Inicio Actualidad de poker El remozado BCN World mantiene dos espacios para casinos

El remozado BCN World mantiene dos espacios para casinos

37

El proyecto de BCN World parece haber superado uno de los momentos más crí­ticos de su desarrollo. Después de una batalla ideológica y polí­tica que ha enfrentado frontalmente a los socios de gobierno de la Gerenalitat, a veces de manera grotesca -se llegó a plantear un referendum, que no salió adelante porque unos querí­an que solo votaran los habitantes de la zona y otros Cataluña entera-, el requisito previo indspensable para empezar las obras, el plan urbaní­stico, puede salir adelante en muy breve plazo de tiempo.

Según el calendario más optimista, el complejo de ocio y juego verá aprobado su plan urbaní­stico definitivo en los próximos dí­as. Forma parte de la agenda del martes en la Comisión de Urbanismo de Tarragona, donde conseguirá el visto bueno provisional. El miércoles se expondrá en la comisión que supervisa el denominado Centro Recreativo y Turí­stico (CRT) de Vila-seca y Salou, y el jueves recibirá el refrendo oficial y definitivo en la Comisión de Polí­tica Territorial y Urbanismo de Catalunya.

Alcanzar la aprobación del plan de urbanización de la zona aledaña a Port Aventura ha sido una larga batalla, que ha dejado diversas ví­ctimas. El cadáver más evidente es el del Grupo Veremonte, impulsor inicial de BCN World, totalmente apartado del proyecto.

También es evidente el replanteamiento del uso al que se dará el complejo, inherente al recorte en extensión y altura que solicitó y consiguió Esquerra Republicana para suavizar su oposición al proyecto: BCN World pierde el 25% de terreno urbanizable, de un millón a 750.000 m2, y también un 20% de su techo máximo, de 90m a 75m de altura. Las zonas de ocio y comercio mantienen su forma original, pero la superficie hotelera pasa de 600.000 m2 a 425.000 m2. El mayor triunfo para los republicanos y para los anticapitalistas de la CUP es el recorte en la superficie de juego, que se queda en la mitad de lo que aparecí­a en los planos enseñados en 2012.

Los seis casinos que querí­an construir los inversores se van a quedar en dos. Y este puede ser un punto de fricción en el proceso de adjudicación de licencias.

Desde el principio, dos de los grandes impulsores de la financiación de BCN World fueron el grupo Melco, un gigante asiático detrás de establecimientos como los City of Dreams de Macao y Manila, y la renombrada multinacional Hard Rock, que llegó al proyecto de la mano de Bañuelos, impulsor de la idea. Como la consecución de BCN World requerí­a de la urbanización de los terrenos y de una rebaja fiscal a los casinos, las licitaciones se hicieron de forma pública y se dio entrada al proyecto al grupo local Peralada, que trajo de la mano al grupo Genting, muy activo en Asia y Reino Unido

Son tres compañí­as del sector del juego para dos casinos, y las tres aportan un porcentaje importante de la teórica inversión final. Además, el periodo de indecisión provocado por las disensiones entre los partidos polí­ticos animaron a Melco y a Hard Rock a presentar un proyecto muy similar al gobierno de Chipre, que no se sabe aún cómo afectará a su implicación en la promoción de Tarragona. Las tres empresas dispondrán de 90 dí­as para presentar sus ideas y planes de construcción, contados a partir de la aprobación del plan urbaní­stico.

El último reo en espera de ajusticiamiento es el nombre, BCN World. En ERC nunca gustó, y los socialistas catalanes, que aseguran los votos necesarios para sacar adelante el plan urbaní­stico aunque la CUP decida no apoyar al grupo del presidente Puigdemont, se han sumado al proyecto por su interés territorial en Tarragona, por lo que la referencia a Barcelona también les puede sobrar. Por ahora, se habla oficialmente del CRT, la misma denominación que la del área urbanizable o de Centros Turí­sticos Integrados (CTI). A ver si se les ocurre algo con más gancho.

Artículo anteriorWaigamer y joslopgon despedirán 2016 como campeones en PokerStars.es
Artículo siguienteiyisinabi, ganador del Monday Million, nunca había cobrado más de 1.000$