Inicio Legalidad y regulación del poker El sector financiero, crítico con el proceso de regulación

El sector financiero, crítico con el proceso de regulación

10

El pasado lunes el diario financiero «elEconomista» publicó un artículo bajo el título «¿Licencias de Juego o salvoconductos?» en el que se criticaba ciertos aspectos de la regulación del juego online.

El texto trata de explicar el descontento general de una Ley que, como todos sabemos, ha sido realizada con muchas prisas, y sin tener en cuenta muchas de las partes implicadas de forma directa en el proceso.

Si bien ya conocemos la postura de la mayoría de los jugadores españoles, que han optado, en muchos casos, por tomar las de Villadiego y afrontar una nueva etapa en otro país; desde el diario apuntan a la inevitable carrera que ha llevado al Gobierno a una mala gestión del asunto, y que, como hemos visto esta misma mañana provocará que la entrega de licencias se retrase, cuanto menos, hasta el día 30.

El redactor informa que no se está cumpliendo «el proceso de regularización fiscal incluido en la Ley de Regulación del Juego», que implica que los operadores deben ponerse al día con Hacienda. De hecho están creando sociedades nuevas, que no tienen que actualizar su situación.

El trato desigual con el sector tradicional enciende los ánimos del diario, que afirma que  mientras unas empresas han podido operar en la ilegalidad sin trabas, las empresas del sector tradicional se han visto imposibilitadas a la hora de ofrecer sus servicios online.

Otra cuestión llega a la hora de la presentación de requisitos para obtener la licencia. Se presupone que las condiciones han sido filtradas con anterioridad, puesto que muchas no dependen del propio operador, como es el caso del software de juego y seguridad, que exige la Administración para la consecución del permiso; esto supone una nueva desventaja para las empresas tradicionales, que parten en inferioridad con respecto a los operadores online, que ya cuentan con experiencia en el mercado.

A esto hay que sumarle que las licencias se entregarán por orden de llegada, lo que supone que las salas online ya cuentan con muchos de los requisitos que hasta el momento desconocían el resto de empresas del sector.

También han sido benevolentes con el plazo de entrega de licencias, que apuntan a cuatro meses desde su presentación. Por contra, el Casino Gran Madrid o Codere han tardado más de 16 meses en ponerse al día con sus nuevos proyectos, que les permitirán entrar en el marco online regulado.
 

Artículo anteriorEl Aussie Millions volverá a tener un torneo Super High Roller
Artículo siguienteEuroVegas Madrid, pendiente de las exageradas peticiones del promotor