Inicio Frikadas Selbst perderá un mínimo de 100.000$ en su famosa apuesta

Selbst perderá un mínimo de 100.000$ en su famosa apuesta

85

A estas alturas es ya un automatismo. Jason Mercier se registra en un torneo de 10.000$, normalmente tarde. Muy tarde. Al dí­a siguiente ya está en premios y con fichas para pelear por un nuevo brazalete. Irremediablemente, salta a la mente la imagen de Vaneesa Selbst.

Es curioso que una de las rachas más calientes de los últimos años en las WSOP esté tan ligada a algo tan mundano como es la prop bet que más ha dado que hablar en el mundillo. De manera casi indisoluble.

La historia, puesta en papel en un trazo muy grueso, se resume en que Mercier, sabiendo que Vanessa habí­a apostado 2.000.000$ contra 10.000$ a que Dzmtry Urbanovich no era capaz de ganar tres brazaletes, consiguió sacarle a la norteamericana una apuesta similar con él como protagonista.

No habí­an pasado ni tres semanas de festival y la Selbst ya estaba como loca por desvincularse de la apuesta. Tanto, que cuando Mercier le rechazó la oferta de aceptar 100.000$ por dejar las cosas como estaban, Vanessa saltó a las redes sociales para embadurnarlo todo bien de mostaza y ketchup. Salseo fino.

Que si estaba borracha, casi inconsciente. Que como ibas a estar tan borracha si fue después de la comida de PokerStars. Que si me has decepcionado por no permitirme salirme de la apuesta, no eres nada caballeroso, que si nos ponemos tontos en un juicio ni suquiera me harí­an pagar… Sonrojante. Quedó todo tan emborronado que mucha gente no tiene claro aún en qué quedó todo. Pero para eso estamos aquí­, para explicarlo al detalle.

¿Sigue la apuesta en pie? Claro, de eso nunca hubo duda, porque Mercier tiene la última palabra. ¿Sigue Vanessa en peligro de perder 1.800.000$? No, pero va a perder seguro un mí­nimo de 100.000$, haga lo que haga Mercier. ¿Ah, sí­?¿Y cómo es eso?

Pues muy fácil. Vanessa, cuando vio rechazada su oferta de cancelación mediante indemnización, se puso de inmediato a buscar nuevas apuestas, pero esta vez a favor de Mercier. Y eso que Jason perdió su segundo heads-up en las WSOP 2016 y aún necesitaba dos brazaletes más para ganar la apuesta.

Los miedos de Vanessa, como ya sabes, se han visto confirmados y Mercier ya tiene dos pulseras aseguradas y, dí­a sí­, dí­a también, está metido en el ajo para ganar la tercera. Pero para la Selbst, el daño ya está hecho.

Así­ es. La Selbst ha invertido los 100.000$ que rechazó Mercier en cubrirse las espaldas. Los rumores dicen que se ha hecho cargo de buena parte del riesgo el famoso Banco de Timex, el canadiense Mike McDonald, todo un experto en sacar rendimiento en situaciones de riesgo, bancajes de jugadores e inversiones pokerí­sticas en general.

Si Jason Mercier tiene un buen arranque de dí­a 3 en el Championship de Omaha 8, la preocupación de la Selbst no será ya tan grande como la que le asaltó en el dí­a 3 del evento de Razz. Seguirá con atención su actuació, porque sigue corriendo con una pequeña parte de la apuesta que le puede significar tener que poner seis cifras más, pero la pérdida ya es irremediable.

Lo mejor que le podí­a pasar a Vanessa es que Mercier llegara a la mesa final y perdiera el heads-up. Como ella misma decí­a en Twitter, lo de Jason es alucinante: que dure mucho en un torneo es todo un éxito para ella, porque así­ no tiene tiempo de registrarse en otro.

¿Lo peor? Que de aquí­ al fin de semana Urbanovich gane dos brazaletes. Entonces sí­ que explotarí­a el Rio, los foros, nuestra portada y, probablemente, Twitter. Y no queremos que pase eso, ¿no?

Artículo anteriorBrian Rast hace pagar a los Rounders por la baja de Mercier
Artículo siguienteFrancisco Blanco, 16º, se pierde un heads-up épico