Inicio Resultados de poker October Nine Cap. I: Merson, Sylvia y Balsiger a por el brazalete

October Nine Cap. I: Merson, Sylvia y Balsiger a por el brazalete

24

Anoche nos esperaba una de esas veladas que cualquier aficionado al poker no puede ni quiere perderse nunca. Después de 3 meses de espera, llegaba el momento en que los October Nine se sentaran en la mesa del Penn & Teller Theater Rio All-Suite Hotel & Casino, para disputar la primera de las dos jornadas restantes para conocer quién es el sucesor de Pius Heinz como Campeón del Main Event de las WSOP®. Tras la jornada, ya solo quedan tres candidatos con opciones: Greg Merson, Jesse Sylvia y Jake Balsiger.

 La cita comenzó puntualmente. Jake Eiffel fue el encargado de dar el tradicional «Shuffle Up and Deal«. 
 

¡A Jugar!
 
Los protagonistas en ese momento, ya ocupaban sus puestos, mentalizados de lo que les quedaba por delante:
 Aquí os dejamos un pequeño resumen de lo ocurrido a lo largo de estas casi 8 horas que duró la jornada:
 
Nivel 34 – 150.000/300.000-40.000
 
Cuando comenzaba la acción en esta mesa final de las WSOP®, restaba una hora y 9 minutos de este nivel que transcurrió sin que llegara ninguna eliminación por parte de los jugadores. 
 
Las cosas no comenzaron bien para Greg Merson, uno de los grandes favoritos para la victoria. Un farol cazado por parte de Rob Salaburu y una mano en la que pagó una 4bet de Jake Balsinger le hicieron perder un buen puñado de puntos. Precisamente estos dos jugadores que se las vieron con Merson fueron los que más provecho sacaron a este primer nivel, consiguiendo escalar puestos en la tabla. 
 
Rob Salaburu encontró buenos spots en los que conseguir fichas, coincidiendo con buenas cartas que le fueron repartidas. Unos sk hk jugados un tanto extraños contra Steve Gee y un sa sj que ligó color contra Merson le valieron para escalar hasta los 24.000.000 de puntos
 
Los demás jugadores no se movieron demasiado. Pese a lo que podíamos creer antes de que comenzara la acción, el líder en fichas, Jesse Sylvia, no se movió en exceso, ni tampoco lo hizo Andras Koroknai, el segundo clasificado. 
 
En la última mano del nivel, Greg Merson consiguió recuperar el terreno perdido contra Michael Esposito. Con dt d8, en el river ligó el color de diamantes que iba buscando, en un board dj hk h7 d2 . Las comunitarias no pudieron sonreír más a Merson, cuando además de ligar su color en el river, éste daba dobles parejas a Esposito con ck cq, quien pagó sin dudarlo demasiado la «value bet» de 3.700.000 puntos en el river. 
 
Tras esta mano se llegaba al primer break de la velada, con Michael Esposito como gran damnificado del primer nivel, bajando de 16 a 9 millones de fichas. 
 
Nivel 35 – 200.000/400.000-50.000
 
Pocos minutos después de comenzar este nuevo nivel, llegó la primera eliminación del día. Lejos de lo que cabía imaginar, no fue ni Jeremy Ausmus (el short-stack al comenzar el día), ni Michael Esposito, muy tocado tras el encontronazo con Merson al final del anterior nivel. Esta amarga posición cayó del lado de Steve Gee, eliminado a manos de Russell Thomas. La mano vino de la siguiente manera (atención, porque fue bonita). 
 
Con c8 d8 Gee abría la mano desde UTG a 900.000 puntos. Greg Merson en UTG+1 pagaba la apuesta, al igual que Russell Thomas en botón, nada menos que con dq cq. El flop vino: c7 h4 d5. Gee tomaba la iniciativa apostando de cara 1.600.000 puntos, derribando de la mano a Merson, mientras que Russell se limitaba a pagar. El turn fue la cj y la sucesión de apuestas fue la misma: 3.250.000 puntos metía en el bote Gee, y Thomas volvía «solo» a pagar. En el river cayó una de las scary cards que podía haber, el s3. Gee en ese momento, pensaba brevemente, antes de meter en el centro de la mesa todo su resto, valorado en 11.350.000 puntos. La patata caliente se la pasaba así a Russell Thomas, a quien le llevó más de 5 minutos tomar la decisión pero al final pronunció eso de «I call«. Gee en ese momento supo que estaba vencido, y así fue. No era un call fácil, pero sí el correcto. Steve Gee caía así eliminado en 9.ª posición con un premio de 754.798$, mientras Russell Thomas se llevaba el primer gran bote de la noche, colocándose así 2.º en fichas en ese momento. 
 

Steve Gee, 9.º clasificado
 
En declaraciones a Kara Scott, Gee admitió que en ningún momento puso a Thomas en una mano tan fuerte como QQ. Cuando le pagó, se pensaba que llevaba algo así como JT o similar. Admitió que no era un call fácil para Thomas, del mismo modo que se quitaba el sombrero por la decisión tomada. Triste por su eliminación, pero contento por haber llegado hasta tan lejos. GG.
 
Tras este «knock out«, la acción siguió con el desperezamiento de Jesse Sylvia, que empezó a moverse algo más. La primera mano importante en la que entró lo hizo con da h8 enfrentándose a Greg Merson, al cual se notaba que era al que menos miedo le daba meter sus fichas en el centro. Un flop s9 s8 d8 daba trips a Sylvia, y «open-ended» a Merson con cj ct. Éste aguantó el primer «barril» en el flop, pero al no ligar su proyecto en el turn, abandonó su mano ante el nuevo «talegazo» del líder. 
Pero este cambio de marcha que intentó dar se encargó de frenarlo su compañero del equipo 888poker, Jake Balsiger, que con ha hk no dudaba en anunciar su primer «all-in» de la noche por unos 10.000.000 de puntos, ante la apertura estándar de Jesse Sylvia desde UTG a 900.000 puntos. Sylvya, que se estaba viendo como empezaba a abrir un rango más amplio de manos, ni llegó a plantearse pagar esa apuesta con dk dt, mandando rápido sus cartas al mazo. 
 
Lo siguiente más importante que sucedió en este nivel fue una nueva ocasión en la que las fichas de un jugador fueron al centro de la mesa, encontrando pagador. Nos referimos al recién mencionado Jake Balsiger, el cual acabó restado antes de las comunitarias con su pareja de ck dk frente a las hq sq de Rob Salaburu, un cooler casi imposible de evitar estando a las alturas en las que estábamos. Las cartas del centro no trajeron nada que intimidara a Balsiger, que conseguía doblar así su stack, superando la barrera de los 22 millones de puntos, mientras que Salaburu se quedaba con algo menos de 10 millones, perdiendo así el terreno que había conseguido recuperar hasta ahora. 
 
El resto del nivel corrió con algún movimiento de Jeremy Ausmus restándose siempre antes de las comunitarias, robando y rerrobando a sus rivales, lo que le valió para sobrevivir con relativa tranquilidad, al contrario de lo que le iba ocurriendo a Michael Esposito, que poco a poco se iba desinflando y quedando cada vez con menos fichas. 
 
Y cuando parecía que sería Esposito el siguiente en caer, aunque solo fuera por culpa del desgaste al que estaba siendo sometido, llegó una nueva eliminación para salvar al short-stack del momento. Ésta le tocó a Rob Salaburu, acompañada del drama que supone caer contra una mano peor, además siendo ligado en el river. 
 
Ya decíamos que Jesse Sylvia había comenzado a jugar más en este nivel. Tanto fue así, que en una ocasión en la que la mano le llegó limpia hasta la ciega pequeña, haciendo uso de su mayor stack, anunció all-in ante Salaburu que estaba en ciega grande. Fiel a su estilo, Salaburu no tardó ni un momento en tomar su decisión, pagando con d7 h7 ante el cq c5 del líder del torneo. La cara de Salaburu, mientras hincaba su rodilla en la silla, hacía presagiar la tragedia y no se equivocó. El flop y turn fueron da sa c4 d2 pero en el river cayó la carta que Salaburu no quería ni ver: la hq. Esa dama le mandaba directo al rail en 8.ª posición con un premio de 971.360$, a un paso de poderse autoproclamar «millonario«. 
 

Rob Salaburu, 8.º clasificado
 
La mesa de esta forma se quedaba sin uno de esos jugadores que no dejan indiferente a nadie, para bien o para mal, mientras en la retransmisión, Antonio Esfandiari se mostraba crítico con el movimiento agresor del líder. 
 
El siguiente descanso estaba a punto de llegar, pero antes todavía le dio tiempo a Jesse Sylvia para meterse en otro «embolao» que le hizo perder un buen montón de puntos. Desde el botón, Sylvia abría una nueva mano, recibiendo la 3Bet de Koroknai desde ciega pequeña. Sylvya pagaba para ver un flop ca d4 d6. El húngaro, que apenas se había movido hasta el momento, apostaba de cara 2.5 millones, que el líder pagó con intención de flotar a su rival. En turn cayó el d4, carta que los dos jugadores aprovecharon para darse check / check. En quinta cayó el d9 y Koroknai volvió a cederle la palabra a su rival. Sylvia, que no tenía un pimiento, apostó de nuevo, esta vez hasta 5.2 millones. La apuesta no cuadró a Koroknai, decidiendo pagar, para ver como el líder mostraba s8 s7, mientras el húngaro se llevaba la mano con sa d7 además de un importante bote que le hacía escalar por encima de los 30 millones de puntos.
 
Con esto, prácticamente se llegaba al final del nivel, con el consecuente descanso de 15 minutos.
 
Así estaba el conteo aproximado de fichas en el momento del break:
  • Jesse Sylvia: 45.100.000 ptos
  • Russel Thomas: 41.775.000 ptos
  • Greg Merson: 33.375.000 ptos
  • Andras Koroknai: 32.600.000 ptos
  • Jake Balsiger: 24.225.000 ptos
  • Jeremy Ausmus: 15.325.000 ptos
  • Michael Esposito: 5.575.000 ptos
Nivel 36 – 250.000/500.000-50.000
 
Comenzaba el tercer nivel de la mesa final y como veíamos en el conteo de fichas, a Michael Esposito comenzaba a urgirle la idea de conseguir fichas. Esto hizo que en las primeras manos, hiciera dos movimientos seguidos de 3bet-push, sin encontrar clientes en sus rivales, lo que le valió para alcanzar casi los 10 millones de puntos. Pero justo la siguiente ocasión en la que intentó ese movimiento, la cosa le salió rana. 
 
Greg Merson, uno de los que más activo se había mostrado hasta el momento, abría una nueva mano desde UTG, poniendo un millón de fichas sobre la mesa. Cuando la acción le llegaba a Esposito, volvía a anunciar «all-in» con su sa hj, recibiendo el call instantáneo de Merson con ca sk cuando la voz volvió a su posición. No hubo milagro: el board cayó s4 s9 d7 s6 c8, dejando eliminado a Michael Esposito en 7.ª posición, con un premio de 1.258.040$
 

Michael Esposito, 7.º clasificado
 
Tras esta mano, sucedía algo inédito en los últimos 3 meses: había cambio de líder. Greg Merson adelantaba así a Jesse Sylvia con unos 45.000.000 de fichas en su haber. 
 
Las manos siguientes a esta eliminación no trajeron grandes fluctuaciones de fichas. Éstas fueron pasando de un stack a otro, aunque sí provocaron algún movimiento en la tabla clasificatoria. Sylvia recuperaba el liderato tras ganar una mano contra Russell Thomas (quien tras eliminar a Gee no se había movido demasiado), y Jeremy Ausmus abandonaba la posición de «short-stack«, adelantando en fichas a Jake Balsiger, a quien un par de movimientos de agresión preflop no le salieron como esperaba, perdiendo unas cuantas fichas por el camino. 
 
La acción preflop continuaba con cualquiera de los seis integrantes de la mesa abriendo botes y recibiendo resubidas, casi siempre a cargo de Merson o Sylvia, los mayores stacks de la mesa, como cuando éste último le hizo una 5bet a Koroknai con ha h4 ante la que el húngaro tuvo que tirar su cq dj en guerra de ciegas (wow).  Así continuaba la acción a la espera de alguna mano cruzada que no acababa de llegar. 
 
Pasó largo tiempo en este nivel sin ver un bote realmente grande a favor de alguno de los jugadores. Básicamente, fue Sylvia quien más animó la acción, volviendo así a abrir cierto hueco sobre sus perseguidores, siendo Merson y Koroknai los que le seguían más de cerca, turnándose en 2.ª posición. Así estaba el conteo en la parte final de este nivel:
  • Jesse Sylvia: 54.175.000 ptos
  • Greg Merson: 42.100.000 ptos
  • Andras Koroknai: 41.200.000 ptos
  • Russell Thomas: 22.950.000 ptos
  • Jeremy Ausmus: 19.375.000 ptos
  • Jake Balsiger: 18.125.000 ptos
Seguíamos esperando una mano cruzada que nos levantara de los asientos y nos hiciera tener el corazón en un puño, y os aseguro que esta mano llegó a pocos minutos de acabar el nivel. 
 
Como podéis ver en el conteo anterior, Koroknai había conseguido amasar un buen stack, a base de darse «tortas» con Sylvia y Merson. Precisamente estos tres jugadores protagonizaron la siguiente eliminación.
 
Desde el botón, Merson abría una nueva mano subiendo a 1.000.000 de puntos. En ciega pequeña, Sylvia hacía lo de casi siempre, es decir, 3betear a 2.600.000. Lo normal en esta situación era que el húngaro Koroknai tirase su mano en ciega grande, pero en lugar de eso, decidió hacer una cold 4bet a 5.300.000. Merson no estaba por la labor de tirar su mano, cosa que se evidenció cuando puso sobre el tapete una nueva resubida, esta vez hasta 9.200.000 puntos. Sylvia se dio cuenta que esa no era su guerra,  y se apartó de la acción, pero no hizo lo mismo el húngaro. Koroknai debió «ver hueco» al mismo tiempo que se enajenaba mentalmente por un momento, cuando anunció «all-in» con su hk dq poniendo en riesgo su torneo. Merson no tardó apenas nada en pagar con su sa sk. Koroknai se dio cuenta del patinazo nada más escuchó como Merson le pagaba; ¡estábamos ante el bote más grande del torneo hasta el momento! Tocaba rezar, pero no hubo suerte. Un board de cartas bajas en forma de h8 s3 c2 s7 h7 mandó al rail al único no-americano de la mesa en 6.ª posición con un premio de 1.640.902$.
 

Andras Koroknai, 6.º clasificado
 
Coincidiendo con esto, Greg Merson se ponía, esta vez sí, líder destacadísimo de la mesa, con justo el doble de fichas que su inmediato perseguidor: Jesse Sylvia (92M vs 46M). 
 
Tras la mano que eliminaba al jugador húngaro, no se tardó mucho en llegar al siguiente descanso del día, momento que los jugadores utilizaron para tomar oxígeno y replantear con sus diferentes «coaches» la línea a seguir dado el nuevo escenario.   
 
Así quedaba el marcador después de este tremendo bote ganado por Merson:
  • Greg Merson: 89.250.000 ptos
  • Jesse Sylvia: 46.725.000 ptos
  • Russell Thomas: 23.800.000 ptos
  • Jeremy Ausmus: 20.925.000 ptos
  • Jake Balsiger: 17.275.000 ptos
Nivel 37 – 300.000/600.000-75.000
 
Tal como sucediera al comienzo del nivel anterior, las primeras manos de la reanudación las protagonizaron los jugadores más necesitados de sumar puntos, concretamente Jake Balsiger, el que ocupaba entonces el puesto de short-stack. Rápidamente se puso manos a la obra para robar algunos botes y llevarse otros de forma legítima, como cuando 4beteó con sus dk hk ante Ausmus, que no eligió el mejor momento para 3betear con su st h8. Poco después, de nuevo el jugador más joven de la mesa se enfrentaba en otra mano a Jesse Sylvia, otra vez con resultado favorable, colocándose así en 3.ª posición por delante de Russell Thomas, el cual no se estaba moviendo demasiado. 
 
Con esta reciente inyección de puntos que puso a Balsiger con más de 32 millones de puntos, Jeremy Ausmus pasaba a ser el short-stack de la mesa, situación que no le duró ya mucho más, ya que fue el siguiente jugador en caer eliminado
 
La mano llegó en una nueva guerra entre botón y ciega grande. Jeremy Ausmus, en el botón, abría el bote recibiendo el call de Jesse Sylvia en ciega grande. El flop fue s3 c9 s8, y ambos jugadores decidieron pasar. Al aparecer el d3 en el turn, Sylvia jugaba al check/raise poniendo 3.6 millones de fichas ante la apuesta de Ausmus. Éste tenía que tomar una decisión, y después de mucho pensar, optó por restarse por 14.5 millones puntos, con proyecto de escalera a dos puntas que le daba su st d7 que tenía en mano, mientras que Jesse Sylvia no dudaba demasiado en pagar con su ca h9. En el river cayó una patata en forma de s5 que no cambiaba nada. Jeremy Ausmus caía así eliminado en 5.ª posición con un premio de 2.155.313$. 
 

Jeremy Ausmus, 5.º clasificado
 
Entrábamos así en una especie de burbuja de día. Solo faltaba por conocer una nueva eliminación y el día de hoy se daría por concluído.
 
Esto no se demoró mucho más. El jugador más corto en ese momento, Russell Thomas fue el eliminado que faltaba por caer para que el día llegara a su fin. Además, lo hizo a manos de Jake Balsiger, lo que hace que sumando éste las fichas de Thomas, la clasificación se apriete todavía más de cara a la jornada final. 
 
En la mano que eliminaba a Thomas, éste abría desde ciega pequeña con ha d9 y Balsiger, en la grande, ponía toda la responsabilidad de «quererle» empujando todas sus fichas al centro de la mesa, con una mano mejor que la de su rival: sa ck. Después de mucho pensar, Thomas aceptó la invitación, esperando que se tratara de una jugada al 50% o similar, pero no fue así. Su mano iba muy dominada por la del benjamín de la mesa y las comunitarias no cambiaron la fortuna. El board fue c8 hq h5 d5 h7. De esta forma, Russell Thomas caía eliminado en 4.ª posición con un premio de 2.851.537$, dando también el día por concluido. 
 

Russell Thomas, 4.º clasificado
 
El conteo oficial de los tres jugadores que mañana lucharán por hacerse con el ansiado brazalete es el siguiente:
  • Greg Merson: 88.350.000 ptos (147 ciegas)
  • Jesse Sylvia: 62.750.000 ptos (104 ciegas)
  • Jake Balsiger: 46.875.000 ptos (78 ciegas)


Greg Merson, el rival a batir

Mañana, a partir de las 2:00h de la madrugada en España, estos tres jugadores volverán a sentarse en la mesa del Penn & Teller Theater Rio All-Suite Hotel & Casino, esta vez sí, hasta que solo quede uno. 
 
¿Quién ganará?
 
Artículo anteriorSergio Aido se lleva el WPT National Series de Barcelona
Artículo siguiente‘The Big One for One Drop’ volverá dos años después