Inicio Actualidad de poker Los mejores también sufren las inclemencias del TILT

Los mejores también sufren las inclemencias del TILT

7

Están siendo tiempos difí­ciles para Phil Ivey. Su vuelta a las mesas online de Full Tilt Poker, digamos que no están siendo tan plácida como a él le hubiera gustado. Lejos quedan aquellas sesiones en las que Phil Ivey levantaba cantidades astronómicas, sin apenas despeinarse.

En este tiempo en el que ha estado «fuera de circulación» tras el escándalo del Black Friday, las mesas online se han endurecido, y pese a que continúa siendo para muchos el jugador más completo, capaz de dominar el juego en vivo y el online como pocos, no acaba de encontrar las sensaciones y el juego necesario, para cosechar buenos dividendos.
Tenemos al californiano por un jugador tranquilo, sosegado y casi impertérrito, pero hay ciertas muestras que nos demuestran que también es humano, que siente y que incluso se deja llevar por las emociones.
Como os contábamos hace un par de dí­as en la entrada titulada como «Pesadilla en Ivey Street«, las últimas sesiones que «Polarizing» (como se hace llamar en Full Tilt Poker) ha protagonizado, no han hecho más que un «butrón» en su cajero. Lleva palmando más de millón y medio de dólares, y la de ayer, no hizo más que seguir la misma tendencia.
Hubo una sesión muy movida en las mesas de 2-7 Triple Draw 250$/500$, con presencia de Tom Dwan, Phil Galfond o el anónimo «patpatpanda» entre otros. De nuevo, las cosas no fueron como Ivey hubiera deseado.
Más allá de que la sesión acabó con unos números rojos bastante importantes, fue llamativo percibir el estado mental por el que parece está pasando Ivey. Esto nos lo demuestra con cierta claridad, una mano que le enfrentó a «patpatpanda» y que de nuevo, palmó.
La mano en cuestión la abre Galfond desde el cut-off a 1.050$, y en la ciega pequeña, «patpatpanda» resube a 3.750$. Ivey en la BB paga, y Galfond se quita del medio.
Lo llamativo empieza aquí­, ya que en el momento de realizar su primer descarte, Ivey pide dos cartas, pero «patpatpanda» ¡se planta!
Tras el descarte, «patpatpanda» juega el check-call, y paga la apuesta de 7.650$ de Ivey.
En el segundo descarte, Ivey cambió una carta, y «patpatpanda«, de nuevo se plantó. Esta vez el anónimo jugador apostó 18.600$ desde la SB, y luego se limitó a pagar los 51.000$ a los que resubió Ivey. El bote era ya muy grande.
Tercer descarte. Aquí­ los dos jugadores se plantan, aparentemente con sus manos ya hechas. «patpatpanda» decide checkear, y Ivey le pone «all-in» por 123.805$ (!!!). La respuesta no se hizo esperar: insta-call de «patpatpanda» que se llevaba un bote de 373.832$, como podéis ver en la siguiente captura.
¿Qué podí­a llevar «patpatpanda» tras su «triple plantada»? «Solo» segundas nuts como podéis ver con s7 d6 s4 c3 h2, una mano que solo hubiera superado una confinación de 7-5-4-3-2, ya que en el 2-7 Triple Draw, lo que se trata es de conseguir una mano con cartas que vayan del 2 al 7, cuanto más baja mejor.
Esta mano ilustra bastante bien lo que está siendo la actuación de Ivey en las mesas online durante los últimos dí­as. El americano se quiere llevar los botes por lo civil o por lo criminal, pero a veces, ni así­ es posible.
Artículo anteriorMichael Mizrachi engorda… su palmarés
Artículo siguiente¿Objetivo 2013? ¡Un millón de beneficio!