Inicio Articulos Un Torneo para repetir

Un Torneo para repetir

49

Vengo a hablaros del último torneo que he tenido el placer de jugar, la segunda etapa de la liga Marbella Classic Poker770. A la primera no pude asistir porque tuve un pequeño altercado en el pie que me dejó «castigada» en casa y con la pata en alto… pero no me querí­a perder esta segunda.

Y digo que he tenido el placer porque la verdad es que fue una auténtica gozada jugar un torneo con esa estructura. Acostumbrada a jugar el CEP, en el que las ciegas te comen y en cuanto te descuidas tus decisiones a la hora de hacer movimientos se ven limitadas a allin o fold, jugar un torneo que se reparte en tres dí­as y con unos niveles de 45 minutos más que aceptables, ha supuesto una gran diferencia.

La única pega que le puedo sacar a esta segunda etapa es la fecha, que si bien es cierto que el hecho de que fuera el fin de semana de Semana Santa a mí­ me favorecí­a porque así­ tení­a la excusa de pasarme la semana de vacaciones en Marbella, entiendo que muchos jugadores en época de vacaciones dependen de las decisiones familiares, no de las propias, y tal vez por eso no tuvo el éxito de asistencia esperado.

Mi paso por el torneo fue bastante penoso, la verdad. Ni siquiera conseguí­ pasar al dí­a dos cayendo eliminada poco antes de que acabara la jornada. Si tuviera que buscar un tí­tulo para definir mi juego en este torneo, sin duda serí­a: «El torneo de los fold acertados». Pero claro, haciendo fold, por muy correctos que sean, no se ganan fichas, sólo se pospone la hora de la eliminación.

No quiero aburriros contando manos y más manos, pero os haré un breve resumen. Tuve que hacer fold con AA en un flop de KKT, ante el allin de mi rival y convencida de que tení­a AK… y no me equivoqué. También foldeé AK en 4 ocasiones, con un as en la mesa, comprobando más tarde que perdí­a en todas: contra dobles de AQ, contra trucha de T, contra escalera de QT… Y finalmente fui allin con 22 cuando me quedaban ya apenas 4.000 puntos, con las ciegas en 150-300, para ver cómo me pagan la BB con AJ y otro jugador con QJ y ver caer la Q en turn, dejándome fuera del torneo.

A pesar de que la suerte no me quiso acompañar ese dí­a, sin duda estoy más que motivada para seguir jugando todas las etapas, sobre todo teniendo en cuenta no sólo los premios económicos, sino también los diez paquetes para las WSOP® que hay en juego para los mejores clasificados de la liga. Espero poder luchar un poquito más el mes próximo para conseguir una buena puntuación.

Hace unos años si querí­amos jugar un torneo en vivo no habí­a mucho dónde elegir. Ahora, muchas salas de póker están apostando por los torneos en vivo, creando sus propios torneos. Hoy dí­a tenemos gran variedad donde elegir, lo malo quizás es que la competencia lleva a estas salas a poner sus torneos en fechas que coinciden con los torneos de otras salas o quedando muy próximos, y con los precios de entrada que se gastan, la mayorí­a de los jugadores se ven obligados a elegir entre varios por la incapacidad de asistir a todos, ya sea incapacidad fí­sica o económica.

Lo bueno de todo esto es que ya no nos podremos quejar mucho más de tal o cual torneo, de si la estructura es un desastre o la organización no nos satisface, porque ahora ya no es como antes, que jugar torneos eran como las lentejas «si quieres las comes y si no las dejas», ahora, si no te gustan las lentejas, puedes comer solomillo de ternera o un buen besugo al horno, creo que hay para todos los gustos.

Yo personalmente voy a apostar este año por la liga Marbella Classic Poker770, no sólo porque mis patrocinadores sean los organizadores del evento, sino porque creo que es un torneo que vale la pena, cómodo de jugar, factible y con unos premios más que atrayentes. Si os animáis a probarlo, en Marbella nos veremos entonces a primeros del mes que viene.

Suerte a todos.

Artículo anteriorLa rake race de Noiq ya terminó. Hoy es el freeroll para Las Vegas.
Artículo siguienteOctava entrega del programa de All-in