Inicio Actualidad de poker Paul Phua se libra también en Macao de las acusaciones sobre apuestas...

Paul Phua se libra también en Macao de las acusaciones sobre apuestas ilegales

110

En el año 2014, Macau ya se habí­a establecido como el paraí­so de los High Rollers.

Los pros más carismáticos e influyentes de los casinos americanos y europeos tení­an que tirar de contactos y solicitar humildemente permiso para lograr acceso a las partidas VIP más grandes y potencialmente beneficiosas del planeta.

En un artí­culo de nuestra portada identificábamos al guardián de las llaves de las high stakes de Macau, Paul Phua. Su cara ya nos sonaba a todos, pues era visitante asiduo de Las Vegas y de los festivales más importantes de Europa. Donde hubiera un torneo importante con una entrada de 25.000$ haca arriba, allí­ estaban Phua y el resto de los señores del poker de Macau.

En aquella noticia compartimos la imágen pública de Phua, su impoluta fachada de jugador y relaciones públicas. No referimos en aquel entonces los muchos ingresos que le reportaba su empresa conjunta con Richard Yong, una casa de apuestas llamada ICBet que facturaba millones de dólares. Su condición de hombre de negocios de éxito y millonario, la que paseaba por los fieltros de medio mundo, quedaba perfectamente establecida de cara a la opinión pública,

Pero habí­a rumores sobre una cara oculta, menos amable y que, según se rumoreaba, era capaz de generar unos beneficios mayores que el poker o cualquier otro trabajo.

Los «junket operators» de Macau tienen fama de ofrecer servicios de todo tipo a sus clientes, más allá de lo que podemos esperar de un anfitrión de un casino. El préstamo de dinero a altos tipos de interés puede ser muy beneficioso. También se dice que su agenda les permite ejercer de intermediarios en actividades ajenas al juego, como el establecimiento de relaciones comerciales de las que las autoridades no llegan a enterarse. A Phua se le relacionó con las mafias así­aticas, en concreto con una de las Trí­adas chinas. Pero esa trastienda de Macau ha atendido y atiende a muchos servidores públicos del continente, como se le llama a China allí­, y de muy alto rango, por lo que es un negocio relativamente seguro.

Otras actividades que se le atribuí­an a Phua eran directamente delictivas. En especial, se le persiguió como supuesto cabecilla de una red de apuestas ilegales. De joven, trabajó en la construcción en Kuala Lumpur. Se adentró en el mundo del juego por asociación con jugadores chinos, que le enseñaron a fijar cuotas de fúltbol europeo. La primera evidencia de una posible vida paralela del empresario fueron las grandes cantidades de dinero que le reportaron las apuestas de la Premier en la época del mayor escándalo de amaño de partidos que ha vivido la liga inglesa.

Y hete aquí­ que, en el periodo más álgido de su participación en el circuito y de máxima exposición pública, llega el Mundial de fútbol de 2014.

El Mundial es el acontecimiento que mayores beneficios reporta en el sector de las apuestas deportivas. Tanto legales como ilegales. Las autoridades de ambos lados del Pací­fico, las de Macau y de Estados Unidos, tení­an sus ojos puestos en las operaciones de Phua.

La policí­a china efectuó diversos registros a principios de junio en el Wynn de Macau, donde requisaron multitud de material informático. La policí­a de Macau aprovechó una visita relámpago del empresario al hotel el 18 de junio para detenerle a junto a otras 14 personas, acusadas de mover más de 140 millones de dólares en apuestas ilegales en un periodo de tiempo inferior a las dos semanas..

Pagada la fianza, lo lógico para el empresario malayo era guardar las formas y mantenerse en el centro de su red de conexiones, donde podí­a estar más protegido. Sin embargo, Phua no se podí­a resistir a las WSOP y al poker en Las Vegas.

Phua, Yong y su cohorte de empleados y amigos llevaban alojados desde el dí­a 11 de junio en las villas del Caesars Palace. Phua vení­a de utilizar una lí­nea de crédito de más de 90 millones de dólares en las mesas de high stakes de Las Vegas cuando le pillaron en el Wynn de Macau. Y el 19 de junio, 24 horas después de su detención, cogió otro vuelo a Estados Unidos para no perderse el inicio torneo del millón de dólares de One Drop.

Durante una inspección de rutina, personal del Caesars encontró una sospechosa red de ordenadores y de lí­neas telefónicas montada en las villas de los jugadores malayos. El FBI mandó a agentes disfrazados de técnicos a monitorizar la supuesta operación ilegal y recogieron pruebas suficientes para proceder al arresto de Phua, Yong y sus compañeros de viaje el dí­a 9 de julio.

Los abogados de Phua presentaron con éxito una moción para desestimar los cargos con el argumento de que los métodos utilizados por el FBI para recabar información estaban fuera de lo que permiten las leyes. En cambio, los cargos contra Phua en China llegaron a los juzgados.

Cuatro años y medio después, Phua ha salido absuelto porque la acusación pública no ha logrado conectar de forma adecuada las pruebas recopiladas y el caso no se ha sostenido ante el juez.

A pesar de haber salido indemne de las acusaciones, las detenciones de Phua cambiaron para siempre la historia de los High Rollers. Es difí­cil establecer las consecuencias que ha tenido aquel verano de 2014 para el circuito, pues hoy en dí­a hay más torneos de buy-ins estratosféricos que nunca. Pero no hay que olvidar que fueron los contactos y la presencia en las mesas de los Paul Phua, Richard Yong y demás recreacionales de las altas esferas de Macau fueron los que animaron a los profesionales a arriesgar sus bancas en estos torneos.

Phua y sus colegas siguen jugando torneos millonarios, pero se los han montado por su cuenta, con las Triton Series. Hablamos de docenas de potenciales clientes para el circuito más caro del poker. Ya no aparecen por Las Vegas, Montecarlo o Barcelona, como solí­an hacer. Y tampoco se les espera, aunque quién sabe.

Igual les vuelve a entrar el gusanillo. Quedan tres meses para las WSOP. ¿Paseará Phua su victoria judicial por Las Vegas este verano?

Artículo anteriorPokerStars aprovecha el tirón del Súper Jueves para derrotar a Winamax
Artículo siguienteEl ganador del Sunday Surprise hará rafting en Colorado