Inicio Articulos El poder del montón de fichas. Por Isaac Mayolas

El poder del montón de fichas. Por Isaac Mayolas

20

La cantidad de fichas que dispones son una poderosa arma para influenciar a los rivales. Es muy importante calcular la cantidad de fichas en relación a nuestras ciegas:

  • Zona de pocas fichas: menos de 20 veces la ciega grande.
  • Zona de confort: Cuando el jugador tiene entre 15 y 50 veces la ciega grande, decimos que tiene una cantidad normal de fichas.
  • Muchas fichas: Cuando un jugador supera en 50 veces la ciega grande.

Cuando tienes pocas fichas la posición no es muy importante. Tu intención debe ser apostar todas tus fichas antes de ver el flop o justo después de verlo. Cuando entres en el bote en primer lugar con una buena mano tendrás más oportunidades de ganar siempre que tengas una pareja alta o una mano muy buena. Cuando entras con cartas más débiles (una pareja pequeña) tu situación ideal serí­a enfrentarte contra un solo jugador y apostar todas tus fichas contra él.

Si tienes una cantidad media de fichas la urgencia de entrar en los botes no es tan grande. No te enfrentes a situaciones en las que debas poner en riesgo todas tus fichas, puedes esperar a situaciones en las que tengas ventaja y donde no estés comprometido en caso de resubidas.

Cuando tienes muchas fichas la posición constituye un elemento muy importante. Con muchas fichas la posición te permite evaluar las apuestas de los rivales (comparándolas con el bote), calcular pot odds , elegir contra quien quieres jugarte las manos, farolear y resubir a jugadores que realicen apuestas de prueba. Nadie quiere comprometer sus fichas enfrentándose al lí­der de la mesa. Sólo jugarán contra ti si tienen buenas manos y eso te da mucha información. No necesitas construir botes grandes si no tienes jugadas muy fuertes y tienes posición. Tienes que jugar agresivo en las primeras rondas de apuestas, para que los jugadores con pocas fichas tengan que comprometer su resto para ver las siguientes cartas.

Por Isaac Mayolas
campeón del mundo de Heads Up del 2006
Artí­culo originalmente publicado en
Cara de Poker.

Visita

Artículo anteriorArtículo de opinión: el póquer en Catalunya
Artículo siguienteLa quinta temporada del EPT ya tiene fechas