Inicio World Poker Tour (WPT) Taylor Paur gana el Shooting Star

Taylor Paur gana el Shooting Star

35

Taylor Paur ha ganado el Main Event del bwin WPT Bay 101 Shooting Star y se ha llevado un premio de 1.214.200$, al que hay que sumar 15.400$ extra ya que también ha conseguido una entrada para el WPT Championship.

El jugador californiano ha vencido en un heads-up muy rápido a Isaac Baron. Lo ha liquidado en 8 manos, tras iniciar el duelo con ventaja de stack (72bb vs 33bb).

Así­ fue la mano definitiva. Paur ha subido a 400k. Baron le ha hecho una 3B de 1,05m y tras pensar unos 30 segundos, Paur ha pagado. El flop ha sido el siguiente: s9h7h2. Baron ha apostado 1,05m y Paur ha hecho call. El turn ha sido el d3. Baron ha vuelto a apostar 1,65m y Paur le ha aguantado de nuevo. El river ha sido el h5. Baron ha pusheado a 3,02m y Paur le ha pagado rápidamente. Baron ha mostrado cad9 (top pair) y Paur hth9 (el color ganador).

Y de esta manera Taylor Paur ha conseguido la victoria, dejando a Isaac Baron en el 2.º lugar.

Esta victoria ha sido la mayor de la carrera de Paur. Hasta ahora, su mejor resultado habí­a sido el brazalete de oro que consiguió en el Event #18 de las WSOP® 2013, por lo que consiguió un premio de 340.260$. Tras la gratificación lograda en esta parada del WPT, suma 2.777.174$ en premios en torneos en vivo. Aunque Paur no suele viajar demasiado a Europa, quizá en adelante se lo piense un poco más, ya que le falta un tí­tulo del EPT para conseguir la prestigiosa triple corona.

Estos han sido los premios de la mesa final del evento:

  1. Taylor Paur: 1.214.200$ + 15.400$ WPT Championship.
  2. Isaac Baron: 704.200$.
  3. Jake Bazeley: 461.470$.
  4. Sorel Mizzi: 310.060$.
  5. Faraz Jaka: 216.320$.
  6. Ravee Mathi: 168.260$.

Mientras se decidí­a el Shooting Star, se está disputando otra etapa del WPT en Viena. Tras el Dí­a 1B, quedan 113 jugadores vivos, entre los que se encuentra Ana Márquez.

Artículo anteriorJuan Riera muestra su fuerza en el WSOP®-C Marrakech
Artículo siguienteEl danés Vestergaard, nuestra mayor amenaza