Inicio Jugadores de poker Los orígenes de Isildur1

Los orígenes de Isildur1

63

En todas las disciplinas se generan intensos debates a la hora de destacar a los más diestros en su arte. En el poker, las cervezas que habrí­a que encadenar para zanjar ese tipo de discusiones varí­an según hablemos de formatos, de poker en vivo o poker online, si limitamos las comparaciones territorialmente, etc… Pero hay una categorí­a que nos ahorrarí­a siquiera tener que llamar al camarero.

¿Quién es el jugador más famoso de las high stakes?

Ahí­ no hay discusión. La respuesta es Viktor Blom «Isildur1».

Viktor Blom se ha ganado a pulso ser la referencia de un estilo de vida, de un perfil muy concreto de jugador que evoca fantasí­as de éxitos, riqueza, lujo y diversión, irresistiblemente atractivos para los aficionados. Luego todos más o menos nos hacemos a la idea de lo mucho que hay que trabajar para llegar hasta allí­, de las veces que hay que hundirse y resurgir, y de la enorme presión psicológica que hay que soportar. Yy si erramos a la hora de calcularlo, lo hacemos siemprepor omisión. Pero lo olvidamos en cuanto se apilan cientos de miles de dólares en medio de la pantalla. Ahí­ radica el romanticismo de las high stakes.

Blom se ganó su reconocimiento irrumpiendo en las high stakes en el momento más álgido de su historia, las nosebleeds de Full Tilt Poker, a finales de la pasada década. Se peleó con los mejores y les derrotó en su terreno. Además, fue protagonista de las sesiones más épicas que ha dado el poker, su famoso duelo contra los profesores de Cardrunners. Su categorí­a de estrella le valió la mayor campaña de marketing que haya hecho una sala -Pokerstars- durante el fichaje de un pro y, finalmente, fue el gran animador de la irrupción de los nuevos formatos en las rotaciones de los jugadores de los lobbys más caros.

Incluso tras una época de cierta pérdida de protagonismo, este verano ha vuelto a dinamizar las mesas más caras de Pokerstars y, de paso, ha conseguido alguna de sus mayores gestas en torneos, como su primer tí­tulo del WCOOP.

Todo eso está sabido y lo hemos explicado una y mil veces cuando nos ha tocado situar su figura para nuestros lectores. Pero sus inicios en el poker son un relato bastante menos trillado. La gente de Assopoker ha rebuscado en la hemeroteca y ha desenterrado entrevistas que en ocasiones datan de hace más de un lustro para conformar una visión de cómo empezó Blom en el poker.

El juego ha fascinado a Viktor desde bien pequeño. Antes de cumplir la mayorí­a de edas, el joven Blom ya sabí­a lo que era meterse en serios problemas por culpa de las pérdidas de dinero acumuladas en las apuestas y en un juego similar a los fantasy sports que habí­a en su paí­s natal, Suecia.

Viktor tiene un hermano mayor, Sebastian. Juntos descubrieron el poker a través de un programa de televisión que se llamaba «Pokermiljonen». Los hermanos Blom utilizaron una cuenta a nombre del mayor para ingresar 100$ en una sala local. El nick de Sebastian era «SmartNSexy». Se inscribieron en un torneo de 11$ -tendrí­a guasa que las primeras partidas de «isildur1» se jugaran dentro de banca-. Quedaron quintos, y cobraron alrededor de 300$.

Los sits en mesa corta y los torneos de 6$ y 11$ conformaron las primeras sesiones de la carrera de los Blom. «No logramos ninguna victoria importante, pero la tendencia ganadora era bastante decente». Poco a poco, los hermanos empiezan a meterse de lleno en el poker online, a separar sus sesiones y a jugar en solitario.

En 2008, Viktor cumple 18 años y recibe como regalo algo de dinero en efectivo que le permite abrirse una cuenta en una skin de iPoker con un depósito de unos 2,000$. Se hizo llamar «Blom90»

Era todo mi dinero. De haberlo perdido, me hubiera tenido que buscar otra cosa que hacer en la vida.

De inmediato, alcanzó resultados inmejorables. «En aquella época jugaba sobre todo sits de 10 jugadores. En aquellos tiempos, los estadounidenses podí­an jugar contra los europeos y las mesas estaban llenas de reclreacionales». La entrevista en la que recuerda esta etapa data de 2011, y Blom afirmaba que «mis rivales eran malí­simos, según los estándares de hoy en dí­a (2011, recuerda)».

El sueco intentó dar el salto a partypoker, donde comenzó jugando sits de 109$ y 215$. Las cosas fueron mal, y fue debido a ese pequeño traspiés que dio al cambiar de sala, al fallo de adaptación al nuevo metageame de su sala, por el que Blom decidió probar a jugar cash de vuelta a su confortable sala de iPoker. «Tardé solo dos o tres semanas en romper todos los niveles de NLHE. Antes de darme cuanta, estaba jugando 100$/200$, al menos durante 15 horas diarias». Recuerdo el cebo de una entrevista de Bluff Magazine: «Convertí­ 2.000$ en 2.000.000$ en un par de semanas».

A partir de ahí­, ya sabes lo que ocurrió. Construyó su bank, decidió probarse contra los mejores y empezó la leyenda.

Artículo anteriorGVC Holdings y Gala Ladbrokes dispuestas a seguir el dominó de las fusiones
Artículo siguienteSegundo torneo de octubre de la Liga All Stars10