Inicio Actualidad de poker El sorprendente sistema VIP de Run it Once nos caerá del cielo

El sorprendente sistema VIP de Run it Once nos caerá del cielo

239

Una lluvia de crí­ticas favorables ha salpicado la publicación de la séptima entrega de los blogs en los que Phil Galfond explica las mecánicas que regirán el funcionamiento de la sala Run it Once.

La metáfora tiene su enjundia, pues la imagen de la lluvia y el concepto de «salpicar» son parte fundamental de la novedosa idea que ha presentado Phil para el sistema de recompensas de su sala.

Galfond tiene clara una cosa. «A nadie le gusta el rake». Ahora bien, es la manera más sencilla, automática y justa con la que se puede financiar una sala de poker.

Para ponerse a trabajar en la fórmula general, Galfond estableció un concepto que ya nos presentó en anteriores blogs: el rake neto. La sala se queda la diferencia entre lo que cobra de cada bote y lo que devuelve a los jugadores en forma de rakeback.

Hay una sola fórmula estándar en el sector para cobrar rake, recaudar un porcentaje de cada bote, pero hay diversas fórmulas para devolver parte de ese dinero a los jugadores leales a la sala: el rakeback directo, o cualquiera de entre las múltiples variaciones de un sistema de recompensas o sistema VIP -se puede establecer mayor recompensa por volumen o, como es tendencia en la actualidad, ofrecer recompensas a los recrecionales-.

El campo en el que es posible una mayor innovación es en del rakeback, lógicamente.

Cualquier jugador serio sabe reconocer cuál es el rake neto, sea lo ostentoso que sea el papel de regalo en que lo pretendan envolver. Le cobra el mimso rake una sala que se queda 100€ de los botes que ha jugado en en una sesión y le devuelve 90€ en recompensas que la que le promete un rake menor, de 10€, pero no le da nada de rakeback. En cambio, un jugador recreacional agradece más una percepción clara, y a poder ser atractiva, de unas recompensas mayores.

Otro aspecto a considerar es quién debe recibir más recompensas. Para Galfond, el objetivo de su sala es crear un campo de juego equilibrado para todo el mundo. Phil opina que un sistema VIP al estilo Supernova como el que ideó Pokerstars en sus inicios o que ahora ha adoptado Partypoker, que reservaba mayores beneficios a quienes generaban más volumen de manos, ya no tiene tanto sentido en el actual ecosistema del poker. Tampoco aprueba la gamiicación de las recompensas tal y como se ha implentado hoy en dí­a en muchas salas, recortando el porcentaje de rake devuelto a los jugadores y marginando a los regulares.

Bajo estas premisas, la primera decisión de Galfond es que la base del rakeback será lineal, igual para todo el mundo, recreacionales o regulares, sin que las ganancias o el volumen de juego provoquen corrección alguna.

La base lineal del rakeback en Run it Once será del 51%.

¿Por qué 51% y no 50%? Porque es más llamativo, simplemente. No todas las decisiones sobre rake tienen que ser estritamente matemáticas.

Pero en Run it Once no ven por qué habrí­a que renunciar a ofrecer a los jugadores más hábiles la posibilidad de mejorar sus márgenes. Si partes de un equilibrio inicial en el rakeback, estás obligado a generar las oportunidades para premiar el esfuerzo y la hablilidad en el sistema de reparto. Si consigues que sea a la vez vistoso para el jugador y atractivo para el recreacional, muchí­simo mejor. Y cuidado, que la idea que propone Galfond también ayuda a pelear contra los bots y a generar acción en las mesas.

Phil ha acuñado un llamativo nombre para su revolucionario sistema VIP, Splash the Pot.

Al inicio de algunas manos seleccionadas al azar, una cantidad de dinero perteneciente al rakeback general para todos los jugadores se añadirá al bote en forma de antes gratuitos. Como un jackpot. Así­, el rakeback se convierte en visible y se entrega en efectivo, automáticamente y de inmediato a los jugadores, sin obligar a nadie a pasar por el engorro de acumular puntos o recibir recompensas indeseadas.

La cantidad de dinero que «salpicará» las mesas en las manos aleatorias en que se active el Splash the Pot será variable, de 1 a 1.000 ciegas. El diferente tamaño de botes que se generará dificultará mucho la programación de un bot rentable, y será más fácil detectar a los bots más simples que no tengan programada una adaptación en función de los diferentes tamaños de «splashes».

El bote así­ generado podrá ser disputado por todos los jugadores de la mesa, en igualdad de condiciones. El rakeback de cualquier jugador de la sala deberí­a converger hacia el rakeback lineal a largo plazo. Quienes generen más volumen, minimizarán varianza, pero los jugadores más hábiles o que mejor se adapten al sistema podrán incluso generar un porcentaje superior al rakeback inicial.

Los jugadores dfe Run it Once tendrán que aceptar la varianza que generará la acción provocada por los «splashes» más grandes, pero estos serán mucho menos habituales que los más pequeños y ayudarán a aumentar el atractivo de la partida y a generar acción. Es una deferencia a los jugadores recreacionales que también deberí­an agradecer los regulares.

El principio general sobre el que han trabajado en Run it Once para diseñar su sistema de rake y recompensas es que todos los juegos deben poder batirse, es decir, que el rake no debe superar el márgen de ganancias que un buen jugador puede alcanzar en las mesas de media. Phil no promete que pueda alcanzar ese objetivo en todos los formatos y variaciones del poker, pero sí­ que avanza que dará explicaciones de por qué no se pudo conseguir en los casos puntuales en que suceda.

Así­ queda la tabla inicial de rake en los niveles y formatos que la sala considera más prioritarios -no todos estarán disponibles de inicio-.

¿Qué opinas del sistema de rake y recompensas de RiO?¿Te ha sorprendido?

Artículo anteriorLuciano Morán ‘AKtiralas’ venció en el último torneo del enero
Artículo siguienteRaúl Martínez premiado con un 14º por su resistencia en el WPT Winter Poker Open