Inicio Actualidad de poker Steve O’Dwyer prefirió experimentar el boom del póker en Asia que las...

Steve O’Dwyer prefirió experimentar el boom del póker en Asia que las WSOP y acabó millonario

Un paseo por el bullente panorama del póker en el Extremo Oriente de la mano de un trotamundos dispuesto a viajar al fin del mundo para jugar un SHR.

591

Uno de los mejores jugadores de origen europeo de la historia, Steve O’Dwyer, ha encontrado una actividad alternativa para los meses de las WSOP, festival que no visita, ni visitará, desde hace muchos años.

La última caja de Steve O’Dwyer en el festival de verano que las World Series of Poker celebra en Las Vegas se remonta a 2016, cuando avanzó hasta la posición 261º en el Main Event.

«Dejé de jugar las Series Mundiales hace muchos años porque realmente no me gusta estar allí.

No me gustaría tener que pasar más tiempo en Las Vegas del que ya he estado. Las World Series me resultan mucho más estresantes que cualquier otro torneo de póker. No me gustan las multitudes. No me gustan muchas cosas de Las Vegas, y ya he pasado demasiado tiempo de mi vida allí.

Cuando empecé a jugar, hace unos 20 años, si eras jugador de torneos, tenías que jugar las Series, porque un gran porcentaje de tus buy-ins del año correspondían a ese periodo de mes y medio en las WSOP.

Sin embargo, con la proliferación de High Rollers en todo el mundo, puedes jugar un buy-in de más de 25.000 $ casi todos los días del año, si estás dispuesto a viajar lo suficiente. Ya no es necesario jugar en Las Vegas«.

Desde entonces, O’Dwyer parece que prefería reservarse el inicio del verano para su tiempo libre, sin haber conseguido ninguna otra caja en vivo en junio o julio desde entonces.

Esta curiosa racha se rompió el año pasado, con dos entradas añadidas a finales de julio en su Hendon Mob. Provenían de un exótico festival disputado en Asia, el Poker Dream Malaysia.

El Poker Dream es un circuito que han lanzado alguno de los fundadores de las Triton Series, en concreto Richard Yong y Winfred Yu, en colaboración con otras figuras del póker asiático como el añorado Ivan Leow.

La experiencia debió ser tan enriquecedora que este año se ha pasado gran parte de junio y julio explorando el Sudeste asiático, que está viviendo su propio póker boom, con muchos eventos nuevos y mayor afluencia que nunca en la práctica totalidad de los circuitos más veteranos como el Asia Pacific Poker Tour de Pokerstars y el Asian Poker Tour.

O’Dwyer charló con el blog oficial del WPT acerca de lo que vivió allí

«Normalmente me paso el verano de vacaciones, pero mis amigos de Poker Dreams me invitaron a jugar en Taipei. Siempre he querido visitar esa zona y conocer Taiwan, así que me pasé dos fantásticas semanas allí«.

La bandera de Taiwan fue añadida a la colección de O’Dwyer gracias a una modesta 72º posición en el Main Event, que alcanzó las 1.265 entradas en un torneo que costaba 315 €.

El año pasado, el jugador de High Rollers japonés Tsugunari Toma, que ganó dos torneos de 10k €en Praga en 2019 y es un buen amigo del irlandés, le animó a visitarle en Osaka, donde promueve un pequeño circuito local. En uno de los torneos en los que se dejó ver allí, hizo amistad con unos jugadores de Tokyo, a los que volvió a ver a principios de año, en otra visita a Osaka.

«Me preguntaron si había estado alguna vez en Tokyo, y les dije que nadie me había invitado a ir, así que quedamos en que me uniría a ellos cuando acabara el Poker Dream Taipei«. Así que su siguiente parada fue la capital de Japón, en la que estuvo de turismo y visitando pequeños locales en los que daba lecciones para principiantes y ayudaba a promocionar las clubes de los huéspedes con los que estaba pasando esos días.

Japón es otro mercado en el que el póker está en completa ebullición, a pesar de que está prohibido jugar por dinero real, prohibición que se puede evitar utilizando los mismo métodos que usan desde hace décadas los locales de pachinko o los arcades. También hay permisos especiales para torneos, pero está en vigor una norma que obliga a que la lista de premios se haga oficial con antelación, así qeu los jugadores acaban jugando por bolsas mucho menores de lo que podráin ofrecer los organizadores, porque a pesar de saber que el rake será gigantesco, no dejan de atestar los clubes de póker

En especial, está creciendo enormemente la pasión por los juegos mixtos, gracias a algunos creadores de contenido para redes sociales que se han convertido en figuras idolatradas por la comunidad. En las últimas WSOP, la cantidad de vlogs y deep runs de jugadores japoneses que salieron de los torneos de Las Vegas experimentó un crecimiento exponencial respecto a 2022. El país añadió el séptimo campeón a su historial en las WSOP con la victoria de Ryutaro Suzuki en un torneo de 9-Game.

«El póker es realmente importante en Japón. Desde fuera no creo que haya demasiada gente que se dé cuenta de lo grande que es el póker allí. Juegan con play money, en pequeños clubs que muchas veces no pasan de tener de dos a cuatro mesas, pero siempre intentan darle a los jugadores una experiencia de juego similar a los grandes circuitos, y cada vez que juego allí quedo asombrado por la calidad de sus crupieres«.

Un ejemplo de lo serio que se toman el póker los jugadores que llevaron a O’Dwyer de gira a Tokyo, es que a la vez que las apariciones de la superestrella en diferentes clubes, también prepararon una reunión de la TDA, la organización de directores de torneos que unifica los reglamentos por los que se rigen los mayores circuitos del mundo, con su presidente Matt Savage de invitado especial.

Savage jugó algún torneo de exhibición, y se pasó el tiempo intentando conseguir que los crupieres se equivocaran en alguna regla, pero no fue capaz, según O’Dwyer.

Antes de volver a su residencia en Irlanda, O’Dwyer se unió a la audiencia del World Poker Tour Korea, en Jeju, donde se preparó esta entrevista. Este festival iba a convertir su visita de turismo en un más que provechoso viaje por el circuito, puesto que se hizo con el segundo título del resucitado WPT Alpha 8, un Super High Roller de cerca de 230.000 $ de entrada en el que 18 jugadores aportaron suficientes registros para pagarle 1.006.537 $ a O’Dwyer.

Todas las noticias que llegan de Asia, en particular desde el portal So Much Poker, especializado en aquel rincón del planeta, hablan de casinos abarrotados y números nunca vistos para los torneos de Asia y Oceanía. Por no mencionar los seis brazaletes que gananron los jugadores chinos en las pasadas WSOP, uno de los datos que más desapercibido ha pasado del mayor festival de la historia.

No nos despistemos con lo que se cuece en las antípodas, que puede provocar un terremoto en la industria en los próximos años.