Inicio Jugadores de poker Mike Sexton, tras su WPT: ‘Cuando llega el gran pinchazo, hay que...

Mike Sexton, tras su WPT: ‘Cuando llega el gran pinchazo, hay que cuidar el dinero’

85

El poker le debe mucho a Mike Sexton. Como comentarista, ayudó a que toda una generación de jugadores se acercara al poker a través de las emisiones dle WPT, circuito que él mimso ayudó a crear. Fue un pilar en el lanzamiento de partypoker, una de las salas online con más historia y que fue la mayor del mundo durante sus años dorados.

Pero no hay que olvidar que él es un jugador de poker, ante todo. Se considera profesional del poker desde hace 40 años. Y el poker no le ha tratado mal, según sus propias palabras. Tiene un brazalete de las WSOP, de 1989, y ha ganado torneos relativamente menores en varios paí­ses. Pero llevaba mucho tiempo sin sentirse suficientemente relevante.

Como veterano que es, siempre tiraba la caña en los dos mismos puestos, su querido WPT y las WSOP. En el primero hizo mesas finales en 2011 y 2013, pero se le escaparon. En las WSOP, su suerte y los deep runs se terminaban en las decenas, aunque al menos se dio el gustazo de jugar varios High rollers del One Drop.

Su ansiado gran triunfo de esta década acabó llegando en el WPT Montreal, y para conmemorar la efeméride, Joey Ingram le invitó a su podcast.

El camino a la profesionalidad

Empecé en 1977, después de divorciarme. En aquel momento ya tení­a claro que ganaba más dinero con el poker que con mi trabajo, y ya que estaba soltero de nuevo, podí­a dedicarme por completo al poker. Los tres últimos años habí­a estado trabajando de vendedor. Hasta 2002, que echamos a andar el World Poker Tour, no habí­a cobrado ni una sola nómina más

Recorrí­a partidas caseras por toda Carolina del Norte. Así­ fui tirando hasta 1984. Fue cuando jugué mis primeras WSOP. Entré en tres torneos, no habí­a tantos como ahora, no se jugaba entre semana, e hice dos mesas finales. Me di cuenta de que si querí­a ser algo en esta profesión tení­a que mudarme a Las Vegas.

Suerte en la carrera

Si lo pienso ahora, es increí­ble la suerte que tuve en aquellas partidas caseras. He estado tan seguro que es alucinante. Yo monté una partida en un apartamento de Carolina del Norte durante ocho, diez años. Todo el mundo sabí­a que allí­ habí­a una partida y que pasábamos el fin de semana. El lunes allí­ habí­a bastante dinero. Pero nunca me han robado, nunca tuvimos una redada, nunca me intentaron hacer trampas.

Era una experiencia fantástica. Cuando terminaba una partida, me tardaba que empezara la del dí­a siguiente. Amaba jugar al poker.

Jugador completo

Tení­amos que jugar a todo. Si te concentras en jugar solo No Limit Hold’em te estás limitando muchí­simo a tí­ mismo. En mi época llegabas al casino y no habí­a mesas de todo. Si jugabas a más formatos tení­as más posibilidades de encontrar una partida. Hay una razón por la que todos los jugadores de High stakes de Las Vegas juegan a juegos mixtos. Si eres un profesional, debes aprender a jugar a todo.

De aquella no habí­a herramientas para aprender. Llegabas a casa pelado, y te rascabas la cabeza y pensabas cómo evitar que te volviera a pasar. Aprendí­as por ti mismo. La experiencia era tu maestra.

Jugar el WPT

Al principio, no podí­a jugarlo. Los contratos con los casinos poní­an que el personal llegaba un dí­a antes de la mesa final. Eso cambió, y nos alojaban ya desde el dí­a 1, y nos dijeron, «bueno, si quereis jugar, podéis hacerlo».

Es mejor para todos. A los jugadores les encanta coincidir con nosotros en las mesas. Nosotros lo pasamos bien, y muchas veces nos cruzamos con jugadores que luego acaban haciendo mesa final, y podemos hacer comentarios mucho más acertados y ricos.

Las apuestas deportivas

En los viejos tiempos, los jugadores eran gamblers. Jugaban al poker y entendí­a que era un juego de habilidad, pero también jugaban a los dados, a la ruleta, apostaban a los caballos. Ahora son chavales universitarios, gente con mucha más cabeza, que evitan derrochar el dinero y que no tienen tantos vicios.

Es muy difí­cil tener dinero cuando tienes vicios. Hace muchos muchos años, Bobby Baldwin me dijo: «Si eres buen jugador de poker, posiblemente te puedes permitir un vicio y seguir ganando dinero. Puedes jugar de vez en cuando a los dados o apostar a los caballos. Si tienes más de uno, hay un 0% de probabilidades de sobrevivir en Las Vegas».

El que tení­a yo era el de las apuestas deportivas. Gasté mucho, mucho dinero. Y me arruiné por su culpa. Yo hice mucho dinero con partypoker, cuando vendí­ mi parte y todo eso. Empecé a gastarlo, a hacer inversiones, y a apostar. Yo solí­a jugar 200$ a un partido, o 500$, pero de repente estaba apostando 50.000$, 100.000$. Era una locura.

Pero cuando me volvió a llegar un buen dinero, habí­a aprendido mi lección.

Los grandes pinchazos

He visto el mundo del juego desde dentro y desde fuera. Todo lo que tiene de bonito y lo que no. He visto a gente ganar medio millón en un WPT, creerse mejor de lo que eran y saltar a las mesa de high stakes y perderlo, no calcular la parte de los impuestos, no separar algo para ahorrar y cosas así­.

Cuando consigues un gran resultado hoy en dí­a, mejor preocúpate de manejar bien tu dinero, porque los grandes pinchazos no llegan muy a menudo.

Artículo anteriorCon el del WPT, cerrados los programas para Praga
Artículo siguienteAsí serán los PokerStars Championships y Festivals de 2017