Inicio Articulos Los tells verbales

Los tells verbales

43

Zachary Elwood es el autor de un libro de poker que tiene muy buena pinta y cuya lectura os recomiendo: Verbal Poker Tells. PokerPlayer365 ha publicado un artí­culo en el que se apuntan algunas de las ideas que Elwood plantea en su tratado sobre los tells verbales en el poker en vivo.

Por ejemplo, para él, estos comportamientos son «indicadores de verdad«.

Hablar sobre tu propia mano.

Cuanto más preciso es un jugador al hablar de la fuerza de su mano, más probable es que realmente tenga dicha jugada. Si un jugador te apuesta en el turn y te dice «Tengo una trucha», es más probable que sea verdad que si te dice «Tengo una mano buena». En ambos casos, podrí­a decir la verdad o mentir, pero la precisión del primer comentario hace que tenga una mayor probabilidad de ser cierto que el segundo.

Decir lo que no se tiene.

Los comentarios sobre las manos que un jugador no tiene suelen ser más ciertos que las afirmaciones sobre las jugadas que un jugador tiene. Por ejemplo, si un jugador dice «No tengo cincos», es más probable que sea verdad, que si te dice «Tengo cincos». La razón de que las negaciones sean normalmente más ciertas es que un jugador no se preocupa tanto a la hora de decir que no tiene un determinado par de cartas porque ello no ayuda apenas a su rival si quiere determinar su rango de cartas.

Prometer o jurar sobre la fuerza de una mano.

Si un jugador jura o promete que está diciendo la verdad, generalmente será cierto. Y cuando más enfatice o exagere en su afirmación, más probable será que diga la verdad. La mayor parte de los jugadores, sean experimentados o principiantes, no quieren dar una imagen poco ética de su comportamiento en las mesas. Por ejemplo, si un jugador dice «Te juro por Dios que tengo un set y que deberí­as foldear» y luego se demuestra que es mentira, será recordado por mentir sin escrúpulos para conseguir sus objetivos y la mayor parte de los jugadores no quieren tener esa reputación.

En cambio, si un jugador dice de forma menos grandilocuente «Tengo trucha, deberí­as foldear», lo más probable es que su apuesta o su subida sean un farol y que esté deseando el fold. Al no enfatizar con promesas o juramentos «sobre la tumba de su madre», la afirmación no le desprestigia.

Elwood también comenta «indicadores de mentira«.

Hablar sobre la fuerza de una mano cuando tus cartas no se van a ver.

Un jugador tenderá a mentir sobre su mano cuando sepa que no va a mostrar sus cartas. Por ejemplo, un jugador consciente de que acabará foldeando sus cartas mentirá con mayor frecuencia que otro que piense que llegará con ellas al showdown y las habrá de mostrar. Igualmente, será más «mentiroso» el jugador que comente sus cartas tras terminar una mano sin enseñarlas. A los jugadores no les suele gustar que se descubran sus mentiras.

Tener cuentas pendientes con otro rival.

Otro factor que puede incrementar la frecuencia de sus comentarios falsos es el hecho de que un rival le haya mentido con anterioridad. La mentira colada genera una sensación de cuenta pendiente en el engañado, que intentará antes o después devolvérsela. Mentir es un comportamiento muy «contagioso».

Hacer comentarios poco concretos o ambiguos sobre las manos.

Si ante una pregunta por sus cartas, el jugador responde afirmando que tiene o no una carta determinada, lo más probable es que sea mentira o una verdad a medias.

La velocidad de respuesta ante una pregunta, la mayor o menor seguridad de la respuesta, la petición de la cuenta del stack, o el ofrecimiento de mostrar una mano a un rival si este foldea, también pueden ser indicadores de verdad o mentira, pero su significado puede variar en función de la personalidad del jugador. Eso sí­, no suelen variar en el uso de estos comentarios. Si mienten una vez, lo más probable es que vuelvan a mentir. En este tipo de acciones no suelen jugar con los niveles de pensamiento.

Desde luego, el palique es un arte en el poker. Hay jugadores en vivo que se las saben todas y son auténticos maestros a la hora de aprovechar la información de los tells verbales.

En este sentido, el libro de Zachary Elwood puede ayudarte a mejorar tus habilidades de lectura o a tapar tus propios tells.

Artículo anteriorAndrés Artiñano vuelve a machacar a wilhasha
Artículo siguiente‘titi77’ se lleva su primer triunfo