Inicio Actualidad de poker Pokerstars abre en Pennsylvania y el poker online llega al debate electoral...

Pokerstars abre en Pennsylvania y el poker online llega al debate electoral en EE.UU.

229

Hoy, lunes 4 de noviembre, está previsto que se lance la primera plataforma de juego online legal en el estado de Pennsylvania, el cuarto de Estados Unidos en recuperar el poker online tras la aprobación de la UIGEA en 2006 y la intervención del Departamento de Justicia en el Black Friday.

El casino fí­sico que ha recibido licencia para lanzar esta plataforma es el Mount Airy Casino, que ofrecerá un amplio abanico de juegos de azar y también una plataforma de soporte para el poker online ¿Y qué operador crees que se va a hecer cargo de esa parte en concreto? El que más ha removido cielo y tierra para conseguirlo, Pokerstars.

Pokerstars se aseguró la licencia con una jugada maestra que pocos vieron en su momento.

Su alianza con la empresa estadounidense ElDorado, anunciada el pasado noviembre de 2018, le abrió las puertas a Pennsylvania, pero 888Poker partí­a con ventaja con el respaldo de Caesars Entertainment, que posee el Harrah’s Philadelphia Casino.

Siete meses más tarde, se desveló que ElDorado y Caesars se iban a fusionar. En la letra pequeña de las condiciones del acuerdo inicial entre Stars y ElDorado, el operador online se aseguraba ocupar la skin principal en losestados en que hubiera dos o más casinos de compañí­a. Ahora que ya no solo es cuestión de skins sino incluso de competencia directa con 888Poker, se demostró que el movimiento de Stars era en realidad un jaque al sector.

Sorprendentemente, en marzo, ElDorado vendió la propiedad que tení­a en el estado a otra compañí­a, Churchill Downs. Pero ese flanco también estaba cubierto por Stars, que tení­a el compromiso del Mount Airy Casino para convertirle en el proveedor de sus servicios online. Conjurado el peligro del Harrah’s y con su nuevo socio encargado de abrir el mercado en el estado, Pokerstars será la primera sala de poker online que va a funcionar en Pennsylvania.

El cliente no se va a parecer demasiado al que conocemos en Europa. Si nos fiamos del adelanto que hizo Pokerfuse a principios de octubre, Pokerstars ha descartado varios de sus productos estrella para Pennsylvania.

Los Spin & Go no han conseguido la aprobación de la Comisiónde Juego del Estado. No se sabe si ese es también el caso del Zoom, o si se han tenido en cuenta otros factores como la gestión del tráfico, pero tampoco habrá mesas de foldeo rápido. En otro apartado más apegado a ciertas tendencias de la industria, tampoco ofrecerán partidas de heads-up.

Estas restricciones y el relativo estancamiento del poker online en los otros tres estados en el que está legalizado y funcionando -Nevada, New Jersey y Delaware-, siembran dudas sobre el tamaño del mercado que se le abre al poker online en Pennsylvania.

Las empresas sin licencia siguen siendo muy accesibles para los jugadores. Su tráfico y su oferta de bonos y premios es mejor que la que se puede encontrar en los operadores legales. Es un problema de legislación; y como tal es un problema polí­tico.

La comunidad del poker estadounidense se ha agitado enormemente con la irrupción del tema del poker online en la campaña demócrata para las elecciones de 2020. La polí­tica estadounidense es profundamente electoralista, y está acompasada en ciertos procesos y etapas que ocupan buena parte de una legislatura en hacer campaña para la siguiente.

Están ya preparados los primeros debates entre los candidatos a las primarias de los partido mayoirtarios, el demócrata y el repúblicano. Uno de los candidatos demócratas que ha obtenido el reconocimiento de formar parte de este decisivo debate es Andrew Yang, un polí­tico que está cogiendo cierta tracción en medio de una carrera que deberán protagonizar, en buena lógica, Joe Biden, Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

El sesgo más novedoso de la campaña de Yang es el micromanejo de las propuestas. En vez de intentar diseñar unas lí­neas maestras para su polí­tica federal, se ha preocupado de anunciar medidas concretas para sectores e industrias muy definidas, entre ellas los del juego. Su tuit sobre un empuje definitivo para la legalización del poker online en los 50 estados fue muy bien acogido por los jugadores de aquel paí­s.

Poco les piden ya a sus polí­ticos. Yang empieza errando en la premisa. Son cinco estados los que han legalizado el poker online, con la última adición de West Virginia. Tampoco promete una acción a nivel federal, porque no viene al caso.

La UIGEA y la interpretación que el gobierno de Obama hizo de la Wire Act le da plenos poderes a los estados para acomoeter esta legalización, pero es obvio que desde Washington se pueden mover algunos hilos para acelerar el proceso. Pero solo algunos. En Hawaii, por ejemplo, ningún tipo de juego es legal, ni siquiera hay casinos, y el gobierno federal no puede obligarles a cambiar ni una coma de sus reglamenteos.

La predisposición de Yang para la polí­tica a pie de calle se demostró con el sí­ que dio a la invitación de Joey Ingram a acudir a su podcast para tratar el tema en profundidad, lo que acabó de rendir a sus pies a los miles de seguidores en redes sociales de figuras como Daniel Negreanu, Liv Boeree, Rob Yong o Phil Galfond, que mostraron su entusiasmo por que Yang introduzca este tema en la campaña electoral de 2020.

Artículo anterior‘Territorio Tilt’ ganó en el último torneo de octubre y se llevó la general
Artículo siguienteJK-GuRRuNEAA y PalomoBuchón salvan con nota el domingo en Pokerstars.com