Inicio Actualidad de poker Los ocho rivales perfectos

Los ocho rivales perfectos

41

En el poker tan importante es jugar bien como saber contra quién se juega. De hecho, quizás en algunos momentos sea más destacable lo segundo a lo primero.

A la hora de sentarnos en una mesa de poker debemos de ser capaces de analizar las caracterí­sticas de nuestros rivales para así­ intentar identificar sus puntos débiles y aprovecharlos en tu beneficio. Al fin y al cabo, no existe una mesa de nueve jugadores más rentable que aquella en la que los 8 son peores que tú.

A continuación os hacemos un pequeño resumen de las caracterí­sticas que pueden tener ‘8 tipos’ de rivales perfectos:

1-. El aspirante profesional:

Se ha leí­do hasta el segundo capí­tulo de l libro ‘Super System’ y ha ‘perfeccionado’ su juego visualizando algunos programas de High Stakes Poker. Su estilo es agresivo, sin temor alguno a lo que pueda pasar. Por muchas veces que le pase, no se dará cuenta que subir y resubir contra jugadores pagadores que no se tirarán de top pair a menos que su vida dependa de ello no es rentable.

2-. El borracho:

Un arma de doble filo debido a la dificultad que presenta intentar leer su mano. Sin embargo cometerá errores garrafales, incluso por no reconocer correctamente qué cartas tiene o cuáles son las comunitarias. Una vez que entre en bucle, quitarle el dinero será sumamente sencillo. De hecho, a un jugador borracho que entre en tilt no será necesario ni quitarselo, él mismo lo entregará.

3-. El jugador con gafas de sol:

Hay que reconocer que no suponen ninguna novedad a dí­a de hoy. Y aunque es cierto que algunos profesionales de alto nivel acostumbran a jugar con ellas, la mayorí­a no lo hacen, ya que en una mesa normal no sirven de protección de tells. Por lo tanto, en un gran porcentaje, los jugadores que las utilicen, estarán más centrados en aspectos externos que en el propio juego.

4-. El jugador que piensa que el poker debe ser ‘exacto’:

Nos referimos con esta definición a esos jugadores que jamás entenderán como su premium acaba sucumbiendo contra una mano tan mediocre con 72o. En su mente solo existe la posibilidad de que la mejor mano inicial siempre acabe ganando. Como sabemos, esto no es así­, lo que provoca en este tipo de rivales un estado de tilt que acaba costando dinero.

5-. El que ganarí­a todas las manos ‘si…’:

‘Si hubiese ido a la mano habrí­a ganado con mi 73o, de hecho, hubiese ligado poker de treses’. Este tipo de afirmaciones son las que definen a estos jugadores. Pasan mas horas lamentándose por las jugadas que ganarí­an si hubiesen ido que analizando con cuáles debe ir en cada situación. En el fondo no deja de ser un jugador cobarde que siempre se acabará amilanando.

6-. El anciano:

Está retirado, sus años dorados ya han pasado y lo único que busca al sentarse en la mesa es pasar un agradable tiempo mientras toma el café y conversa sobre temas varios. Jamás realizará un farol y siempre que muestre fuerza preflop puedes estar seguro de que llevará pareja de damas, reyes o ases. No cometerá grandes errores pero se convertirá en el jugador más predecible de la mesa.

7-. El perdedor:

Los lamentos lo acompañarán a todas partes. Incluso llegarán a formar parte de su más profunda personalidad. Tiene la impresión de haber perdido tantas manos que según él deberí­a haber ganado que el miedo se ha apoderado de su alma, provocando así­ que foldee manos con una alta expectativa positiva. Por lo tanto, será un objetivo fácil a la hora de ejecutar un farol.

8-. El hombre enfadado:

Protestará por todo, todo estará mal. La actuación del crupier, sus cartas iniciales, el hecho de que un jugador resuba su apuesta de continuación,etc…Tal es su grado de negatividad y mal humor que a menudo desembocará en un desquiciamiento que le hará entrar en el más profundo tilt, aumentando así­ sus posibilidades de perder todo su dinero.

Hay que destacar que los jugadores que cumplan estos perfiles no siempre perderán. Tendrán sesiones positivas, generalmente fruto del componente de azar que tiene el propio juego. Esto hay que tenerlo claro, si no estarí­as cayendo en algunas caracterí­sticas de las citadas anteriormente. Lo que si está claro, es que es completamente preferible tener a estos jugadores en la mesa antes que a tiburones profesionales.

Artículo anteriorÓscar Serradell pincha 33k en el Super Tuesday
Artículo siguienteJosé Jesús Iban ‘IBAN44’ vence en las bwin Series10