Inicio Articulos Los Tells de Lloret de Mar

Los Tells de Lloret de Mar

70

El corazón se le salí­a por el escote, y no era pequeño. Me refiero al corazón. Bueno… a todo. Los latidos eran tan fuertes que le impedí­an pensar, estaba alterada y tení­a la mente bloqueada. El orgasmo estaba en su plenitud… …

Pero retrocedamos unos minutos en el tiempo. Todo comenzó cuando levantó el extremo superior de sus cartas y sus ojos descubrieron esos AA tan soñados y deseados. ¿Cómo contener y disimular esa emoción?
Ni pensó en como hacerlo, inconscientemente puso la cara de «tengo ases, que lo sepáis AA».
Cuando llegó su turno y debí­a subir la apuesta… movió torpemente la mano derecha hacia sus fichas, rompió las torres que tení­a formadas y, con la mano incontrolada por el temblor, hizo su raise. Sus fichas quedaron desparramadas, su expresión era ní­tida y honesta. Naroa Remacha tení­a AA, y todos lo sabí­an ¡!!

¿Todos?, no, siempre hay algún incrédulo listillo :_)
El call del señor jugador que no va a permitir que una mujer gane -porque además no se cree que las mujeres tengan ases aunque enseñen la patita- hizo que una falsa calma alcanzase el corazón de Naroa.

Naroa RemachaNaroa Remacha

Un As en el flop desató de nuevo la adrenalina. Ahora ya serí­a imparable, iba a sentir esas sensaciones que todos conocemos. Novata, sin experiencia en torneos de esta envergadura, con trucha de ases y un fiel pagador se encaminaba hacia el clí­max pokeril.

Esta vez la apuesta querí­a hacerla bien, así­ que decidió utilizar ambas manos para coger las fichas y desplazarlas hacia el centro de la mesa. Pero esa acción resultaba imposible…
Temblaban ¡!! Sus manos se moví­an descontroladas, con convulsiones exageradas. Volvió a desperdigar las fichas por el tapete. Cuando finalmente hizo su apuesta sólo le faltó decir «tení­a ases y ahora tengo trucha, y una calor que me invade el cuerpo que saltarí­a encima de la mesa y si me pagas ya sólo me queda morirme»

Y ¿que iba a hacer el señor jugador incrédulo y pagador? Pues eso, pagar.
Otra vez segundos de calma contenida. Como un orgasmo, tal cual, hay instantes que es como si coges aire.

Llega la apuesta en turn, y ahí­ que va otra vez Naroatell como si la hubieran enchufado a la red eléctrica. La respiración alterada, el corazón a punto de estallar… Dos manos temblorosas, desbocadas, indomables, intentando acertar a coger las fichas, las cuales vuelven a esparcirse por la mesa. Temblores en ambas manos que se mueven hacia delante y atrás, a la derecha y a la izquierda, hasta conseguir desplazarlas al centro, y con los ojos diciendo «tengo trí­o de ases»

¿El pagador que hace? Pagar.
Ella piensa que quizá debí­a haber sostenido una mano con la otra para evitar los temblores. Que no es eso que dices que le tiemblan un poco, no, es que le temblaban de cojones. Que iban de un lado a otro.

Y el river no trajo nada nuevo, allin espasmódico de Naroa y retirada del pagador que pensarí­a que «algo tendrá». Fichas para casa, suspiros, y orgasmo concluido.

Naroa

Naroa se ganó, por muchos motivos, las simpatí­as de todos. Ganadora del satélite Gcop europeo y clasificada online para el Laroush, bienvenida a los circuitos de poker.
Aquí­ la vemos fotografiada con dos vips, El Sevillano y El Tren.

Pero Naroa no fue la única que tuvo tells en el Laroush Poker Tour de Lloret de Mar.

Tells en los premios

Pagas 500+50 pero los 500 no van directamente a premios en cash. Se detraen un 10% más, que en realidad es un 11% más de rake, con el reparto de un 4% para croupiers y un 6% para pseudo sorteos de portátil, cursos, maletines de fichas. Por lo tanto sólo 450 de los 550 euros pagados van a premios finales en metálico.
El porcentaje para croupiers tenemos que entenderlo como resultado de la negociación promotores-casino, y es poco satisfactorio para el jugador.
Los regalos pueden ser atractivos, pero disminuyen el bote de premios en metálico y deben ser pagados por los patrocinios publicitarios.

Corregido por el autor: Pagas 500+50 pero los 500 no van directamente a premios directos. Se detraen un 10% más, con el reparto de un 4% para croupiers y un 6% para los premios de la clasificación general.
El porcentaje para croupiers tenemos que entenderlo como resultado de la negociación promotores-casino, y desde luego una novedad no vista hasta ahora por mí­, y poco satisfactoria para el jugador.
Igualmente fue novedoso y muy atractivo que incorporaran una serie de regalos a los jugadores, como un ordenador portátil, bounty sobre ConejoLoko, un premio en metálico, un curso de poker, un maletí­n de fichas, y una mariscada, según posiciones conseguidas, quien sacara un poker contra otro, liderara el primer dí­a, etc, que compensan la reducción de premios directos, ya que la organización gestionó y consiguió los patrocinios publicitarios.

Tells en la estructura

Por muchas explicaciones escuchadas al director de torneo, y buen amigo, Cesar Garrido, la americanización de la estructura fue muy criticada por los jugadores en las mesas y fuera de ellas.
Que en un supuesto deep stack de 30.000 puntos, de 3 dí­as y una hora por nivel, dos tercios de los jugadores queden eliminados en el dí­a 1 y que fuera necesario introducir un nuevo nivel el dí­a 2, es suficiente para entender estas crí­ticas.
A esto hay que añadir algo incontestable, y es que en el torneo abundaban -como nunca habí­a visto- los visionarios, iluminados y demás especies similares, todos venidos aquí­ al olor de la sangre binguera, es decir una locura.
Con esta experiencia se podrí­a introducir un nivel más el dí­a 1, mantener el nuevo del nivel 2, y que la adaptación a estructuras americanas –de ser una buena opción– fuera más lenta para acostumbrarnos.

Tells en el streaming

Muy mejorable el apartado de comentaristas, quienes desconocí­an quien era Pepe Martí­nez, jugador en vivo, ganador de un Estrellas poker, lí­der anual de la liga alicantina, asiduo de circuitos, en definitiva un crack reconocido en las mesas…
No anduvieron finos pero hay que ser optimistas, ya que las personas que estaban allí­, tienen conocimientos, capacidad, y, desde ahora, recorrido para hacerlo mucho mejor, porque saben.
Las imágenes, por el contrario, fueron excelentes, con buenos planos de jugadores, mesa, y cartas.

Tells en el casino

9 euros el cubata ¡!! Imperdonable y bochornoso.
Hay un bar enfrente con buenos platos combinados y unas pizzas excelentes. Tiene terraza, cubatas asequibles, y puedes fumar.
En el registro del casino te dan un ticket con código de barras que facilita la entrada y salida del mismo. Un buen invento, aunque luego pueda entrar quien quiera con el pase de otro.

La frase del torneo

Protagonizada por Pepe Martí­nez en un raise cuando quedaban 4 jugadores con inmensas torres de fichas: «Subo 2 pilas»

Para terminar:
En Lloret de Mar las habitaciones de hotel y apartamentos hay que dejarlas a las 10 de la mañana.
Hay autobuses cada hora a Barcelona, pasan por aeropuerto y estación de tren.
En las terrazas interiores de los bares, aunque estén cerradas por toldos o similares, se puede fumar.
En esta ciudad se come más o menos, pero se bebe…

Vino de puta madre

Artículo anteriorPokerStars hará su migración al ‘.ES’ el 20 de diciembre
Artículo siguienteAntonio Carrasco ‘kaveson’ gana el torneo de la Escuela Paradise gracias a la inspiración divina