Inicio Actualidad de poker Primeras manos

Primeras manos

8

Primeras manos.

Se ha comentado hasta la saciedad PERO debido a que creo que es un punto MUY IMPORTANTE voy a volver a contar la historia otra vez: En una casita del bosque viví­a la abuelita… lol¡ ¡esta es otra historia!. Al tema: Como todos sabéis es FUNDAMENTAL crearse una imagen tight en la mesa. Esta imagen hay que «currársela», no aparece por que si. Es muy importante seleccionar muy mucho las manos que vamos a jugar. Hay que evitar, en lo posible, jugar manos especulativas en el principio del juego por que la única manera de sacarle provecho es ganando, si perdemos no nos ayuda a crear nuestra imagen, e incluso ganado, tampoco aporta nada a nuestra imagen «tight».

Hay que jugar estilo ROCA con jugadas «premium». Jugando estas manos aunque perdamos nos ayuda a crearnos la imagen que deseamos. Hay que enseñar estas manos siempre que podamos en el showdown al principio de la partida aunque perdamos y después «hay que intentar» enseñarlas cuando nos convenga.

–»¿Intentar enseñarlas?»- Fijaros que una de las caracterí­sticas de nuestra especie (el orégano) es camuflar nuestros sentimientos aparentando lo contrario. Si un personaje me enseña las cartas sin necesidad, es decir, cuando ya ha ganado y no tiene porque enseñarlas, me está queriendo decir : «Ojo, que yo siempre juego con cartas altas» e inmediatamente lo clasificamos como «posible» bluffer. En low limit lo de «posible» significa «seguro». La primera apreciación suele ser la correcta. ¿A que nos lleva esto? Pues que para enseñar las cartas que nos convengan debemos intentar que parezca que no las queremos enseñar. Que me aspen si lo entiendo :-o. La forma de hacer este truco de magia es enseñarlas siempre en el showdown aunque perdamos «siempre que podamos». Generalmente llegaremos en head-up o contra dos contrincantes y el personal no tiene muy claro cual es el orden correcto de enseñar las cartas, es más, hay algunas salas que tienen su particular sistema. Normalmente el que primero las enseña es el primer apostante o el que raisea porque suele coincidir con el que gana, así­, de esta manera, el casino pierde menos tiempo y puede empezar otra mano. Esta todo pensado.

A lo nuestro: Si llegamos en head-up podemos enseñarlas aunque no nos sea obligado porque ya hemos perdido PERO nadie se dará cuenta (o casi nadie). El mismo truco se puede emplear si hay dos contrincantes. Todo ocurre tan rápido que la gente no se queda con la copla PERO si se quedan con tus cartas (consciente o inconscientemente). A que nos lleva esto: Pues que la próxima vez que hagas raise desde late la gente se lo pensará dos veces antes de apretar el botoncito del «Call» a no ser que lleve alguna pareja o proyecto, lo que nos vale a nosotros para identificar sus cartas.

Esto que parece tan obvio no lo es tanto en la practica y un personaje que juegue con pareja de doses en sus cartas tapadas se rendirá más fácilmente si en el flop hay cartas altas que él recuerda que son las que tu sueles jugar, de lo contrario el tio te llegará al river y tu perderás con tu flamante AK suited.

En definitiva, si ganamos un par de manos con «premiums hands» nuestro primer objetivo se puede dar por concluido y pasar a jugar cartas especulativas y semi-bluffs con posición.

Vuelvo a decir que esto es MUY IMPORTANTE porque si jugamos en cuatro mesas, en tres mesas somos favoritos y en una NO lo somos, el juego adecuado para las tres mesas ganadoras puede no ser el adecuado para la mesa donde no somos favoritos, y hay que ser conscientes de ello y jugar ROCA en la mesa donde estamos perdiendo para crearnos el perfil adecuado. Si no lo hacemos así­, las perdidas de la mesa perdedora contrarrestaran las ganancias de las mesas ganadoras y acabaremos la sesión sin los beneficios esperados.

PD: Saludos a la parroquia. Y no dejéis de ir a la iglesia los domingos. Al bar «La iglesia». Oye, que ponen unos pinchos de escándalo y el agua bendita tiene color de cerveza, espuma como la cerveza, sabe como la cerveza… yo dirí­a que es cerveza. Pero en fin, vete tu a saber. Cada uno se gana el camino al cielo como puede, y yo lo estoy intentando bebiendo San Miguel. Ya os diré si funciona, pero más tarde que pronto 😉 si puede ser.

Por Juan Carreño

Artículo anteriorPena de los peces
Artículo siguienteErrores del dealer