo porque yo siempre he sido amable con él, y se arrepiente de no habérmelo hecho saber cuando se enteró de todo esto«.

Lauren publicó una serie de mensajes personales en lo que Bryn le reclama dinero, le llama mentirosa y le acusa de estafa. Todo porque Lauren decidió dejar de jugar en GGPoker.

Ante la amenaza de perder a su gallina de los huevos de oro, Bryn se inventa un nuevo cebo, y le ofrece la «mitad de la acción de Sergi Reixach, para financiarme las partidas, ya que me necesita jugando en la sala«.

También descubrió que Bryn tenía acceso a su login.

«Llevo mucho tiempo en los negocios y en el póker, no soy estúpida. Por eso lo sé, y no solo cuando me estaba «entrenando».

Un día me dijo que habíamos ganado un torneo y el balance empequeñeció de manera mágica.

También he sido testigo de colusión y ghosting.

Tened en cuenta de que no había manera para sacar o meter dinero de GGPoker. Bryn se ocupaba de pagar, en cash, criptomonedas o fichas de casino«.

Queda por hablar el personaje principal que flota en el centro de todo este lodazal: Bryn Kenney.

Por ahora, solo tenemos la promesa de que esta Tormenta en las High Stakes va a tener otro capítulo.

Continuará…

Artículo anteriorTormenta en las High Stakes (I): El origen, Foxen apunta hacia Ali Imsirovic
Artículo siguienteLa singerie gana el King5 de Winamax